MENU

Where the world comes to study the Bible

3. “Tu Palabra es Verdad” La Inspiración, la Infalibilidad, y la Autoridad de la Biblia

El mayor de la Fuerza Aérea, alto, y medio calvo, recargado en su silla, fumando un cigarrillo dice “OK. Sargento Jones, repasemos esto otra vez; haz probado cada uno de los pasos del manual de solución de problemas, hemos volado la nave, hemos hablado con los ingenieros, hasta hemos tratado de improvisar, y aún no sabemos por que el equipo de aterrizaje no funciona.” El sargento y sus asistentes, parados en la oficina sin ventanas, alrededor del escritorio de su comandante, todos a la vez, movieron sus cabezas afirmándolo. Mientras tanto yo, en ese tiempo capitán de la Fuerza Aérea y jefe del área, observe atentamente desde un lado del escritorio. El mayor saco el manual técnico, grande y con manchas de grasa y lo puso al en el escritorio. Leyó las primeras secuencias de arreglo para reparar el equipo de aterrizaje, luego leyó el Paso 1 de la guía para la solución de problemas. “Dice, checar la dimensión X en el activador principal, y ajustar si es necesario,” después de leer los miro por encima de sus anteojos, “¿Hicieron eso, verdad?”

El sargento Jones, quien había encendido su cigarrillo con el permiso de su comandante, hizo un gesto con la colilla en la boca, movió la cabeza y respondió, “Oh, no señor, ese procedimiento es realmente un problema, y nunca produce nada – nunca nadie hace ese paso.

El mayor movió la cabeza y volteo hacia mi, medio burlón, haciendo un gesto con la parte derecha de la boca. Llevaba trabajando para el lo suficiente como para saber lo que el gesto significaba, “Capitán, su sargento es un payaso, le han engañado.”

Entonces dije yo, “¡Jones, tu me dijiste que habían seguido todos los pasos del manual!” (Yo lo había visto hacer la mayoría, excepto los primeros dos o tres por que tuve que asistir a una junta). El sargento trato de hablar, pero evitaba el verme a mí. Suspirando, tome el manual, mi radio y mi gorra, y dije, “vallamos y arreglemos ese avión.”

Hicimos el paso uno como era indicado, descubrimos el problema, y logramos un arreglo temporal suficiente para que el avión despegara y regresara a su estación para reparaciones permanentes. Después, el mayor y yo estábamos solos en su oficina; yo estaba sentado en su sofá tomando café. El estaba recargado en su silla, con los pies encima del escritorio, haciendo olorosos anillos de humo de cigarro. Se sonrió y dijo, “Charley, anótalo a tu experiencia, pero recuerda el viejo dicho – cuando todo falle, lee el libro”

Le di un gran trago a mi café, menee la cabeza, miré al mayor y le dije, “No, jefe, Jones leyó el libro – pero la idea no es solo leer lo, hay que también seguir sus instrucciones.”

Pase muchos años como técnico de mantenimiento de aeronaves, supervisor, y oficial de la Fuerza Aérea Americana. Una de las grandes lecciones que aprendí fue que los manuales técnicos que teníamos, aunque no eran perfectos, eran por lo general más confiables que nuestras conjeturas, y muy seguido tenían exactamente la respuesta al problema que parecía imposible de resolver. Muchas veces durante los años después del incidente antes mencionado, use el método que aprendí del mayor aquel día, cuestionando a los técnicos, tratando a los problemas “paso a paso” con el libro en mi mano. En el 90% de los casos encontramos el problema antes de que la entrevista terminara. Leer el libro y seguir sus instrucciones funciona.

Lo que es verdad acerca de los manuales técnicos, falibles, pero confiables es infinitamente más verdadero cuando consideramos al Libro de Libros, la Biblia, la cual es infalible y sin error. Debemos vivir nuestra vida, definir nuestra fe, y ordenar nuestro culto y adoración por medio de lo que esta escrito en los 66 libros comúnmente aceptados que llamamos la Santa Biblia. Vimos en el último capitulo que “Tu Palabra es Verdad.” En este mundo depravado y precario, nosotros como creyentes tenemos una guía segura para la vida, tenemos el ancla que se sujeta en la roca, y tenemos el libro con la fuente de Verdad Pura para basarnos totalmente en el. El segundo más grande principio de la regla de fe, entonces es que la Biblia es Inspirada, Sin Error, Infalible, y Verdadera, y que es una guía segura para nuestra fe y nuestras vidas.

Inspiración

2 Timoteo 3:16 “…Toda la Escritura es inspirada por Dios…”

La inspiración es un concepto muy usado y abusado. Escuchamos alguna bonita canción, vemos una bonita pintura, presenciamos una buena obra de teatro, o somos movidos por un discurso, y decimos “¡Wow, eso fue inspirado!” Un atleta va más allá de sus habilidades normales para ganar, y el animador dice, “Estamos presenciando un desempeño inspirado esta noche” Algunas veces, hasta las cosas mas vulgares y feas son consideradas como inspiradas, como lo son algunas obras de arte aberrada y la literatura pornográfica que en nuestra década puede ser considerada como arte.

En realidad, la palabra “inspirado” originalmente tuvo un significado muy especial que no podría ser aplicado a ninguna de las cosas antes mencionadas – este significado original solo puede ser aplicado a una directa e infalible revelación de la Palabra de Dios. La palabra traducida directamente del griego original como “inspirada” en las traducciones más antiguas de la Biblia al inglés es theopneustos, y esta palabra literalmente significa “Soplada por Dios.” El concepto es que Dios “soplo” las palabras de las Escrituras en las mentes de aquellos que las escribieron, entonces escribieron al estar “inspirados.” Los siguientes dos pasajes del Nuevo Testamento son textos Bíblicos clásicos para entender este proceso de inspiración.

2 Timoteo 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

2 Pedro 1:19-21 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

Podríamos preguntar (y algunos teólogos lo hacen) “¿Qué tanto de la Biblia es inspirado?” El texto en 2 Timoteo 3:16 responde a la pregunta directamente: “Toda la escritura…” “Pero,” tu dices, “¿Como podemos saber que es escritura y que no?” O, ¿Qué parte del “canon” (regla) de la Escritura? Una respuesta completa a esa pregunta va más allá del alcance de este libro, pero es una buena pregunta, por que muchos oponentes a la fe, incluyendo a los liberales, cínicos, y cultistas, retan a los cristianos en este punto. Usualmente, se dice la mentira de que los teólogos de la iglesia primitiva y los emperadores se reunieron y decidieron cuales libros querían que formaran parte de la Biblia, los editaron para ajustarse a sus necesidades, y los impusieron sobre la gente. Nada puede alejarse de la verdad más que esto.

El Canon del Antiguo Testamento

La iglesia primitiva básicamente recibió el Antiguo Testamento intacto directamente de la nación Judía, aunque el orden y los nombres de los libros son de alguna manera diferentes. La parte de la Biblia conocida como apócrifa, la cual es adherida a las Bíblicas Católicas y Ortodoxas del Este, nunca fue aceptada por los judíos, y fue separada de la Escritura por la mayoría de los que pertenecían a la iglesia primitiva. Nunca fue considerada como Escritura hasta que la iglesia Católica Romana dio el mandato de su completa aceptación en el Concilio de Trento en 1546. Con algunas excepciones, Los Protestantes y las Iglesias Libres nunca han aceptado la parte apócrifa como Escritura, aunque algunas partes de ella tienen valor histórico.

El Canon del Nuevo Testamento

Desde los primeros días de la iglesia, han existido cartas falsas y libros circulando en el nombre de los apóstoles (2 Tesalonisences 2:1-2), así que la iglesia tubo que pasar por un proceso de discernimiento para determinar cuales libros eran auténticos y cuales no. Solo había unos cuantos libros del Nuevo Testamento que fueron seriamente cuestionados, y solo unos cuantos libros no Bíblicos fueron seriamente considerados. Gradualmente la iglesia identifico cuales libros eran aceptables por medio de estrictos criterios, que incluían su contenido, su autor apostólico, y aceptación por la iglesia como un todo. Lo único que los concilios hicieron fue poner una estampa de aceptación a lo que el apostolado ya había reconocido por medio del Espíritu Santo.

El Grado de Inspiración

Hoy en día hay una sutil herejía que dice “las palabras en sí no fueron inspiradas, solo son conceptos.” Eso es tan ridículo como decirle a la oficina de recaudación de impuestos, “¡La mayoría de los números en mis declaraciones no son confiables, pero el total a pagar es exacto!” Los conceptos, por supuesto, son hechos de palabras – si las palabras no son inspiradas, los conceptos tampoco. La verdad es que la Biblia esta llena de referencias a la inspiración de las palabras mismas. “…Más de 3800 veces en el Antiguo Testamento tenemos expresiones tales como “así dice el SEÑOR,” “la palabra del SEÑOR vino a mi,” “Dios dijo.”…(Tomas A. Tomas).

Las siguientes referencias en las Escrituras nos ayudan a ilustrar esto.

Éxodo 20:1 Y Dios hablo Y habló Dios todas estas palabras.

1 Corintios 2:13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

Mateo 5:18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.

Juan 6:63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

Juan 17:8 porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste.

Infalibilidad:
No hay Error alguno en la Biblia

Al igual que con otros asuntos con respecto a la Biblia, existen aquellos que dicen ser parte del cuerpo de Cristo quienes tratan de decir que hay errores en la Biblia, pero que de alguna manera mantienen su autoridad. Hacen esto por que no se sienten bien con algunas de las enseñanzas de la Biblia y quieren escoger lo que quieren creer – algo como un “Cristianismo de Buffet.” Sin embargo, la fe de la Iglesia siempre ha sido que NO hay errores en los manuscritos originales de la Biblia, y nosotros poseemos amplia evidencia manuscrita de que hemos recibido una fiel transmisión de los manuscritos originales, los cuales han sido traducidos al Inglés (y otros lenguajes modernos). Existe un puñado de problemas en manuscritos – hay algunos lugares done hay desacuerdos en cuanto a lo que debe ser escrito. Sin embargo, estos lugares son muy pocos, y además no involucran ninguna de las doctrinas básicas de la fe (ni siquiera las secundarias), y normalmente las diferentes lecturas simplemente significan lo mismo. Como dijo Pedro, “Hay muchas cosas difíciles de entender” en las escrituras, pero eso no quiere decir que haya un defecto en la Biblia – más bien hay un defecto en nuestro entendimiento.

Algunas veces, la gente que profesa en la iglesia trata de retar la autoridad o la verdad de alguna parte de la Biblia, sin quitar de otras partes. Sin embargo, la Biblia debe ser tomata enteramente. Hebreos capitulo 1 expone la unidad de las Escrituras, y establece la distinción entre la dadiva del Antiguo y Nuevo Testamento:

Hebreos 1:1-2 Dios, habiendo hablado en otro tiempo muchas veces y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo.

Nuestro Señor testifico de la verdad del Antiguo Testamento, incluyendo muchas de las partes que la gente no quiere aceptar. En Mateo 12:39-42, el autentifico la historia de Jonás; Él dijo que Moisés escribió los libros de Moisés en Marcos 7:10 (Ver también Juan 5:45-47, 7:19); y en Mateo 19:4-5 Él autentifico la historia de la creación, donde el ser humano comenzó de un par de humanos completamente formados y especialmente creados por Dios.

El libro de los Hebreos nuevamente nos ayuda a entender la autoridad del (y como Dios reveló y confirmo) Nuevo Testamento:

Hebreos 2:1-4 Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda trasgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.

Nuestro Señor pre-autenticó el Nuevo Testamento, al explicar a los apóstoles de antemano como serían capaces de recordar perfectamente todo lo que Él había dicho y hecho, además de recibir nuevas enseñanzas:

Juan 14:26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Juan 16:12-13 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

Finalmente, los apóstoles hicieron numerosas declaraciones en cuanto a la Verdad del Nuevo Testamento, y como fue hecho. Pedro escribió:

2 Pedro 1:15-19 También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas. Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad. Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia. Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo. Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones

Pablo testificó acerca de las revelaciones que había recibido:

Galatas 1:11-12 Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo

 

El taquígrafo del envejecido apóstol Juan escribió:

Juan 21:24-25 Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y escribió estas cosas; y sabemos que su testimonio es verdadero. Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir. Amén


Un muy reciente y engañoso ataque a la verdad de las Escrituras, que no es más valido que los otros. Es el problema de la “relevancia cultural.” El argumento de que la cultura ha cambiado, los tiempos han cambiado, así que muchas de las reglas en la Biblia tienen que ser cambiadas. Mientras es verdad que nuestra tecnología ha ido muy lejos, la Biblia no contempla la tecnología. No nos dice que tenemos que usar caballos en lugar de autos; no nos dice que no podemos usar aviones, no menciona nada sobre la tecnología.

Gran parte de la sociedad humana realmente sigue siendo como fue en aquellos tiempos. El dinero sigue siendo dinero, el trabajo es trabajo, la gente es gente, y el pecado aún es pecado. La verdad es que las reglas de la Biblia que tienen que ver con los roles como el de las mujeres en la iglesia, moralidad (incluyendo el sexo fuera del matrimonio y la homosexualidad), y el pecado tampoco eran bien vistos en la cultura del aquellos tiempos. El código moral estricto de Israel, era diferente al de las naciones que la rodeaban y de igual forma el código moral que los creyentes debemos de seguir el día hoy, nos hace diferentes. Se esperaba que la iglesia primitiva viviera de acuerdo a los estándares del Nuevo Testamento en medio de una sociedad tan salvaje, libertina, y pecadora como en la que vivimos el día de hoy. La verdad de la relevancia cultural es que el pecado sigue siendo pecado, y la rectitud sigue siendo rectitud.

La Autoridad de la Biblia

2 Timoteo 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

No nos sirve de nada tener una Biblia que es inspirada e infalible si no la reconocemos y usamos autoritativamente. Recuerdo cuando de joven Cristiano compre mi primera Biblia de estudio – era cara, era grande, y yo estaba prácticamente perdido tratando de usar su ayuda. La lleve conmigo a un estudio Bíblico, y el pastor del grupo, un brusco pero amable ex-motociclista rebelde, me espió mientras entraba y me dijo, “Traes un arma de alto calibre, ¿sabes como usarla?” Debemos aprender a usar la Biblia, y debemos usarla, no solo como ejercicio intelectual, sino para ayudarnos a seguir a Cristo día a día. Las formas de usar la Biblia dadas a nosotros por el texto en Timoteo son enseñar, reprender, corregir e instruir.

Enseñar (Doctrina) – Todas las doctrinas deben ser “…de acuerdo a las escrituras” (1 Corintios 15:1-4). Esto no quiere decir que los maestros no puedan escribir y comentar sobre la Escritura (¡como se hace en este libro!), pero si quiere decir que toda enseñanza en la iglesia debe enfrentarse y ser juzgada por la Biblia misma – La Biblia es la autoridad final. Pablo enfatiza esto en muchos lugares, como en 2 Timoteo 1:13 y en 2:2 que debemos de “…no enseñar ninguna otra doctrina”; en Galatas, él pronuncia juicio a todos los que se desvíen de las enseñanzas de las Escrituras en doctrinas vitales como justificación por fe y salvación por gracia. (Galatas 1:6-9)

Reprender – la palabra en Griego significa condenar a alguien de pecado. Si un hermano o hermana se va por el camino equivocado, debemos reprenderlo, con la esperanza de restaurarlos (Mateo 18:15-17, Santiago 5:19-20, Corintios 5:1-11). Esta disciplina debe ser seguida de acuerdo a, y juzgada por la Biblia.

Corregir – la palabra significa restaurar a un estado vertical. Después de reprender a alguien que ha caído, la Biblia puede ser usada para aplicar el aceite de piedad al malherido, y ayudarlos a no repetir el mismo error.

Instruir (instrucción en justicia) La apropiada enseñanza Cristiana de la Biblia debe tener como meta el que los estudiantes vivan con éxito como seguidores de Cristo (Juan 10:27). Las doctrinas, aún profundas, que hacen pensar, como son las de la naturaleza de Dios o el regreso de Cristo, deben ser aplicadas prácticamente. El estudio Bíblico que es un simple ejercicio intelectual es vano y no tiene utilidad.

Los resultados del uso apropiado de la Biblia, “…para que los hombres de Dios puedan ser completamente equipados para toda buena obra…” son lo que todo Cristiano necesita en su vida. Si quieres ser Santo y un fiel seguidor de nuestro Señor, lee y estudia la Biblia, cree en lo que dice sin dudar, y acepta su autoridad en tu vida. Hay un dicho muy popular, que hasta se convirtió en canción, “Dios lo dice, yo lo creo, y eso es todo.” Pero eso no es verdad. La verdad es – Si Dios lo dice, eso es todo, lo creamos o no.

Ver Apendce 4 para estudiar las preguntas y proyectos del Capitulo 2

Related Topics: Bibliology (The Written Word), Basics for Christians