Where the world comes to study the Bible

Introducción a enseñanza cristiana basica

El Señor Cristo Jesús vino a mi vida en 1973, mientras daba servicio militar en la Fuerza Aérea de Los Estados Unidos en la isla de Guam. La religión no era extraña para mí, de hecho, yo había crecido en una familia que asistía a la iglesia con regularidad. Sin embargo, la iglesia en la que yo había crecido era una iglesia protestante que enseñaba teología “liberal”. Al decir liberal, me refiero a que la iglesia y sus representantes en la denominación de mi niñez, tendían a negar algunos, o todos los elementos de la fe Bíblica. Cuestionaban la verdad literal de algunos, o todos los milagros de la Biblia, para ellos Jesús no era el Soberano Salvador que la Biblia dice que es. Su versión del Salvador era algo menos que totalmente divino. El resultado de haber crecido en dicha iglesia era predecible, y algo que compartía con la gran mayoría de niños protestantes de mi generación; A la edad de 16 años, ya era considerado un escéptico, y a los 18 años, era prácticamente un pagano. Para mí, la religión era una broma, y las iglesias eran clubes sociales donde la gente iba para ver quien estaba allí, y que traían puesto. Llegue a familiarizarme con algunos Cristianos Creyentes de la Biblia, pero yo los consideraba unos fanáticos ignorantes.

Fui a la universidad por un par de años, y conocí algunos cristianos creyentes de la Biblia. Por algún tiempo, profesé conversión, pero la realidad era otra, aún no estaba en mí. Readopte otro tipo de religión, algo como un trato con Dios, como un seguro contra el infierno (por si acaso existiera), pero todo era solo un juego – mi vida no cambió. Entonces vino lo de Guam. Yo no quería ir a Guam, pero de igual forma la fuerza aérea me mando. No podía llevar a mi esposa, quien se encontraba embarazada de nuestro primer hijo, no tenia suficiente rango, por lo que no calificaba para recibir ayuda para gastos de viaje y alojamiento para mi familia. Así que llegué a la isla de Guam como un hombre solo y sin salvación.

Poco después de haber llegado a Guam en Enero de 1973, comencé a asistir al servicio en una capilla que se llamaba, “Country Church”. El nombre me pareció bueno, asistí pensando que habría buenas canciones como en mi país. Lo que encontré fue otra cosa; Había una multitud, en su mayoría eran jóvenes, hombres como yo, personal de bajo rango, solamente algunos teníamos a nuestras esposas con nosotros en la isla. Había un sargento de la fuerza aérea que predicaba como yo nunca antes había escuchado. Me sentí cautivado, condenado, y totalmente maravillado. No estaba seguro de lo que me estaba pasando entonces, pero Dios estaba abriendo mi corazón y mi mente para que entendiera el Evangelio y creyera en Su Hijo para salvación. Fue el principio de una experiencia que dominaría el resto de mi vida, incluso hasta la eternidad. El predicador, ese sargento de la fuerza aérea y su esposa, y docenas de jóvenes creyentes en Guam, me acogieron bajo su protección y me discipularon en “la fe dada una vez a los santos” (Judas 3). Aunque mi vida cristiana dio muchas vueltas, altas y bajas en los años después de ese periodo de 15 meses en Guam, El Señor me ha librado de todas las trampas, y ha sido mi guía al caminar. La base de un crecimiento constante y progreso en mi vida como creyente, fue gracias al discipulado que recibí de esa gente maravillosa en Guam.

Hace muchos años, cuando daba clases de escuela dominical y estudios Bíblicos, Me di cuenta de que había grandes huecos doctrinales en el entendimiento de muchos creyentes – ¡incluso de algunos creyentes que habían caminado con el señor por muchos años! Me di cuenta que las iglesias americanas del siglo 20 no estaban enseñando a fondo las bases doctrinales de la fe a los nuevos creyentes. Hay muchos ministerios que hacen un buen trabajo al enseñar sobre – finanzas, profecía, problemas en la vida, relaciones maritales, etc. Todas ellas son áreas a las cuales vale la pena poner atención y estudiar – ¿pero cuantos de los creyentes estudiando en estos ministerios puede explicar los principios básicos de la fe Cristiana con algún grado de autoridad?, ¿Cuantos creyentes en su congregación pueden explicar la trinidad, por ejemplo?, ¿Cuántos miembros de su congregación pueden explicar la vital doctrina de Justificación solo por fe, la cual Martín Lutero llamó “La doctrina sobre la cual una iglesia se mantiene en pie o cae”?. Al darme cuenta de la necesidad de los creyentes para conocer lo básico, sentí una gran responsabilidad de parte de Dios para enseñar esas doctrinas, y fui obediente al respecto. Este pequeño libro es el resultado de más de diez años de estudio y enseñanza Cristiana básica a creyentes de todo tipo de orígenes.

Al escéptico, el cínico, el ocultista, el existencialista, y cualquier otro no-creyente “ista” que ande por ahí – te invito a leer este libro; te imploro que lo leas – no fue escrito para ti; Sin embargo, oraré para que, en caso de que lo leas, Dios abra tus ojos a la verdad y te traiga hacia él – aunque ese no es mi propósito al escribir. Este libro no ha sido escrito para convencer a nadie; no estoy tratando de probar nada al no creyente. Pero Dios con frecuencia ha usado ramas rotas de árboles caidos, así que continua leyendo.

Para el creyente – ¡esto es para TI! Este libro fue escrito para edificar la familia de Dios, totalmente comprada y lavada por la sangre de Cristo, para que podamos llegar a la madurez y unidad de la fe que Dios desea de nosotros.

Related Topics: Basics for Christians, Testimony & Biography