MENU

Where the world comes to study the Bible

Ama Tu Esposa Sacrificialment (Efesios 5:25-27)

Introducción

Hace varios años, el periódico Saturday Evening Post publicó un artículo titulado “Las Siete Edades del Enfriamiento Matrimonial;” el cual revelaba la reacción de un esposo frente a los resfriados de su esposa durante sus primeros siete años de matrimonio. Estas fueron las actitudes durante ese periodo:

El primer año:“Meloncito dulce, estoy preocupado por mi nena, tienes un terrible catarro y no se sabe que pueda pasar con todas las afecciones de la garganta que hay por ahí; te voy a llevar al hospital esta tarde para un exámen general y un buen descanso; se que la comida es terrible, pero te traeré algo del restaurante Rossini, ya hice arreglos con alguien del hospital para entrar la comida.”

El segundo año:“Escucha querida, no me gusta el sonido de esa tos; llamé al doctor Miller y le pedí que viniera rápidamente, ahora métete en cama como una niña buena, hazlo por tu papí.

El tercer año:“Mejor te recuestas querida, nada como un buen descanso cuando te sientes tan mal, te traeré algo de comer, ¿tienes sopa enlatada?”

El cuarto año:“Mira querida, se sensible, después de alimentar a los niños, lavar los platos y el piso; es mejor que te acuestes.”

El quinto año:¿Por qué no te tomas un par de aspirinas?”

El sexto año:“¡Hazte unas gárgaras o algo en lugar de estar ahi tirada toda la noche ladrando como una foca!”

El séptimo año:“¡Por Dios santo, deja de estornudar! ¿Estás tratando de contagiarme de neumonía?”

El deterioro del matrimonio visto a través del resfriado común. Una mirada humorística a una realidad no tan humorística.

Cuando escuche esa historia por primera vez, me reí, pero al mismo tiempo me hizo atemorizar. Tenemos esta idea de que el amor debe durar para toda la vida; pero, he estado casado ocho años, y aunque no he acusado a Lori de ladrar como una foca, he visto algunos cambios en nuestro matrimonio y no todos ellos son para bien.

¿Está usted todavía tratando a la mujer con la que se casó de la misma manera que cuando estaban de novios, o recien casados? Espero que si, pero en caso que no, quiero compartir con usted lo que he descubierto recientemente acerca del amor y el matrimonio.

Esta es una lección dura de compartir, es tan personal que revela mi debilidad; muestra donde fallé; pero la comparto por que se que otros pueden estar pasando por las mismas cosas. Si usted está buscando respuestas, creo que he descubierto una respuesta; veámosla: la respuesta viene como un retrato codificado del matrimonio–uno que ha inquietado a muchos y enviado a algunos por el camino equivocado, pero es un gran modelo para edificar y hacer crecer un matrimonio. Veremos que hay una exortación, un ejemplo y una expectativa para nosotros seguir. Demos una mirada a Efesios 5:25 para descubrir el modelo del amor genuino que dura toda una vida.

“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a si mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha” (Efesios 5:25-27).

Ama a tu Esposa Sacrificialmente
Para que Ella Florezca Conforme al Plan de Dios

“Amad a vuestras mujeres” (25a)

Pablo comienza con la declaración “Maridos, amad a vuestras esposas.” Suena como una declaración sencilla, pero, ¿qué quiere decir Pablo? ¿Qué quiere decir amar?

Esta pregunta me fue hecha el otro día con referencia a mi esposa, y mi respuesta fue que yo quería que ella fuera feliz; imagínense mi sorpresa cuando unos días más tarde leí la siguiente declaración de C. S. Lewis: “Por amor. . .la mayoría de nosotros queremos decir bondad–el deseo de ver a otros, más que a nosotros mismos; felices. No felices de esta o aquella manera, sino simplemente felices.” Luego continua diciendo: “Dios no es así, Dios no gobierna el universo con lineas así; y como Dios es amor, concluyo que mi concepto de lo que es el amor necesita corrección.” (El Problema del Dolor, p. 40.)

Mi concepto de amor estaba equivocado. Yo pensé que “amar a tu esposa” significaba sacrificarse a si mismo y sus deseos para hacerla feliz. Es verdad que el amor incluye bondad y sacrificio, pero no se detiene allí.

¿Entonces como determinamos lo que es el amor? Veamos lo que dice Pablo, el nos ha dado la exortación a amar, y ahora nos da el ejemplo de amor: “Mardos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a si mismo por ella.” De este ejemplo de Cristo podemos concluir nuestro segundo punto.

Amad vuestra mujer sacrificialmente (25b)

Cuando pensamos en el sacrificio de Cristo por la iglesia, inmediatamente pensamos acerca de la cruz. El murió por nosotros; si ese es nuestro ejemplo, ¿cómo lo aplicamos? Dudo que alguno de nosotros llegue a ser llamado a, literalmente morir por nuestras esposas. ¿Cómo podemos sacrificarnos?

Creo que la clave es entender lo que significa sacrificio. Primero veamos lo que no es sacrificio.

El sacrificio no es un acto de bondad

Muchas veces leemos el versículo 25 e inmediatamente nos salteamos la parte sacrificial y resultamos con una lista de cosa que podemos hacer por nuestras esposas. Precisamente eso fue lo que hicieron en una conferencia de vida familiar a la que asistí el año pasado. El conferencista pidió a la audiencia algunos ejemplos de acciones sacrificiales de bondad que podíamos hacer por nuestras esposas. Un hombre gritó: “!Planchar¡” otro exclamó: “!Lavar los platos¡” Y otro gracioso dijo: “¡Cambiar el aceite!” La lista podría continuar–lavar los platos, limpiar el baño, planchar, sacrificar el partido de futbol, etc. La mayoría de nosotros somos desafíados por tales listas porque usualmente hay algo en la lista que ha sido olvidado. A la gente les gusta las listas, les gusta los pasos y los procedimientos; ¿porqué? Porque les hace sentir que tienen el control; si se hacen estas cosas, entonces se siente que se ha cumplido con la obligación y la conciencia es apaciguada. ¿Pero eso es lo que significa dar amor sacrificial?

¿Qué pasa si seguimos estos pasos? El esposo sacrifica su golf o la caza los partidos de fútbol; hace todas las labores de la casa; dice: “Tengo una actitud de sacrificio.” Pero esta actitud puede ser egocentrica. Tal vez no es más que obtener puntaje a favor; el espera su pago en retorno; si no lo obtiene, entonces deja de tratar. Quizá la pregunta es “¿cuál es la motivación?” Poniéndolo en los términos que Larry Crabb usó en su libro llamado “The Marriage Builder”–El Constructor de Matrimonio–¿la motivación es manipulación o ministerio? Si es manipulación, entonces el esposo lo está haciendo por que espera que su esposa sea más feliz y lo trate mejor. La mayoría de la gente tiene la idea que el matrimonio es una relación 50/50. Eso es manipulación. Si el lo hace con la idea de ministrarle a ella, entonces el no lo está haciendo por su propio beneficio; el lo está haciendo por ella.

Leí “The Marriage Builder” antes de que estuvieramos casados, así que sabía estas cosas cuando inicié la relación. Tuve conflictos con estas ideas y  con lo que era mi motivación. Siempre ayudaba mucho en la casa, no dejaba ropas en el piso, no miraba los partidos de fútbol, lavo los platos, plancho con frecuencia, etc. Pero las cosas no continuaron siendo lo mismo como cuando estabamos de novios o recien casados. Lori no me respondía de la misma manera que lo hacía; no digo esto como crítica a ella, por que como lo explico más adelante, no había nada a que responder. De cualquier manera, continuamente me dije a mi mismo que yo estaba supuesto a minitrarle a ella y no a manipularla; así que algunas veces me sentí un martir.

¿Quiere esto decir que Larry Crabb está equivocado? No, yo no entendí lo que significa ministrar a su esposa; tenía la idea vaga y negativa que ministrar era realizar actos de bondad y no esperar resultado alguno. Cristo llenará el vacío. ¿Saben que le faltaba a mi idea de ministrar? A mi ministerio le faltaba dirección, no tenía propósito; pero creo que finalmente descubrí lo que significa ministrar a la esposa, y viene en los dos versículos siguientes

El sacrificio implica el riesgo del dolor emocional

Tal vez no lo crea, pero el sacrificio realmente implica arriesgarse a si mismo.

Cuand se mira al sacrificio de Cristo, se entiende que Su muerte no fue solamente un acto de bondad; fue el dolor del rechazo cuando entró a este mundo para llamarnos hacia Si mismo. Antes de poder empezar a entender este concepto, debemos reconocer la motivación. Podemos comprender por que Dios hizo lo que hizo, pero creo que podemos tener una idea de la motivación que nos ayudará a nosotros como esposos a ver lo que nuestra meta supuestamente debe ser.

¿Cuál es nuestro propósito como esposos? ¿Qué esperamos que suceda? ¿Cuál es la expectativa del amor?

Ama a tu esposa sacrificialmente para que ella florezca como Dios lo planeó. (26-27)

El propósito de amor es el perfeccionamiento del ser amado.

Los dos versículos siguientes tienen tres clausulas que muestran el propósito del sacrificio y el amor de Cristo. Creo que tener el mismo propósito de Cristo es la clave para amar. Cuál es ese propósito?

El primer propósito de Cristo, es santificarla.

Santificar significa apartar, Cuando tu te casas, apartas a alguien del mundo. Son apartados para protección especial, cuidado especial, atención especial, un propósito especial; eso es lo que has hecho cuando te casaste, la has sacado del mundo y apartado por que quieres darle una atención especial. Cuál es el propósito de esta atención especial?

El Segundo Propósito de Cristo, es presentarla en gloria, sin mancha ni arruga, ni cosa parecida.
El Tercer Propósito es que ella sea santa y sin mancha.

Cristo ama a la iglesia y está comprometida a remover toda mancha para presentarsela a Si mismo en toda su gloria y belleza. Este es el propósito del amor; traer perfección al ser amado. Esto no es una idea nueva: “...según nos escogió en El antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de El” (Efesios 1:4). Este texto ilustra como el amor de Dios está enfocado en perfeccionarnos y embellecernos.

Anteriormente citamos a C. S. Lewis diciendo que el amor no es querer que alguien sea feliz. El dice luego en ese mismo libro comentando acerca de este mismo versículo: “El amor exige el perfeccionamiento del ser amado, lo cual la sola “bondad” que tolera todo excepto el sufrimiento en su objetivo, es en ese sentido el polo opuesto del Amor.” (Larry Crabb, Bold Love, pp. 184-185.)

Así que el propósito del amor no es solamente la bondad motivada por un deseo de hacer feliz a la esposa. El propósito es edificarla para que se cumplan en ella los propósitos de Dios.

¿Cómo sabemos cuál es el propósito de Dios para ella? 1 Pedro 3:7 dice: “vivid con ellas sabiamente...” En otras palabras, saber que ella necesita, saber en que es ella buena y en que no, conocer sus talentos y ayudarla a desarrollarlos.

¿Cómo llegamos a conocer a nuestras esposas? Envolviéndonos; haciendo cosas juntos, hablando acerca de cosas significativas, etc. Si nuestro propósito es el perfeccionamiento de nuestras esposa, habrá ocasiones cuando necesitamos confrontarlas y enfrentar un problema. Esa es la dificultad.

Ahora ya sabemos el propósito–edificarla y ayudarla a madurar; entonces ¿cuál es el problema?Temor a la confrontación.

El verdadero amor incluye confrontación. El propósito de hablar la verdad en amor en Ef. 4:15 es la madurez en la persona a quien se habla; muchas veces esto incluye confrontación y corrección, pero eso sólo puede hacerse correctamente en amor.

La confrontación siempre ha sido dificil para mi, no soy muy rápido en un argumento o debate, así que siempre siento como que yo pierdo. A través de los años he desarrollado la actitud de tener que tener las respuestas correctas antes de entrar en la contienda. Usualmente, cuando hay un desacuerdo, yo retrocedo; también siento como que no debo confrontar a nadie cuando yo mismo tengo tanto para corregir; pero esto también puede ser una excusa para nunca involucrarme en la vida de alguien más. Si esperamos para ser perfectos, nunca avanzaremos. Es necesario aplicar esos versículos acerca de no juzgar para no ser juzgados, y de sacar la viga del ojo propio antes de tratar de sacar la paja en el ajeno; pero no deben ser usados como excusa para no hacer nada. Creo que la mayor razón por la que no confrontamos, es la auto-protección; si no tengo todas las respuestas, y no soy libre de pecado, entonces mi esposa se pone a la defensiva y comienza a azotarme; y al hacerlo me lastima, así que nos protegemos apartándonos y nunca confrontando el problema. Aquí es donde se aplica el sacrificio, el sacrificio es arriesgar la vida y adentrarse en la vida de la esposa aunque eso signifique salir heridos en el proceso.

Aplicación:
¿Cómo Funciona?

El sacrificio significa que estoy preparado para realizar esos actos de bondad como cuidar los niños, limpiar la casa el martes y el jueves, para que ella quede libre para hacer otras cosas diferentes aparte de nuestra relación, como tener su propio negocio. Esto le ayudará a crecer de una manera que yo no podría hacerlo; por cuanto encontrará nuevos desafíos y encontrará asuntos en su vida que yo mismo no podría ver; tendrá confrontación entre sus compañeros(as) que será diferente a lo que experimentamos dentro del matrimonio.

El sacrificio significa que estoy preparado para arriesgar mis sentimientos de dolor y rechazo; algunas puede significar hacerse vulnerable al compartir sus preocupaciones y sentimientos más profundos.

Cuando los problemas resultan, necesito enfrentarlos ahora y no esperar hasta que tenga todas las respuetas o yo sea sin culpa.

Tratemos de poner esto de una manera gráfica:

Ejemplo: La otra mañana me desperté tarde, fui y me comí un plato de cereal, cuando terminé, lo juagué y lo pusé en el lavaplatos; entonces noté que la cocina estaba un poco medio desarreglada, y pensé que yo no la había desarreglado, así que salí por la parte trasera de la casa; entonces Lori me llamó desde el cuarto de la lavadora y me dijo: “¿para dónde vas?” “a alistarme para el trabajo” le respondí, ella entonces dijo algo como “¿no vas a limpiar la cocina?” o “¿por qué no limpias la cocina?” No recuerdo las palabras exactas, las cuales no fueron groceras, pero fueron dichas con una actitud exigente. Ella estaba bajo fuerte presión para hacer todas las cosas antes de que cierta dama llegara a la casa. ¿Qué hice yo? fui y limpié la cocina. ¿Por qué lo hice? Ella no debió haber usado ese tono de voz o esas palabras. ¿Por qué yo no la confronté? Pudiera haber dicho algo como: “Me haces sentir como un niño cuando me hablas así.” ¿Porqué no lo hice?

    1. Por que la respuesta natural de la persona a quien se confronta, es defensiva y responde con acusaciones.

    2. Por que como lo dije antes, en ocasiones soy muy lento para estas cosas, me tomó dos días tener una respuesta.

    3. Por que me preguntaba si quizá debiera haber limpiado la cocina tan pronto noté el desorden; yo no era sin culpa en esta situación, así que cualquier respuesta que ella me diera tenía su fundamento. Sabía que saldría lastimado si entraba en la contienda, y eso me atemorizó, así que no me atreví.

Cuando terminé la cocina, fuí a vestirme y salí para el trabajo, nunca dije nada hasta el día siguiente cuando todo lo que les estoy contando ahora vino a mi mente; pero mientras tanto no había comunicación entre nosotros, y ella había notado que yo no tenía respuestas.

Comparto este ejemplo por que muestra lo que pasa cuando retrocedemos y no nos comunicamos el uno con el otro. Lori no quiere que yo la trate irrespetuosamente y no reconocio la manera como dijo las cosas que dijo, y aunque estuviese a la defensiva, le hubiera gustado saberlo desde el principio; ella dijo: “la verdad es dificil de aceptar, pero me alegro que me lo hayas dicho.”

Es mejor cometer 1000 errores pequeños al acercarse a su esposa, que cometer uno bien grande alejándose. Yo me he estado alejando por ocho años. Anteriormente comenté que Lori no me respondió como yo quería, la razón es que no había nada a que responder. Siempre estoy retrocediendo, no tomo la iniciativa para establecer la relación como yo debiera. Finalmente lo reconozco, me asusta, pero se que lo debo hacer.

Conclusión
La Exortación es a Amar a Nuestras Esposas

El ejemplo de amor es el amor sacrificial de Cristo por la iglesia.Vimos que sacrificio no significa tan sólo actos de bondad que terminan siendo un “martirio egoísta”; sino que incluye rendir los patrones de auto-protección.

La expectativa del amor es el perfeccionamiento de el amado.Queremos ser instrumentos para edificar a nuestras esposas. La única manera que podremos hacerlo es si nos sacrificamos nosotros mismos y estamos dispuestos a ser lastimados envolviendonos amorosamente en las vidas de nuestras esposas.

Esposas, ustedes pueden aplicar mucho de lo que he dicho hoy, por que nosotros los esposos no somos perfectos y hay cosas que hacemos que lastiman y que deben ser confrontadas, pero. . .

Mi padre una vez me dijo que el 85% de los problemas del matrimonio pueden ser atribuídos al marido. Estoy seguro que esa no es una medida científica, pero me hizo entender que en la gran mayoría de los casos esa es la verdad; y he descubierto que probablemente el tiene razón. El esposo tiene una gran responsabilidad por la madurez de la mujer que Dios ha traído a nuestras vidas, por esa razón, ama a tu esposa sacrificialmente para que ella florezca como Dios lo planeó.


Related Topics: Christian Home