Where the world comes to study the Bible

La Singularidad de Jesucristo

Related Media

Introducción

Cada año a medida que nos aproximamos a la época navideña y al umbral de un nuevo año, yo he encontrado gratificante reflexionar en la singularidad de nuestro Salvador, el Señor Jesucristo. Como alguien que cree en la autoridad y la inspiración de la Escritura tengo esperanza y la convicción de que el regreso de Cristo solamente es inminente, sino que esos trascendentales eventos descritos en Mateo 24 y Apocalipsis 6-18 no pueden estar muy lejos. El mundo, en su mayor parte, no tiene esa creencia. El mundo celebra la navidad sin Cristo y esto se hace mas evidente a medida que los años pasan. Y no solamente eso, sino que muchos en nuestros días resienten el hecho de cantar villancicos o cualquier tipo de énfasis religioso durante esa estación del año. Algunos inclusive han sugerido cambiar el nombre de la estación a un nombre secular, que no describa nada. De hecho no es que vivimos en una era en la cual solamente un prejuicio es tolerado—el fanatismo anti-cristiano?

Michael Novak, el eminente columnista, dijo una vez que usted no puede mas poner públicamente en la picota y ridiculizar grupos tales como los Afro-Americanos o Nativo-Americanos o mujeres o homosexuales, y cosas similares. Ahora, el único grupo de quien usted puede burlarse públicamente son los Cristianos. Los ataques sobre la Iglesia y la Cristiandad son comunes. Como Pat Buchanan lo dijo una vez, “Golpear-Cristianos es un deporte bajo techo popular.”1

Pero esto no debería sorprendernos. La visión del mundo, por la cual mas y mas Americanos han optado, aun por simple defecto, es la de un humanismo secular con su esperanza puesta en la humanidad, no en el Dios-hombre, Jesús. Irónicamente, aparejado con esta visión del mundo hay cierto desaliento, desilusión, y descontento con el trabajo que humanidad esta realizando. Esto ha abierto la puerta para el movimiento de la Nueva Era y su confianza en la humanidad, pero también su confianza en cierta cantidad de poderes demoníacos, los poderes que están detrás de todas las religiones del mundo, los cultos, y el ocultismo. El mundo siempre ha tenido sus lideres religiosos y sus falsos Mesías. Cristo nos advirtió que en los últimos días se levantarían muchos falsos Mesías, los cuales, tal como Juan nos dice culminaran en el Anticristo (1 Juan 2:18, 22; 4:3).

De las religiones del mundo, el Cristianismo es único porque se desprende de la singularidad de Jesucristo, el hombre mas grande que jamás ha vivido. En Jesús, tenemos a Alguien que virtualmente ha cambiado todo aspecto de la vida humana, pero tristemente, la mayoría de las personas están completamente inconscientes acerca de la realidad de cómo El ha completamente impactado el mundo. Ciertamente una de las grandes tragedias de las fiestas cristianas cada año no es la comercialización de Su nacimiento, sino la manera como este es trivializado aun por parte personas que hablan acerca de Su nacimiento y de la Navidad como una expresión del “Espiritu de dar.” Como Kennedy dijo:

. . . Cuan trágico es que las personas lo han olvidado a El, a quien ellos le deben tanto.

Jesús dijo en Apocalipsis 21:5, “Miren, yo hago todas las cosas nuevas.” (Miren! [idou en Griego]: “Fíjense bien,” “vean de cerca,” “examinen cuidadosamente.”) todo lo que Jesucristo tocó, fue transformado completamente. El conmovió al mundo cuando nació en este mundo’ El nació, y ese natalicio altero completamente la manera en que medimos el tiempo.2

La persona, trabajo, y vida de Jesucristo se coloca como una evidencia irrefutable en contra de la visión del mundo secular y de todas las religiones del mundo independientemente de su maquillaje. Nadie esta calificado o es capaz de satisfacer las necesidades de la humanidad caída o de restaurar lo que perdió Adán en la caída del hombre. Una notable ilustración de esto es vista en Apocalipsis 5:1-11. Un cuidadoso estudio del contexto y el contenido de Apocalipsis 6-19 sugiere que el libro con los siete sellos, el cual solamente Cristo puede abrir, contiene la historia de la humanidad la cual pierde su señorío sobre la tierra a manos de Satán, el usurpador, y su recuperación a través del Dios-hombre Salvador, el León quien asimismo es el Cordero. El es el único capaz de lograr lo que nadie en el universo puede realizar, y, basado en su muerte como el cordero y Su resurrección como el Redentor /Salvador, el recupera lo que se perdió a través de los juicios del libro sellado.

Así que, cuando consideramos la singularidad de Cristo, asimismo debemos reconocer que esta singularidad demanda nuestra fidelidad y compromiso como creyentes. Demanda que revisemos nuestras prioridades y nos paremos como luminarias en mundo sombrío y de tinieblas sosteniendo con firmeza el mensaje de Cristo el Único, el Dios-hombre Salvador del Mundo. Jesús mismo trato de imprimir esta forma de pensar sobre Sus discípulos cuando declaró, “Ustedes son la sal de la tierra, … Ustedes son la luz del mundo…” (Mat. 5:13-16).

En la persona de Jesucristo, tenemos a alguien tan único que Su vida no puede ser explicada por procesos naturales. Su persona y Su vida desafían lo natural. La singularidad de Jesucristo presenta evidencia, Josh McDowell ha escrito tan bien como que “demanda un veredicto,” de que este Hombre no es solamente único, sino el Salvador del mundo.

Para considerar adecuadamente la singularidad de Cristo, permítanme primero considerar la singularidad del Cristianismo.

La Singularidad del Cristianismo

Entre todas las creencias de la humanidad, sean religiosas o políticas o filosóficas, “El Cristianismo (incluyendo su fundamento en el Antiguo Testamento) esta basado e hechos y actos históricos. Otras religiones están centradas en las enseñanzas éticas y religiosas de sus fundadores, pero el Cristianismo esta construido sobre los grandes eventos de la creación y redención.3

La fe Musulmana esta basada en las enseñanzas de Mahomas, el Budismo esta basado en las enseñanzas de Buda, Confucionismo en las enseñanzas de Confucio, el Marxismo en las enseñanzas de Marx, y la evolución en las enseñanzas de Darwin. Ninguna de estas esta basada en la observación de datos históricos o hechos, sino en las enseñanzas y teorías de los hombres. Recuerde, la evolución esta basada en la teoría —no en datos observables.

El Cristianismo, sin embargo, esta fundado, no en lo que Jesús enseño (y esta distinción es vital entenderla) sino en quien Jesús es y sobre lo que Jesús logró. Por supuesto, como Cristianos, nos mantenemos firmes en sus enseñanzas. Nadie hablo nunca y enseñó como Jesús, pero es en ultima instancia, el valor de lo que El hizo y la abundante evidencia histórica lo que autenticó Su vida y palabras. Esto le dio a las enseñanzas de Cristo autoridad y las coloco en la categoría de la única verdad absoluta. La veracidad de Jesús y Sus enseñanzas se sostienen en la validez de las evidencias históricas las cuales están sujetas a investigación y examen.

Toda otra creencia esta basada sobre las enseñanzas e ideas de aquellos que no fueron mas que simples hombres. No importa cuan brillante, carismático, o poderosos ellos pudieron ser, no hay garantía de su objetividad, exactitud o habilidad para dar lo que prometieron.

La singularidad del Cristianismo, sin embargo, depende ultimadamente en la singularidad de su figura central—el Señor Jesucristo. Algunos tratan de colocar a Cristo en medio de los grandes lideres religiosos de la historia, como uno entre muchos, pero esto es grotesco y absurdo. O bien El fue quien El dijo que era y quien la historia demostró ser, o, como alguien lo dijo, El fue equivalente ‘a un hombre quien piensa que es un huevo cocido.’ La singularidad de Cristo es tan grande que nadie, absolutamente nadie, puede compararse a El.

Pero hay otra evidencia de la singularidad del Cristianismo como consecuencia natural de la vida, muerte y resurrección de Cristo. Es el sorprendente impacto de Cristo a través de la Iglesia sobre la humanidad y la historia. En su excelente libro, What If Jesus had Never Been Born? (¿Que pasa si Cristo Nunca nació?), Kennedy ofrece una visión general de algunas de ls contribuciones positivas que el cristianismo ha realizado a través de los siglos. Siguiendo esta visión general, el desarrolla esto en gran detalle. He aquí algunos detalles:

  • Hospitales, los cuales esencialmente se iniciaron durante la Edad Media..
  • Universidades, las cuales también comenzaron durante la Edad Media. Adicionalmente, la mayoría de las mejores universidades del mundo fueron iniciadas con propósitos Cristianos.
  • Alfabetismo y educación para las masas.
  • Capitalismo y libre empresa.
  • Gobierno representativo, de manera particular como ha sido visto en la experiencia Americana.
  • La separación de los poderes políticos.
  • Libertades Civiles.
  • La abolición de la esclavitud, tanto en tiempos antiguos como en los modernos.
  • La ciencia moderna.
  • El descubrimiento del Nuevo Mundo por Colon.
  • La elevación de la Mujer.
  • Benevolencia y Caridad; la ética del buen samaritano.
  • Estándares mas elevados de justicia.
  • La elevación del hombre común.
  • La condena del adulterio, la homosexualidad, y otras perversiones sexuales. Esto ha ayudado a preservar la raza humana, y han prevenido a muchos de dolores en sus corazones.
  • Alta estima para la vida humana.
  • La civilización de muchas culturas primitivas y bárbaras.
  • La codificación y establecimiento como escritura de muchas de las lenguas del mundo.
  • Grandioso desarrollo de el arte y la música. La inspiración para las mas grandes obras de arte.
  • Las incontables vidas cambiadas transformadas de débitos en activos de la sociedad por causa del evangelio.
  • ¡La salvación eterna de incontables almas.!4

Estas son algunas de las muchas contribuciones llevadas a cabo por medio de la predicación del evangelio de la Salvación en Cristo. Tales cosas sucedieron a causa del cambio espiritual que Cristo lleva a los corazones de los hombres. Después de resumir estas contribuciones, Kennedy concluyó:

Cuando Jesucristo tomo forma de hombre, El impregnó a la humanidad con dignidad y un valor inherente que nunca antes había sido soñado. Cualquier cosa que Jesús tocó o hizo transformo ese aspecto de la vida humana. Muchas personas leerán acerca de los innumerables pequeños incidentes en la vida de Cristo mientras que nunca soñaron que esas “pequeñas” cosas mencionadas transformarían la historia de la humanidad.5

La Singularidad de Jesucristo

La Expectacion de Su Venida

El cumplimiento de las profecías es una característica única en el Cristianismo. La venida de Jesucristo fue profetizada con todo detalle en relación a Su linaje, naturaleza, lugar de nacimiento, en donde El crecería, Su profesión, sus propósitos, el señorío específico y la naturaleza de Su muerte, Su resurrección, y muchas otras profecías cumplidas. Y todas estas profecías fueron hechas cientos de años antes de Su nacimiento o primer advenimiento.

La Naturaleza de Su Nacimiento

Su nacimiento fue, por supuesto, el nacimiento mas único en toda la historia humana. Aunque la mitología antigua estuvo llena de cuentos de semi-dioses los cuales fueron supuestamente la progenie de uniones lujuriosas entre hombres y dioses (demonios), no hubo nada siquiera similar a la narración del nacimiento de Jesucristo.

El nacimiento de Cristo es único en la historia. A través del milagroso trabajo del Espiritu Santo, El mismo Dios vino a residir en el vientre de una virgen en forma de embrión de tal modo de que después una preñez de nueve meses, ella dio luz a un hijo quien asimismo era Hijo de Dios. El fue el Dios-hombre Salvador— no un hombre inhabitado por Dios. El fue tanto una humanidad verdadera y genuina como una deidad sin disminución unidas en una Persona para siempre. Ningún otro nacimiento ha sido como este tanto en la realidad como en la ficción.

Como resultado de este nacimiento único, Cristo fue capaz de bordear la maldición del pecado y la maldición de Jeconias de modo que el fue calificado de una manera única como Aquel sin pecado que fue a la cruz para morir como el Cordero de Dios y reinar sobre el trono de Su padre David como el León de la tribu de Judá. (Ap. 5).

La Singularidad de su Persona

Esta se encuentra, como anteriormente mencionamos en la naturaleza divino/ humana de Cristo—dos naturalezas unidas en una persona. La Biblia afirma que Jesucristo es tanto dios como hombre. Como Dios El cero todas las cosas (Jn. 1:1; Col. 1:16). Como hombre El no tuvo pecado y vino como el sustituto libre de pecado que moriría por el pecado de la humanidad. Pero las declaraciones de la Escritura y la evidencia de Su vida afirman que El no fue mitad hombre y mitad Dios, sino totalmente hombre y totalmente Dios unidos en una misma Persona.

El es el indescriptible e indescifrable regalo de Dios al mundo. El es la Persona mas incomparable del universo. Ningún otro líder religioso ha hecho tal reclamo de si mismo seriamente porque ninguno otro puede sostener tal afirmación con su vida.

La Singularidad de Su Vida

Su vida no tiene otro paralelo en cuanto a belleza, alcance, carácter, y efecto. Nadie hablo como Jesucristo lo hizo, ni realizo las cosas que El hizo, o hizo las demandas que El hizo.

A la vista de las poderosas palabras y obras de Cristo, y de la perfecta y carente de pecado persona que los hombres descubrieron que El era los reclamos que El hizo no pueden ser descartados. Las personas no pueden, en honestidad a la evidencia histórica, descartar lo reclamos de Cristo cono si fueran los de un loco o rechazarlos como un fraude. Los escépticos modernos tratan de atribuir sus milagros y reclamos simplemente al carácter de su vida. Pero ellos hacen esto simplemente a causa de sus prejuicios en contra de la luz (la verdad) y de lo milagroso, y no porque exista una carencia de evidencia histórica de buena fe.6

La Singularidad de Su Muerte

Su muerte es también única, no porque El fuera crucificado, sino porque fue así profetizado en el Salmo 22 mucho antes de que la muerte por medio de la crucifixión fuera conocida en Palestina. En segunda instancia es única por la manera en que el murió, mostrando su carácter santo y sin pecado. Y tercero, por los milagros que rodearon Su muerte —la oscuridad, el terremoto, y la apertura de las tumbas. Después de ver a cristo en la cruz y los eventos del día, el centurión romano que había visto morir cientos en la cruz dijo, “verdaderamente este era el Hijo de Dios.”

La Singularidad de Su Resureccion

Otros lideres religiosos y filosóficos han ido y venido, pero ninguno ha regresado de la muerte para seguir adelante con su trabajo como lo hizo Jesucristo. Esto también es único. No solamente porque Jesucristo es el único que ha hecho esto, sino por las predicciones del Antiguo Testamento y la incontrovertible evidencia del hecho histórico de la resurrección—la tumba vacía, Sus apariciones posteriores a la resurrección, y la transformación en la vida de sus discípulos, para no mencionar la continuación del Cristianismo a pesar de enfrentar gran adversidad.7

El hecho es que, los hombre rechazaron a Jesucristo, Su nacimiento, milagros, y Su resurrección no por falta de evidencia, sino (1) porque ellos nunca investigaron la evidencia con una mente abierta, o (2) porque no se quieren someter a sus reclamos y autoridad, o (3) porque ellos tienen una filosofía básica anti-sobrenatural, o prejuicios en contra de lo milagroso, o ambas cosas.

Ellos se aproximan a la historia con una noción preconcebida y entonces ajustan la evid4encia de acuerdo a ella. En otras palabras, antes de que ellos comiencen aun su examen histórico ya han determinado el contenido de los resultados.

Muchos historiadores se aproximan a la historia con ciertas presuposiciones y estas no son polarizaciones históricas sino mas bien prejuicios filosóficos. La perspectiva histórica esta enraizada dentro de un marco filosófico, y la convicción metafísica usualmente determina el contenido “histórico” y los resultados. El investigador “moderno”, cuando se le presenta la evidencia histórica de la resurrección, usualmente la rechazará, pero no por haberle hecho un examen histórico.

La respuesta será a menudo: “Sabemos que no hay Dios”; o “Lo sobrenatural no es posible”; o, “Vivimos en un sistema cerrado”; o “Los milagros no son posibles”; etc.… Demasiado a menudo su respuesta esta basada en la raíz de la especulación filosófica y no en la tarea histórica.8

Una ilustración acerca de lo que esta hablando McDowell es el Seminario sobre Jesús el cual recientemente afirmó buscar al ‘Jesús histórico’ el cual ellos afirman es diferente ‘Jesús de la fe.’ Es la visión de aquellos que están involucrados en el Seminario de Jesús que el Jesús histórico fue un hombre brillante, ingenioso y contracultural quien nunca reclamo ser el Hijo de Dios, mientras que el Jesús de la fe es un paquete de ideas ‘para sentirse bien’ que ayudan a la gente a vivir correctamente pero que son basadas últimamente en el deseo de las personas. Discutiendo el Seminario de Jesús, Strobel cita al Dr. Luke Timothy Johnson y escribe así:

Johnson sistemáticamente atraviesa el Seminario de Jesús, diciendo que “de ninguna manera representa la crema de la erudición del Nuevo Testamento,” sigue un proceso que esta “polarizado en contra de la autenticidad de las tradiciones del evangelio,” y sus resultados estaban “ya determinados con anticipación.” El concluye, “Esto no es erudición responsable, o aun crítica. Es una charada auto-indulgente.”

El sigue adelante citando a otros distinguidos eruditos con opiniones similares, incluyendo el Dr. Howard Clark Kee, quien llamó al Seminario “una desgracia académica,” y Richard Hayes de la Universidad de Duke University, quien revisó The five Gospels aseveró que “la causa argumentada por este libro no se podría sostener en ninguna corte.9

Que hace a Cristo una persona única? El nacimiento virginal del Hijo de Dios, la encarnación, el nacimiento de el Dios-hombre. Solamente el nacimiento virginal puede dar una respuesta adecuada al fenómeno de la singularidad de Jesucristo.

(1) En la vida y el ministerio de Cristo, El demostró quien era – el Dios-hombre, el unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. El también declaró Su propósito—morir por nuestro pecado.

(2) En su muerte en la cruz, Cristo logro ese propósito. El soportó nuestro pecado en Su cuerpo sin pecado sobre el madero. El murió como nuestro sustituto, y tomo sobre si nuestro juicio.

(3) Por Su resurrección, Dios probó el valor de la muerte de Su Hijo y la carencia de pecado de Su Persona. Probó que El era el único Dios-hombre.

Tal como fue ordenado en los eternos concejos de Dios, históricamente para el hombre, todo comenzó en la plenitud del tiempo (Gal. 4:4) cuando Maria dio a luz a su primer hijo, Jesús. Pero este no fue un ordinario nacimiento. Mas bien, fue el resultado del poder del Espiritu Santo (Mat. 1:20; Luke 1:35). Aunque estaba anticipado en los profetas por cientos de años, todo comenzó con esa primera Navidad cuando el hijo de dios se hizo carne y habito entre nosotros.

Lucas 2:1-14. Sucedió que en aquellos días se promulgó un decreto de Cesar Augusto de registrar todo el imperio por causa de los impuestos. 2:2 Este fue el primer censo, que se tomo cuando Cirenio fue gobernador de Siria. 2:3 Todos fueron a su pueblo natal a ser registrados. 2:4 Así que José también subió de la ciudad de Nazareth en Galilea a Judea, a la ciudad de David llamada Belén, porque el era de la casa y familia de David. 2:5 El fue a registrarse con Maria, la cual le había sido prometida a el en matrimonio, la cual estaba esperando un hijo. 2:6 Mientras estaban allí, llegó el tiempo de su alumbramiento.2:7 Y ella dio luz a su hijo primogénito y lo envolvieron en tiras de tela y lo acostaron en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón pañales.

2:8 Sucedía que en esa región había pastores en el campo, guardando a su rebaño de noche. 2:9 Y un Ángel del Señor se les apareció, y la gloria del Señor brilló alrededor de ellos, y estaban absolutamente aterrorizados.2:10 Pero el Ángel del les dijo, “No tengan temor; tomen nota, les proclamo buenas nuevas de gran gozo que serán para todo el pueblo: 2:11 a ustedes les es nacido ahora en la ciudad de David un Salvador, quien es Cristo el Señor. 2:12 Esta será la señal para ustedes: encontraran a un niño envuelto en tiras de tela y acostado en un pesebre.” 2:13 De repente una multitud de huestes celestiales aparecieron con el ángel, alabando a Dios y diciendo,

2:14 “Gloria a Dios en las alturas, y sobre la tierra paz entre el pueblo con el cual el se complace!”

La bien conocida composición anónima del siglo diez y nueve he demuestra bellamente la singularidad de Jesucristo, el Salvador del Mundo.

Una Vida Solitaria10

El nació en una oscura villa, el hijo de una mujer campesina. El creció en otra villa, en donde El trabajó en un taller de carpintería hasta que tuvo treinta años. Entonces durante años El fue un predicador itinerante. El nunca escribió un libro. El nunca tuvo una oficina. El nunca tuvo una familia o poseyó una casa. El no fue a la Universidad. El nunca visitó una ciudad grande. El nunca viajó doscientas millas mas allá del lugar en donde nació. El no hizo ninguna de las cosas que usualmente acompañan la grandeza. El no tuvo credenciales sino a Sí mismo.

El tenía solamente treinta y tres años cuando la marea de la opinión pública se volvió en contra de El. Sus amigos huyeron. Uno de ellos lo negó. El fue entregado a Sus enemigos y paso por la burla y el juicio. Fue clavado en una cruz en medio de dos ladrones.

Mientras moría, Sus verdugos apostaron sobre sus vestiduras, la única propiedad que tuvo sobre la tierra. Cuando murió, El fue sepultado en una tumba prestada por la piedad de un amigo. Diez y nueve siglos han ido y venido, y ahora El es la figura central de la raza humana.

Todos los ejércitos que han alguna vez marchado, todos los navíos que alguna vez hayan navegado, todas las asambleas que alguna vez se han sentado, todos los reyes que han reinado, colocados juntos, no han afectado la vida del hombre sobre esta tierra como esta vida solitaria lo hizo.


1 D. James Kennedy and Jerry Newcombe, What If Jesus Had Never Been Born?, Thomas Nelson, Nashville, 1994, Introduction.

2 Kennedy, p. 1.

3 Henry Morris, Many Infallible Proofs, Creation Life Publishers, 1974, p. 10

4 Kennedy, pp. 3-4.

5 Kennedy, p. 4.

6 Los siguientes son una lista de libros que claramente publican alguna de la sorprendente evidencia de Cristo: The Case For Christ, Lee Strobel, Zondervan Publishing House, 1998; The Historical Reliability of the Gospels, Craig Blomberg, InterVarsity Press, 1987; The New Testament Documents: Are They Reliable?, F. F. Bruce, Eerdmans, 1960; The Evidence for Jesus, R. T. france, InterVarsity Press, 1986; Jesus Under Fire, Michael J. Wilkins and J. P. Moreland, Zondervan, 1995; The Resurrection Factor, Josh McDowell, Here's Life, 1981; Evidence Demands a Verdict, A Campus Crusade for Christ Book, 1972. Muchos mas pueden ser citados.

7 Dos libros mas que son sobresalientes sobre la evidencia de la resureccion son Knowing the Truth About The Resurrection, Our Response to the Empty Tomb, William L. Craig, Servants Books, 1988, and Did Jesus Rise From the Dead, The Resurrection Debate, Gary Habermas and Antony Flew, Terry L. Miethe, Editor, Harper & Row, 1987.

8 Josh McDowell, Evidencia que Exige un Veredicto, Campus Crusade For Christ, 1975, p. 6.

9 Lee Strobel, The Case For Christ, Zondervan, 1998, p. 127.

10 Algunos han atribuido esto a Philips Brooks, el autor de de O Little Town of Bethlehem.

Related Topics: Christology, Christmas, Apologetics