MENU

Where the world comes to study the Bible

Report Inappropriate Ad

1. El Camino del Miedo a la Fe

Related Media

Traducido al español por: Kerry-Ann Chambers

Período de Tiempo: Creación hasta nuestros días

“En el día que temo, yo en ti confío. En Dios alabaré su palabra: En Dios he confiado, no temeré lo que me pueda hacer el hombre.” SALMO 56:3-4

El Don del Temor

Sé lo que estás sintiendo. Ese vacío en el estómago, los latidos del corazón, y el flujo de pensamientos mientras que pasas desde la posibilidad de perder un empleo hasta la hambruna y el quedar sin hogar – todo esto en cuestión de segundos. Paralizada por miedo, a pesar de ser uno imaginario.

El miedo es una emoción humana normal, diseñada por Dios para alertarnos de peligro; así podremos tomar acciones contra el mismo. Tiene un propósito. Nos dice que hay que tomar precauciones, y ser sabias en nuestras interacciones con extraños y circunstancias extrañas. Debemos ver al miedo como un regalo.

Sabemos que el miedo tiene su lado oscuro también. Jill Briscoe, profesora de Biblia, ha dicho frecuentemente: “Las mujeres son motivadas por el miedo, son criaturas orientadas por el desempeño.” Al ver las noticias del día puede danos pánico. ¿Qué quiso decir Briscoe por “motivadas por el miedo”? ¿Por qué nos mueve el miedo? Y ¿A qué nos mueve el miedo?

Las mujeres, en general, fueron creadas con un instinto de pertenencia, una necesidad por seguridad y estabilidad, y un deseo de controlar nuestro ambiente para crear esa seguridad para nosotras y para quienes amamos. Nuestra forma americana de pensar es esta: podemos arreglarlo – LO que sea. Si no podemos arreglarlo, entramos en pánico. Y el miedo trae lo peor de nosotras, especialmente en nuestro mundo incierto, con una amenaza de terrorismo. El daño del miedo constante es un sentimiento desorientado dónde ningún lugar es seguro.

El miedo puede ser real o imaginario. Para mí, un miedo real es encontrar una serpiente en mi jardín boscoso cuando estoy trabajando en el jardín. Yo sé que están allí, así que trato de hacer todo cuidadosamente haciendo todo lo posible de evitar interacción con ellas. Yo experimenté un miedo imaginario cuando crecía mi hija menor. Ese miedo se manifestó en subsecuentes pesadillas sobre ella siendo abusada o secuestrada. Ella nunca fue amenaza de esta forma, pero ella era amigable y extrovertida. Creo que yo pensaba que ella era más vulnerable que mi hija mayor, quien era más precavida. Cuando mi hija menor se convirtió en una adolescente fuerte, quien diariamente emboscaba a su hermano en la pared del pasillo, esas pesadillas desaparecieron. Supongo que mi subconsciente reconocía que ella podía defenderse por sí misma.

¿Es real pensar que podemos vivir sin miedo? ¡No! Nuestro Dios fiel entiende esto sobre nosotras. ÉI no quiere que quedemos allí desorientadas y sin esperanza. Él nos da una respuesta - ¡a Sí Mismo!

Estudio – Primer Día

  1. Lea Salmo 56:3-4. Escribe estos versículos en el espacio provisto abajo.
  1. Lea nuevamente las palabras que escribiste; subraya las frases que le indica qué hacer cuando sienta miedo. Luego escríbalas en este espacio.

Note que David no escribe “Si tengo miedo.” Él dice “el día que temo.” El temor ocurrirá. Nosotras podemos dejar que el miedo tome raíz en nosotras y así llevarnos al pánico y a la histeria. ¿Le parece familiar? ¿Es usted propensa a la histeria? Dios sabe sobre esto. Cuando nosotras tenemos miedo, Dios desea que confiemos en Él y no dejar ganar al miedo. El aprender a hacer esto es caminar del miedo a la fe.

Confiando en un Dios Fiel

Ya que Dios entiende nuestra tendencia al pánico y miedo, el Espíritu Santo inspire a Pedro a escribir palabras de ánimo e instrucciones para mujeres en 1 Pedro 3:3-6.

  1. Lea 1 Peter 3:3-6. ¿Qué considera Dios como algo de gran valor (versículo 4)?

A pesar que el contexto de este pasaje es en la relación matrimonial, los principios de se aplican al carácter de cualquier mujer (“hombre interior”), especialmente las cualidades de un espíritu HUMILDE y APACIBLE, que son preciadas a los ojos de Dios. Éstas le permiten a una mujer “hacer el bien sin temor a ninguna amenaza” (versículo 6). Pero, usted se estará preguntando, “¿Cómo se aplica esto a mí? Yo tengo una personalidad burbujeante. No soy apacible por naturaleza.” Antes que usted comience a desechar estas palabras o sentir temor que nunca llegará a este estándar, vamos a hallar el significado de “humilde” y “apacible.”

Referencia Bíblica: “HUMILDE” significa “fortaleza controlada.” No significa pasiva, débil, o alguien quien no puede ayudarse por sí misma. Imagine el retrato de una madre que arrulla a un recién nacido. Ella tiene la Fortaleza física de dañar al niño, pero no lo hace porque su fuerza está bajo control. Si usted va a tener un espíritu humilde ¿qué va a necesitar? Fuerza bajo control. Una mujer con un espíritu humilde tiene un corazón que se inclina ante Dios, reconoce los actos de Dios hacia ella como buenos, y escoge no ser contenciosa o resistente a Él.

“APACIBLE” significa “tranquilidad que surge del interior.” No significa susurro, silencio, o blanda. “Apacible” incluye la idea de no causar disturbios a otros. Piensa cómo la histeria de una mujer perturba a los que están a su alrededor – familia, amigos y compañeros de trabajo. Una mujer con un espíritu apacible tiene una paz interna y calma en el medio de cualquier circunstancia. Podemos tener un espíritu tranquilo en el medio del caos. ¿Ve ahora cómo encaja la actitud de “fuerza bajo control”?

Humildad y paz son frutos del Espíritu Santo (Gal. 5:22-23) en la vida de un creyente y están disponibles a cada mujer cristiana que las desea - ¡eso nos incluye a usted y a mí! Ahora que usted conoce significado real de estas palabras ¿está más deseosa de poseer estas cualidades?

¿Por qué piensa que estas cualidades deberían ser preciadas en una mujer – o de gran valor – para Dios?

  1. Lea 1 Pedro 3:5-6, escriba abajo y subraye las tres opciones que las mujeres pueden tomar, identificadas como (1), (2), y (3).

“Porque así también se ataviaban en el tiempo antiguo aquellas santas mujeres que (1) esperaban en Dios, siendo sujetas a sus maridos; como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras sois hechas hijas, (2) haciendo el bien, y (3) no teniendo temor de ninguna amenaza.”

Pedro identifica estos ejemplos para nosotras como “santas mujeres del tiempo antiguo.” La palabra “santa” significa separada para el uso especial de Dios. Estas mujeres son santas por aprendieron a confiar en Dios cuando ellas tenían temor. Como mujeres santas, estas mujeres eran hermosas a los ojos de Dios (sin importar su apariencia externa, su edad o posición la belleza atribuida a ellas por Dios mismo estaba basada en tres elecciones que hicieron (“usadas para embellecerse”) y que cada mujer de hoy en día puede hacer:

  • Elección #1: Usted puede poner su esperanza en Dios – en Dios y en Su Palabra en vez de la inconstancia de otros.
  • Elección #2: Usted puede hacer lo que es correcto – de acuerdo a la perspectiva de Dios, no a la manera del mundo, especialmente en prácticas culturales que son contrarias a la Palabra de Dios.
  • Elección #3: Usted puede elegir no dejar al miedo vencer. Vamos a examinar esto más detalladamente.

Elige no Dejar al Miedo Vencer

¿Qué significa esto – no dejar que el miedo venza? Sabemos esto: Dios no dice, “nunca sientas miedo.” Dios nos da el don del temor como una emoción humana normal, diseñada para alertarnos de peligro y así podamos tomar una acción que nos libre de ese peligro. Dios está diciendo, “no tienes que estar aterrorizada y paralizada por tu miedo.” Debemos CONFIAR EN DIOS – en quien nosotras podemos poner nuestra confianza y en cuya Palabra se nos enseña a hacer lo que es correcto.

  1. ¿Se ha sentido usted alguna vez aterrorizada? ¿Cómo respondió?
  2. Dios dice que tener un espíritu humilde y apacible hará más fácil para nosotras el no estar tan temerosas y quedarnos en ese estado. ¿Qué es más difícil para Dios: rescatarnos de circunstancias desesperadas o desarrollar en nosotras un espíritu humilde y apacible? ¿Por qué?

¿Seleccionó usted “desarrollar un espíritu humilde y apacible”? Estoy de acuerdo, ya que esto incluye nuestra cooperación. ¿Es difícil para Él? ¡No! Pero aquí está la clave: un corazón humilde, apacible nos hace más fácil para nosotras hacer la elección de confiar en la fidelidad de Dios en vez de las inconstancias nuestras o de otras personas, cuando estamos tentadas a sentir pánico o sucumbir ante la histeria.

Tenemos un Dios fiel. Esto no es algo imaginario. En 1 Pedro 3:5, Sara representa a muchas otras mujeres que vivieron en los días del Antiguo Testamento, quienes pusieron su esperanza en Dios y lo encontraron digno de su confianza. Este fue su camino del miedo a la fe. ¿Qué es esto? Vamos a explicarlo en el Estudio del Segundo día.

  1. El Viaje de tu Vida: ¿Qué es lo que impide que confíes en Dios cada vez que sientes temor?

Piénselo: “Cuando experimentamos ansiedad o temor, el enemigo puede tratar de usarlo como una oportunidad para hacernos sentir avergonzadas o culpables. Es ahí cuando pausamos y pedimos ayuda a Dios, sabiendo que Él entiende y nunca nos condena.” (Holley Gerth, “Fear Not,” (No Temas) Homelife Magazine, March 2016).

Estudio -Segundo Día

El Camino del Miedo a la Fe

En la Biblia “camino” se refiere a seguir un cierto curso de vida o comportarse de cierto modo. Es el día a día. Cómo usted escoge vivir diariamente. Qué le motiva. Qué la guía. Qué decisions hace y cómo responderá a la vida. ¿Seguirá su camino (vida) diario (a) la dirección de Dios para encarar la vida o la manera del mundo (usualmente muy diferente)? Su camino es su decisión. 

Para los propósitos de este estudio, su elección incluirá alejarse del miedo e ir hacia la fe. La mayoría de nosotras tiene un buen entendimiento del miedo en nuestras vidas. Pero, ¿qué es la fe? Dios la define para nosotras a través del autor de Hebreos.

  1. Lea Hebreos 11:1 y 6. ¿Qué es fe, y qué debe creer usted sobre Dios en su fe?

¿Notó usted que la fe está relacionada con confianza? La esperanza confiada y la certeza que lo que creemos es cierto. La confianza que nuestro Dios existe y es bueno a todo aquel que le busca. Hebreos 11 continúa narrando las vidas de hombres y mujeres quienes tenían su confianza en Dios.

  1. Lea Hebreos 11:11, 23, y 31. ¿Quién eligió fe en Dios en vez de dejar vencer al miedo?
  2. Lea Hebreos 11:35 (primera mitad del versículo). ¿Qué recibieron estas mujeres por su fe?

Piénselo: “Cuando vemos a la vida con nuestros propios ojos, nos volvemos miedosas, pesimistas, y negativas. Nos convertimos en personas que sienten, “No sé si va a servir. No sé si pueda pasar por esto.’ Cuando vemos a las Escrituras y comenzamos a …ver cómo Dios ayudó a personas normales promedio como usted y yo, el Espíritu Santo toma la Palabra de Dios y nos fortalece y da la valentía que no sabíamos que poseíamos.” (Steve Hixon)

Estas mujeres son nuestros ejemplos al escoger fe en Dios en vez de dejar triunfar el miedo (1 Pedro 3:5-6). Al estudiar sus vidas, el Espíritu de Dios nos fortalece y nos da la valentía que no sabíamos que teníamos.

Conectándonos con las Mujeres de Cada Día del Antiguo Testamento

Si usted posee conocimiento limitado del Antiguo Testamento, estas mujeres, quienes vivieron muchos años atrás, pueden ser no conocidas para usted. Algunas de ustedes habrán escuchado de algunas – Sara, Ana, Abigaíl y Betsabé. Cada persona judía de nacimiento puede considerar a Sara como una tatarabuela. Algunas son desconocidas – Jael, la Sra. Manoa, y la mujer sunamita. Sin embargo, eran mujeres como usted y como yo.

Como mujeres de cada día, ellas cocinaban, lavaban las ropas, y criaban hijos. Ellas tenían responsabilidades dentro y fuera de sus hogares, incluyendo negocios desde el hogar. Ellas pasaron por fluctuaciones hormonales y menopausia. Ellas se rieron con sus amigas, tenían diferencias con sus compañeros, y lloraron cuando un ser amado fallecía. Ellas escribieron canciones y tocaron instrumentos musicales. Apuesto a que encontraron formas para usar unas 20.000 palabras diarias. 

En algún momento ellas tenían 20-tantos años, luego 40 y algo más, luego 60 y tantos y más. Usaron diademas, zarcillos y tobilleras. Tenían que arreglarse el cabello y peinarlo, y encaneció con la edad. Sin duda, algunas de ellas, si no todas, ¡tuvieron alguna parte de su cuerpo caída!

Estas mujeres también experimentaron miedo en varios momentos de sus vidas, tal como nosotras. Ellas enfrentaron enemigos invasores, familiares enfermos, y alacenas vacías. Ellos tuvieron que dar cara a acreedores y visitantes sorpresa. Incluso tuvieron “malos” días cuando no todo iba bien debido a sus propias elecciones. Estas eran MUJERES DE CADA DÍA, tal como nosotras.

  1. Generalmente como mujeres, ¿qué tipo de experiencias en la vida de estas mujeres han podido ser las mismas de las que usted tiene en su vida?
  2. ¿Qué tipo de temores estas mujeres pasaron que usted también está pasando?

Cada una de estas mujeres tuvo una historia, y esa historia ha sido compartida a millones de personas. A usted le sorprendería cuántas veces las Escrituras se refieren a ellas, contando sus historias a otros a su alrededor. Sus historias – retazos de sus biografías – han sido preservadas para que las conozcamos, y conozcamos a su Dios, quien es también nuestro Dios – un SIEMPRE FIEL Dios, cuyo carácter nunca cambia. Él es fiel ahora en nuestras circunstancias de vida como lo fue años atrás para estas mujeres. Podemos tener confianza en su presencia y participación activa, aun cuando no podemos verlo. Y, conociendo esto, podemos confiar en Él cada vez que sintamos miedo.

  1. Usando un diccionario, escribe la definición de confianza que más se asemeje al concepto de confiar en Dios.

Confiando en un Dios Personal, Siempre Fiel

Confianza es definido usualmente como una creencia cierta en la confiabilidad, verdad, habilidad o fortaleza de algo o alguien. En nuestro camino del miedo a la fe, esa confianza es en Dios. Mientras estudiamos las vidas de Sara, María, Rahab y otras, veremos un Dios personal y fiel en acción siempre. Estas mujeres del Antiguo Testamento conocieron a Dios por el nombre personal de Yahweh (Yavé). En nuestras traducciones en español, se escribe usualmente como SEÑOR con letras mayúsculas. En el Antiguo Testamento, usted puede encontrar frases como “JEHOVÁ tu Dios,” o “JEHOVÁ Dios” al menos 500 veces. Cada vez esta frase enfatiza: “Tenemos un Dios personal. Su nombre es Yavé.” Es el nombre por el cual Dios quiso ser conocido y dorado en Israel y por Israel. Yavé significa “Yo soy.” Este nombre expresa Su carácter como constante, confiable y fiel.

Varias veces en los evangelios, Jesús usó el nombre de Dios, “Yo Soy,” para sí mismo (Juan 4:26; 8:58). Así que, el Dios del Antiguo Testamento, siempre fiel y guardador de su pacto, es encarnado en el Señor Jesucristo del Nuevo Testamento para siempre. Aún tenemos un Dios personal.

  1. Lee Juan 14:27 y 16:33. ¿Qué le promete Jesús a usted?

¡Ánimo! Él está con usted en cualquier problema. Usted puede confiar en Él. Nuestro Dios es Confiable.

  1. Cuenta Tu Historia: ¿Ha pasado por un problema en su vida, y tuvo que decidir hacer lo correcto, pero las posibles consecuencias le llenaron de temor? ¿Ha aprendido a confiar en Dios y a vivir por fe en esta área o aún tiene luchas en este aspecto?

Estudio - Tercer Día – Cuatro Verdades Esenciales para la Fe

Al estudiar estas mujeres del Antiguo Testamento en su caminar de fe, veremos verdades consistentes que podemos aplicar en nuestras vidas hoy en nuestro CAMINO DEL MIEDO A LA FE.

Verdad #1: Dios Te Ama

  1. Lea los siguientes versículos. ¿Qué puede aprender del amor de Dios hacia usted?
  • Juan 16:27 —
  • Romanos 5:5 —
  • Efesios 5:1 —

Como creyente en Jesús, el Padre le ama. Él derrama su amor en tu corazón. Usted es una de sus hijas amadas. Usted puede confiar en la Verdad #1 — Dios Te Ama.

Verdad #2: Dios Sabe Lo que Está Ocurriendo en Su Vida

  1. Lea los siguientes versículos. ¿Qué conoce Dios sobre usted?
  • Mateo 6:31-32 —
  • Salmo 139:1-10 —

Dios está en todas partes y conoce todo. Esto es parte de Su carácter. Él conoce lo que está ocurriendo en su vida y en mi vida. Si no fuese así, entonces Él no sería realmente Dios. Él sabe cómo cubrir de la mejor manera sus necesidades, cómo ayudarle a pasar cualquier situación. Esto es cierto. Usted puede confiar en la Verdad Truth #2 — Dios sabe lo que está ocurriendo en su vida.

Verdad #3: Dios Puede Hacer Algo al Respecto

  1. Lea los siguientes versículos. ¿Qué dice el ángel a cada mujer sobre el poder de Dios?
  • Génesis 18:14 —
  • Lucas 1:37 —

Ya que el ángel vive en el cielo con Dios, él debería tener conocimiento. Entonces, ¿hay algo imposible para Dios? La respuesta es: ¡NO! Note que ambas declaraciones, tan citados frecuentemente, son hechas a mujeres, con respecto a uno de los dolores más profundos que una mujer podía experimentar en esa época – esterilidad. ¿Cuál es el dolor más grande que puede experimentar usted en su cultura? Dios puede hacer algo sobre eso también. 

Dios dijo a los hombres y mujeres que le seguían: “Todas las cosas son posibles con Dios.” (Marcos 10:27). Nuestro Dios es Todopoderoso. Él es capaz de hacer cualquier cosa que desee que esté de acuerdo con Su carácter y Su voluntad. Podemos confiar en la verdad #3 — Dios puede hacer algo al respecto. Sin importar la situación.

Verdad #4: Usted Puede Confiar en la Bondad de Dios sin Importar la Decisión Qué Él Tome

Esta es la parte más difícil, ¿no es así? ¿Es Dios bueno? ¿Puedo confiar que Él bueno todo el tiempo?

El día antes que mi amiga falleciera de cáncer de mama, ella me dijo suavemente estas palabras: “Dios es bueno.” Yo terminé su oración diciendo, “todo el tiempo,” porque le había escuchado decir esta frase muchas veces. Ella contestó, “no entiendo todo esto.” Y la mayoría de las veces, nosotras tampoco podemos entender. Pero tenemos que confiar en la bondad de Dios.

  1. Lea Salmo 119:68. ¿Qué se dice sobre Dios?
  2. Lea Proverbios 3:5. ¿Cuál sabiduría nos es dada?

Dios es bueno todo el tiempo. Este es un hecho. Lo que Él hace es bueno. Al estudiar a cada una de estas mujeres, veremos que durante su caminar de fe, a un Dios amoroso que dice “no” a algunas cosas. Sin embargo, ella escoge confiar en Él en vez de someterse al miedo. Y, Dios recompense su fe con el derramamiento de Sus bendiciones en formas distintas. Usted puede hacer lo mismo. Así que aquí está la Verdad #4 — ¡Usted puede confiar en la bondad de Dios sin importar la decisión que Él tome!

Amadas, Dios puede elegir no rescatarle de cada cosa que parece amenazarle en este momento. Pero en cualquiera, y en todas las situaciones, usted puede confiar en estas verdades…dígalas en voz alta, tomándolas personalmente:

  • Dios me ama
  • Dios sabe lo que está ocurriendo en mi vida
  • Dios puede hacer algo al respecto
  • Puedo confiar en Su bondad sin importar la decisión que Él tome

Uno de los mejores ejemplos bíblicos de estas cuatro verdades en acción se encuentra en Juan 11. Marta le informó a Jesús que su hermano, Lázaros, estaba enfermo.

  • Jesús amaba a Marta y su hermana y Lázaro (Juan 11:5).
  • Jesús sabía lo que estaba pasando en la vida de Marta – Lázaro había muerto (versículos 6, 11, 14).
  • Jesús podía hacer algo al respecto— Él ya había sanado a distancia (Marcos 4:50-53).
  • Pero, Jesús escogió hacer algo diferente, aun mejor que lo que cualquiera hubiese podido imaginar, a pesar que causó dolor y sufrimiento a aquellos a quienes Él amaba e incluía un tiempo de espera también (Juan 11:14-15).

Después de 4 días de estar muerto, Lázaro fue traído de nuevo a la vida, y cosas buenas pasaron. La bondad de Dios se manifestó – Lázaro tuvo su vida restaurada, sus hermanas vieron lo saludable que su hermano regresaba a ellas, los discípulos fueron testigos de una obra maravillosa de Dios, y muchas personas ahora creían en Jesús, quienes antes no habían creído en Él. Marta podía ahora decirse a sí misma con certeza, “Dios me ama. Dios sabe lo que está ocurriendo en mi vida. Él puede hacer algo al respecto. Yo puedo confiar en la bondad de Dios sin importar qué decisión Él tome.” Usted también puede hacerlo.

  1. El Viaje de Tu Vida: lea la letra de la siguiente canción. Escoja luego una de las cosas que puede estar causándole temor hoy. ¿Cuáles son sus opciones para actuar ante ese temor? Aplique las cuatro verdades a su situación.

Cuando no mueves las montañas que necesito que muevas

Cuando no abres las aguas cuando yo quisiera caminar entre ellas

Cuando no das las respuestas mientras clamo a Ti

¡Confiaré, confiaré, confiaré en Ti! (Lauren Daigle, Confiar en Ti - “Trust in You”)

Estudio Cuarto Día — El Camino del Miedo a la Fe

  1. El Viaje de Tu Vida: He aquí una herramienta bíblica que usted puede usar para aplicar fe a sus miedos. Revise este proceso de “Aplicando Fe al Miedo,” para escribir su plan de acción para aplicar fe a uno de sus temores ahora mismo.

APLICANDO FE AL MIEDO

Paso 1. Confróntelo. ¿Cuáles miedos tiene usted ahora?

Considere sus temores. Los reales y los imaginarios. ¿Cuál de ellos es el que más le tienta a sentir pánico o sentirse aterrorizada?

Paso 2. Pregunte sobre cada Temor: ¿Cuál es el peor escenario?

Comience con uno de sus temores, probablemente el que más le aterroriza. ¿Qué es lo peor que podría pasar? Piense de forma realista no hipotéticamente.

Paso 3. Considere: Si ocurre lo peor que me imagino, ¿Podría manejarlo a través de la presencia y poder de Jesucristo?

Como cristiana, usted tiene el poder de Aquel quien creó el universo, viviendo en usted. Pregúntese a sí misma, “¿Puede Él ayudarme en todo?” La respuesta es un absoluto, “¡SÍ!” Hebreos 4:15-16; Efesios 3:20; Romanos 8:26

Si lo peor que se está imaginando ocurre, ¿Confía usted que puede manejarlo a través de la presencia y poder de Jesucristo? De no ser así, ¿Dónde buscaría ayuda extra?

Paso 4. Recuerde las cuatro verdades esenciales para la fe:

  • Dios me ama. Juan 16:27; Romanos 5:5, Efesios 5:1
  • Dios sabe lo que está ocurriendo en mi vida. Mateo 6:31-32; Salmo 139:1-10
  • Dios puede hacer algo al respecto. Génesis 18:14; Lucas 1:37; Marcos 10:27
  • Yo puedo confiar en la bondad de Dios sin importar la decisión qué Él tome. Salmo 119:68; Proverbios 3:5

Repita estas 4 verdades a usted misma concerniente a su miedo.

Paso 5. Orar: Orar es simplemente hablar con Dios sobre todo y sobre cualquier cosa.

  • Agradece al Señor por Su presencia y por Su bondad. 1 Tesalonicenses 5:18
  • Pídale valentía y paciencia para pasar por la tormenta. Donde la Biblia es clara, usted puede clamar las promesas de Dios por fe. Juan 14:27; 16:33
  • En cualquier momento, pídale liberación y protección – pero, usted no puede clamar promesas que Dios no ha hecho. Él no ha prometido inmunidad para calamidades naturales, enfermedades y problemas.

Paso 6. Vida su vida segura en Él: ¿Qué acciones puede usted tomar??

¿Cuáles precauciones con sentido común puede tomar usted? ¿Cómo puede usted ser más sabia en su mundo con respecto a aquello que le hace temer?

Confíe que Dios le mostrará qué debe hacer y le dará Fortaleza cuando usted esté débil. ¿Qué le pedirá usted ahora?

Related Topics: Curriculum, Faith

Report Inappropriate Ad