Where the world comes to study the Bible

Perfiles De La Fe

Related Media

Translated into Spanish by Luis J. Quirindongo

Jorge (ing. George) Muller era un hombre de gran fe y el fundador del ministerio de orfanatos en Gran Bretaa. Djeme hablarle un poco acerca de l..

Graduado de la Universidad de Halles en 1825, Muller estaba ms interesado en mujeres, licor, y placeres terrenales como estudiante universitario que en sus estudios. Su inters en el cristianismo era casi inexistente. Pero Dios estaba trabajando con la vida de Muller, y l empez a pensar en las promesas de fe hechas por Jess en los Evangelios. De verdad Jess hablaba en serio lo que dijo del pedir? se preguntaba Muller.

Sentado en su cuarto un da, mirando por encima del pueblo hacia el mar en el horizonte, Muller pens en gente que l conoca que le tenan temor a la vida o a ejercer una vocacin atrevida y que cambiara vidas.

Mientras pensaba en las promesas de fe hechas por Jess y en gente cuyas vidas eran vacas y aburridas, vi caminar por la acera empedrada de abajo a dos nias hurfanas, que no tenan a nadie que las cuidara. Su padre se haba hundido junto con su barco en los Estrechos de Magallanes, y slo dos semanas antes su madre haba muerto de tuberculosis. Como las conoca, Muller saba que las nias de once y trece aos tenan tres hermanos y hermanas menores en su casa que ellas estaban tratando de criar. Qu suceder con ellas? preguntaba Muller.

Muller se volvi a una Biblia abierta puesta en la mesa al lado de l. De repente, por medio de la Escritura, Dios le habl a Muller: Abre bien tu boca y yo la llenar (Salmos 81:10). Inclinando su cabeza, Muller dijo que estaba abriendo su boca para pedir direccin divina e hizo una promesa de hacer lo que el Seor quera que l hiciera.

En el 1830 se cas con Mara Groves y ellos determinaron desligarse de todos sus bienes materiales y depender solamente de Dios para su sostn. Regalaron todas sus pertenencias sin decirle a nadie por qu lo hacan.

Muller abri su primer hogar para hurfanos el 21 de abril de 1836, en un edificio arrendado. En pocos das, tenan cuarenta y tres nios que cuidar. Entre los compromisos que Muller y sus colegas de trabajo hicieron con Dios estaban estos: ellos nunca pediran dinero, nunca entraran en deudas, y sus cuentas financieras seran auditadas anualmente.

Mientras segua orando por la bendicin de Dios y dependiendo de l para suplir esas bendiciones, el trabajo de Muller creca a pasos agigantados. Empezando con cuarenta y tres nios en un edificio arrendado, eventualmente tuvieron cinco edificios nuevos, 110 trabajadores y 2,050 hurfanos.

Antes de que Muller abriera las puertas de su primer edificio arrendado a loa hurfanos, le dijo a su Padre Celestial que el experimento se contara como un fracaso si un nio pasaba un solo da sin comida en el orfanato.

Dios bendijo grandemente. Los nios no reciban cuidado mnimo, sin que tenan provisin mxima: tres pares de zapatos cada uno; tres mudas de ropa para cada nio; y cinco vestidos para cada nia. Adems, las mesas siempre estaban cubiertas con manteles blancos a la hora de la cena y haba flores sobre ellas cuando era su poca.

Por ms de 60 aos, como Jorge Muller escribi en sus bitcoras, Dios bendijo milagrosamente la fe de Jorge y Mara. Era tan gran testimonio de la disposicin de Dios de proveer para su pueblo que cuando Muller tuvo setenta aos empez a viajar, compartiendo las bendiciones de Dios sobre su ministerio con creyentes en cuarenta y dos pases.

La vida de Jorge Muller es un testimonio innegable de las bendiciones de la fe y de la fe que conduce a la bendicin.1 l es literalmente un modelo contemporneo de los santos de tiempos atrs as como aquellos que menciona la Escritura. l era un hombrepeculiar para su pocaque activamente confiaba en Dios cada da. De hecho, muchos han llegado a llamarlo el hombre de fe.

Pero de donde vena la fe de Jorge Muller? Cmo podemos nosotros desarrollar una fe tan grande? Quizs Muller posea el don particular de la fe (1 Cor 12:9), pero, sin embargo, todos nosotros necesitamos crecer en la fe. Definitivamente su fe aflor por la necesidad, pero qu le di su forma tan atrevida? Sin duda su fe naci y se nutri con mucha oracin y con pasar por muchas experiencias, pero la forma final de su fe indudablemente naci de su meditacin en la Palabra.

Es en la Palabra que nosotros tambin encontramos los fundamentos y los modelos para nuestra fe. Es en la Palabra que vemos lo que debe ser la imagen de la fe y lo que es la imagen de la incredulidad. Esto es cierto porque es en la Escritura que conseguimos un entendimiento ms claro de el que es el objeto de nuestra fe, o sea, Dios mismo. As que es a la Escritura que nos volvemos ahora. Pablo dijo, refirindose al AT (Antiguo Testamento), que las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y el consuelo de las Escrituras, tengamos esperanza (Rom. 15:4). As que nos volvemos a las Escrituras para echar un corto vistazo a una parte de la vida de Abraham un hombre de fe poco comn. Vamos a llenar nuestras mentes y corazones con esta historia para que se vuelva nuestra historia tambin. Dejemos que su fe censure nuestra incredulidad, nos motive a la fe comprometida, y a darle forma a nuestro mundo.

Especficamente vamos a leer en Gnesis 11:27-12:9. El texto lee como sigue:

11:27 Esta es la historia de Tar.

Tar engendr a Abram, Nacor, y Harn. Y Harn engendr a Lot. 11:28 Y muri Harn antes que su padre Tar en la tierra de su nacimiento, en Ur de los caldeos. 11:29 Y tomaron Abram y Nacor para s esposas; el nombre de la esposa de Abram era Sarai, y y el nombre de la esposa de Nacor, Milca; hija de Harn, padre de Milca y de Isca. 11:30 Mas Sarai era estril, y no tena hijos. 11:31 Y tom Tar a Abram su hijo, y a Lot su nieto, el hijo de Harn, y a Sarai su nuera, esposa de Abram su hijo, y sali con ellos de Ur de los caldeos para ir a la tierra de Canan. Y vinieron hasta Harn, y se quedaron all. 11:32 Y fueron los das de Tar doscientos cinco aos; y muri en Harn.

12:1 [] 12:2 Y har de t una gran nacin, y te bendecir, y engrandecer tu nombre, para que seas bendicin; 12:3 y bendecir a los que te bendijeren, y al que te tenga en poco maldecir, y sern benditas en t todas las familias de la tierra.

12:4 Y se fu Abram, como Jehov le dijo; y Lot fu con l. Y era Abram de edad de setenta y cinco aos cuando sali de Harn. 12:5 Y Abram tom a Sarai su esposa, y a Lot su sobrino, y todas las posesiones que haban adquirido, y las personas que haban adquirido en Harn, y salieron para ir a tierra de Canan. Y a la tierra de Canan llegaron.

12:6 Y pas Abram por aquella tierra hasta el encino de Mor en Siquem, y el cananeo estaba entonces en la tierra. 12:7 Pero apareci Jehov a Abram, y le dijo: A tu descendencia dar esta tierra. Y edific all Abram un altar a Jehov, quien le haba aparecido.

12:8 Luego se pas de all a un lugar montaoso al oriente de Bet-el y plant su tienda, teniendo a Bet-el al occidente y Hai al oriente. Y edific all un altar a Jehov, e invoc el nombre de Jehov. 12:9 Y as viaj Abram continuamente, paso a paso, hasta el Neguev.Biblia NET.

La fe Produce Obediencia Radical
(12:1)

Empecemoas mirando el 12:1 y tratemos de entenderlo primero dentro de su propio contexto en el libro de Gnesis. Estas increbles promesas dadas a Abram y a su descendencia en Gnesis 12:1-3a no salen de la nada en el texto ni debemos estar totalmente sorprendidos cuando las leemos. Por qu? Porque ya hemos sido sutlmente preparados para este nuevo acontecimiento. En realidad nos han dado aviso, si se puede decir as, de muchas maneras, dos de las cuales se sealarn ahora. Ambas se encuentran en el 11:27, que es donde en realidad comienza esta seccin, es decir, la del 11:27-12:9,y no en el 12:1.2

Ya hemos sido ms o menos preparados para el gran movimiento en el captulo 12:1-9 por lo que pas anteriormente en el 11:27-32. Hay dos hechos en particular que conviene mencionar: (1) la mencin de la frase: sta es la historia en el 11:27. Dnde hemos visto este refrn antes y qu significa? Bueno, vemos la misma cosa varias veces por todo el libro de Gnesis, estando el ltimo gran evento en el 6:8 refirindose a No, cuando Dios comenz una cosa nueva en No y sus hijos. Este es un indicador de que lo que viene en el 11:27 y lo que sigueacerca de la vida de Abramser algo nuevo a gran escala. Pero tambin hay una segunda razn; (2) el que se mencionan tres hijos de Tar (ver el 11:27) nos indica un patrn anterior. De Adn y No se mencionan tres hijos y ambos obviamente representan puntos clave en el trato de Dios con las personas. As que al llegar al 11:27 y al 12:1 no estamos totalmente perplejos cuando Dios llama a Abram y traza un nuevo camino en el cumplimiento de Sus promesas y en Su plan de redencin.

Ahora necesitamos inferir a base del texto cmo la fe de Abram es la raz de su obediencia. Gnesis 12:1 dice: Pero Jehov haba dicho a Abram, Sal de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostrar... Aunque la fe no se menciona explcitamente en este verso, est implcita, y es la razn por la que Abram obedece. El trmino sal es literalmente sal t solo y puede enfatizar la soledad y el aislamiento; frecuentemente hay ideas implcitas de abandono y desamparo. El sujeto se est encontrando a s mismo y estableciendo su propia identidad. Necesita encontrar su propio espacio desligndose de lo familiar y del grupo (Gn 21:16; 22:2; Ex. 18:27; Cnt. 2:10, 13; 4:6).3 Es usado en Gnesis 22:2 cuando Dios dice a Abram que sacrifique su hijo, o sea, que se levante de maana y saliera l solo y llevara a su hijo al lugar que l le mostrara.

El texto de Gnesis 12:1 enfatiza la soledad de Abraham, que aunque se llev a su esposa y su sobrino y a todas las personas que haban adquirido en Harn, Abraham estaba literalmente abandonando y dejando atrs su pas, sus parientes y su familia inmediata. El movimiento hacia adentro de los crculos concntricos pas parientes la casa de su padre muestra la naturaleza radical y el costo de la obediencia. La fe de Abraham en YHWH di lugar a la obediencia radical.

Abram originalmente vena de Ur de los caldeos, que se encuentra en el sur de Irak y era una ciudad sumeria muy prspera antes y despus de los tiempos de Abraham. La educacin estaba bien desarrollada y los estudiantes aprendan a leer, escribir, y hacer un poco de aritmtica. El comercio estaba en una cspide, debido en parte a la industria mercantil. Barcos cargados de oro, cobre, ncar y diversos productos de madera entraban a Ur por el Golfo Prsico. El pueblo de Mesopotamia, y por tanto Ur, eran muiy religiosos. De hecho, los habitanted de Ur adoraban a Nanna, el dios luna, en un zigurat (una gran estructura que se usaba como templo) que habian construdo. Se podan encontrar dolos en las paredes de la mayora de las casas.

As que el trasfondo de Abraham era el de un idlatra, pero aqu l estaba siguiendo el mandato de YHWH de abandonar a Harn e ir a una tierra que nunca haba visto antes. l respondi al llamado de Diosque siempre es el iniciadorpor fe, y parti, aunque no tena ninguna certeza visible de su futuro. De hecho, todas sus circunstancias parecan ser en contra de partir para Canan.

Ben Patterson, en Escribiendo, evoca una historia sobre alpinismo:

En el 1988, tres amigos y yo subimos el Monte Lyell, la cumbre ms alta en el Parque Nacional de Yosemite. Nuestro campamento principal estaba a menos de 2,000 pies del pico, pero la subida a la cumbre y la bajada iban a ocupar la mayor parte del da, debido en parte a la dificultad del glaciar que tenamos que atravesar en nuestro camino al tope. La maana de la subida la empezamos cotorreando y contando bromas.

Con el pasar de las horas, los dos alpinistas de ms experiencia abrieron una gran distancia entre m y mi compaero novato. Siendo competitivo por naturaleza, empez a buscar atajos para llegar a la cspide primero que ellos. Cre ver uno a la derecha del risco de piedraas que por all fu, dando odos sordos a las protestas de mi compaero.

Quiz fue el efecto de la gran altura, pero el significado de que los dos alpinistas veteranos no tomaran este camino no se registr en mi conciencia. Ojal lo hubiera sido, poque treinta minutos despus estaba atrapado en una protuberancia de piedra arriba del glaciar del Lyell., viendo hacia abajo cientos de pies de puro declive de hielo, parado en un ngulo como de 45 gradosEstaba a solo diez pies de la seguridad de una roca, pero un pequeo resbaln y no me hubiera detenido hasta aterrizar en el piso del valle como unas cincuenta millas ms abajo! Era casi medioda, y el sol caliente tena al glaciar brillando de hielo resbaloso. Estaba atrapado y tena temor.

Tom una hora a mis amigos veteranos encontrarme. Parado en la roca que yo quera alcanzar, uno de ellos se puso en cuclillas y us un picahielos para hacer dos pequeos peldaos en el glaciar. Entonces me di las siguientes instrucciones: Ben, debes dar una zancada desde donde ests y poner tu pie sobre el primer peldao. Cuando tu pie lo toque, sin pensarlo dos veces echa adelante tu otro pie y ponlo sobre el prximo peldao. Cuando hagas eso, extiende tu mano y yo te agarrar y te halar hacia ac donde es seguro.

Eso me son muy bien a m. Fue lo prximo que dijo lo que me puso ms asustado que nunca. Pero escchame bien: Mientras echas el otro pie, no te recuestes de la montaa! Si acaso, dblate un poquito. De otra forma, tus pies pueden resbalar de debajo de t, y empezars a deslizarte hacia abajo.

"No me gustan los precipicios. Cuando estoy al borde de un risco, mi instinto es inclinarme y abrazar la montaa, hacerme uno con ella, no apartarme de ella! Pero eso era lo que mi buen amigo me estaba diciendo que hiciera. Por un momento, basado solamente en lo que crea ser la buena voluntad y el buen juicio de mi amigo, decid decir no a lo que senta, a ahogar mi impulso de apegarme a la seguridad de la montaa, a inclinarme, dar el paso, y pasar sobre el hielo al lugar seguro. Tom menos de dos segundos decubir que mi fe estaba bien fundada!"

No cree usted que as es como se sinti Abraham? No es as como nos sentimos nosotros cuando Dios nos manda a hacer algo que parece ir en contra de todo lo que parece natural? Estoy seguro que haba una parte de Abraham que solo quera quedarse en Harn o tal vez mudarse de nuevo al hogar que conoca en Ur, donde se cas con su esposa y donde toda su familia poda estar junta. Pero as como Ben Patterson, el escuch a otra voz, a la voz del Seor, y se dobl un poco fu en contra de todo lo que para l se senta naturaly confi en Dios. Est usted dispuesto a hacer lo mismo? Cuando todo dentro de usted grita en contra de ello, todava busca compartir su fe con esa persona que est sentada a su lado? Est usted dispuesto a abandonar su empleo a cambio de las incertidumbres de un llamado superior? La fe d lugar a la obediencia radical. Abraham decidi confiar en Dios, y Dios lo bendijo sobremanera. Vea los versos 2 y 3.

La Obediencia De Fe Conduce A La Bendicin
(12:2-3)

Abram confi en YHWH y YHWH respondi. Abram vino con una montaa de fe, pero YHWH respondi con un universo de bendicin! El pasaje del 2-3 se enfoca en promesas y bendiciones. A Abram le fueron dadas promesas y bendiciones porque puso a Dios por delante y obedeci por fe (Mat. 6:33). l se fu de Harn y sali hacia Canan. Veamos las promesas en el 2-3 ms de cerca. Hay dos aspectos de estas promesas que deben considerarse: las bendiciones y las maldiciones.

Primero las bendiciones: La bendicin prometida a Abram es tanto personal como nacional, y tambi internacional en alcance y enfoque. El verso 3 dice que en t sern benditas todas las familias de la tierra. No es caracterstico de nuestro Dios el que decida bendecirnos? No es interesante que cuando escoge a Abram, un idlatra, se mueva hacia l para bendecirlo, y no solo a l, sin al mundo entero? Cinco veces en los versos 2 y 3 el trmino bendicin es usado. Dios quiere bendecir a Su pueblo. De hecho, si lo recuerda, esto se remonta hasta la creacin cuando Dios bendijo a Adn y Eva (1:28) y luego esa bendicin original se repite en el 5:2. Dios tambin bendijo a No y ratific el mandato de la creacin, es decir, que el hombre gobernara (9:1-2). El plan Dios es bendecir al mundo.

De hecho, la idea de la bendicin se usa ms en Gnesis que en ningn otro libro: 88 veces, comparado con un total de 310 en el resto del Antiguo Testamento. El trmino bendicin, barak en hebreo, incluye la provisin gratuita de Dios de bienestar personal, larga vida, prosperidad, paz, abundancia de comida y de frutos del campo, hijos e hijas, y conocimiento personal de l y de Sus caminos.

S, el plan de Dios es bendecir al mundo. Pero no todos en el mundo quieren Su bendicin, ni la forma en que ha decidido traerla a existencia. Habrn personas que maldecirn o insultarn a Abram y al hacerlo traern un juicio divino de maldicin sobre sus cabezas. Estarn separados de la esperanza de la bendicin.

La promesa aqu en Gnesis 12:1-3 influy en la vida de los patriarcas segn se narra en Gnesis y se puede ver su influencia por todo el Antiguo Testamento. El gran nombre prometido a Abram es desarrollado en la promesa de Dios a David (como la simiente de Abram) en 2da. de Samuel 7:8-16 y la forma particular mediante la cual la bendicin universal vendra al mundo se desarrolla en el nuevo pacto de Jeremas 31. Pero el hecho ms significativo acerca de Abram y por cierto, el hecho ms significativo y punto era que Abram conoca a Dios. Haba llegado a conocer al Seor personalmente. Estaba aprendiendo a confiar en l como su todo y en todo. Slo l.

En La Cura Para Un Corazn Atribulado, el autor y pastor Ronald Mehl escribe:

Una vez o acerca de una cariosa y santa anciana que gradualmente estaba perdiendo su memoria. Los detalles se empezaban a ofuscar. A travs de su vida, sin embargo, esta mujer haba atesorado y dependido de la Palabra de Dios, llevando a su memoria muchos versos de su vieja y gastada Biblia King James.

Su verso favorito siempre haba sido 2da. de Timoteo 1:12: Porque yo s en quin he credo, y estoy persuadido de que es poderoso para guardar aquello que he encomendado a l para aquel da.

Al fin fu confinada a un hogar de envejecientes, y su familia saba que nunca saldra viva. Mientras la visitaban de cuando en cuando, ella todava citaba versos de las Escrituras en ocasionessobre todo 2da. de Timoteo 1:12. Pero con el pasar de los aos, an partes de este verso tan amado empezaron a olvidarse.

Se en quin he credo deca ella. l es poderoso para guardarlo que he encomendadoa l.

Su voz se volva ms dbil. Y su frase se volvi an ms breve: lo que he encomendadoa l.

Mientras se iba, su voz se volvi tan tnue que sus familiares tuvieron que doblarse para or las palabras que susurraba con sus labios. Y al final, solo quedaba una palabra de su verso vitalicio:

l.

La susurr una y otra vez mientras se encontraba en el unbral del cielo: lll.

Era todo lo que quedaba. Era todo lo que necesitaba.

Amigos, all est la bendicin de Abraham. Conocer a Dios personalmente. Conocimiento personal de mi Salvador, de Aquel que me ama con amor inextinguible, sta es la meta final de la promesa de la bendicin por medio de Abram. Aqul que habl a mis tinieblas y se me di a conocer, l es el propsito de la vida. l fu suficiente para Abram y l es suficiente para m. Conocerlo a l es disfrutar de vida eterna, tanto ahora como en la eternidad (Juan 17:3).

Pablo hace esto meridianamente claro en la carta a los Glatas. El argumenta que si usted es cristiano, participa de la bendicin dada a Abram; la historia de Abraham se vuelve la historia de usted, su Dios, el Dios de usted, sus bendiciones, las bendiciones de usted, y an ms en Cristo Jess. En Glatas 3:29 Pablo dice: Si pertenecis a Cristo, sois la simiente de Abram y herederos segn la promesa. Mientras vivimos en Cristo y le obedecemos, disfrutamos de tremendas bendiciones incluyendo conocimiento personal de Dios, ayuda en las pruebas, oraciones contestadas, y, segn la misericordia de Dios, muchas bendiciones materiales tambin.

Podemos aadir an otro punto en lnea con la bendicin universal delineada en la promesa abrhamica de Gnesis 12:2-3. Ahora nosotros, como herederos segn la promesa y seguidores de Cristo, nos convertimos para el mundo en lo que Abram fu un pregonero del nico Dios verdadero y del arrepentimiento y la fe en l. Nuestra comisin de hacer discpulos en todas las naciones se remonta a la promesa abrahmica y ella misma est irremediablemente enraizada en el mandato de la creacin de bendecir al mundo (ver Mateo 1:1; 28:19, 20). Aquellos que rechazan la bendicin de Dios en Cristo, el hijo ms prominente de Abram, experimentarn la maldicin de ser separados eternamente del Seor (2da. de Tes. 1:8-9). Entonces salgamos al mundo con la luz del amor y el evangelio de Cristo. Hemos sido bendecidos. Procuremos bendecir. (Mat. 5:16; 2da. de Cor. 1:3-4).

As que la fe en Dios trajo a Abram al reino de la bendicin de Dios. Pero una fe que nunca ha sido probada no es una fe tan madura y genuina como pudiera ser. Es una fe que todava est en paales.

La Fe Es Probada Por Los Obstculos Que Dios Pone Delante De Ella
(12:4-6)

Abram demostr una fe fenomenal a la luz del llamado de Dios y fu completamente bendecido por ello. As tambin pasa con nosotros cuando confiamos en Cristo. Pero eso no significa que todo en nuestras vidas ir viento en popa, por as decirlo. De hecho, lo contrario. Veamos los versos 4-6.

Hay muchas cosas que discutir en estos versos, pero me gustara sealar algunos que demuestran que la fe de Abram era real y que se fabric en el laboratorio de la vida. Dios estaba en proceso de profundizar la buena obra que haba comenzado (Phil 1:6).

Primero, note que el texto dice en el verso 4 que Abram tena 75 aos cuando parti de Harn. Dos hechos importantes se evidencian con esto: (1) Aunque vivi hasta tener 175, Abram no era jovenzuelo y galn cuando decidi seguir al Seor a Canan. La edad no es impedimento a la fe y a tomar pasos atrevidos en el Seor. De hecho, fu con el problema de la edad que Dios se manifest a Abram y Sarai como el Dios de lo imposible; (2) El padre de Abram todava no estaba muerto, de hecho, tena slo 145 aos, sesenta aos antes de su muerte. As que Abram de verdad pag el precio por seguir al Seor. El abandon a su propia familia para seguir el llamado de Dios para su vida. Jim Elliot dijo una vez: No es un tonto aqul que entrega lo que no puede retener, para ganar lo que nunca podr perder!

Pero eso no es todo. Vea el verso 5. El texto dice que Abram se llev a su esposa Sarai con l. Ahora el conflicto entra en escena. En el 11:30 el texto hace hincapi en que Sarai era estril, ella no tena ni siquiera un solo hijo. Entonces en el 12:2 Dios dice que va a hacer una gran nacin de Abram. Bueno, es obvio que no ser por medio de Sarai. Ella es estril. As que debe ser por medio de otra persona. Pero en el 12:5 descubrimos que no hay "otra persona". Descubrimos que Abram tom a su esposa Sarai. A pesar de las tensiones obvias, Abram debi haber credo la promesa de Dios. Aunque Sarai tuvo una lucha profunda con su esterilidad ms tarde y Abraham busc cumplir la promesa por medio de Agar, Dios s cumpli Su promesa de que Sarai tuviera un hijo. Pero la fe de ellos se desarroll con el sufrimiento causado por esto.

A veces nos olvidamos de lo que significaba el no tener hijos en la antiguedad y en Oriente Prximo. Envolva vergüenza, estigma social, e implicaba que la mujer o su pareja no eran favorecidos por los dioses. Entonces por qu deban confiar en YHWH cuando prometa villas y castillas sobre una nacin? Ellos no tienen ni un solo hijo. A veces algunas de nuestras mayores luchas a la hora de creerle a Dios y a sus buenas promesas giran de una forma u otra en torno a nuestros hijos.

El autor Marshall Shelley, que sufri la muerte de dos de sus hijos, escribe en el peridico Liderazgo:

An de nio me encantaba leer, y pronto aprend que probablemente estara confundido en los primeros captulos de una novela. Entraban en escena nuevos personajes. Ocurran eventos disparatados y aparentemente al azar. Los sub-temas eran complicados y no parecan guardar relacin alguna con el tema principal.

Pero aprend a seguir leyendo. Por qu? Porque uno sabe que el autor, si l o ella es bueno (a), atar todos los cabos sueltos para el final del libro. Eventualmente, cada elemento ser significativo. En momentos as la fe tiene que ser una decisin consciente.

An cuando no puedo explicar por qu se desarroll una anormalidad congnita en mi hijo, que no le permiti vivir en la tierra ms de dos minutos An cuando no puedo comprender por qu nuestra hija tuvo que padecer dos aos de retraso mental severo y profundo y ataques continuos de epilepsia .

Escojo confiar en que antes de que se cierre el libro, el Autor clarificar las cosas.4

As sucedi con Abraham y Sarai. Seguramente cometieron errores en el camino, pero en todo confiaron en el Dios que le encanta hacer lo imposible. Para qu cosa que solo l puede hacer ests confiando en Dios? Para que la fe crezca, debe ver ms all de los obstculos y el dolor al Dios de nuestras circunstancias.

Y hay todava otra cosa, an ms seria para la vida y la fe de Abram y su esposa, es decir, ms seria en una forma sutil. Vea el verso 6. El texto dice que Abram viaj por la tierra hasta llegar al gran encino de Mor y que los cananeos vivan en la tierra para aquella poca. Estos son dos hechos muy significativos a la luz de la promesa de Dios al patriarca de que poseera la tierra. De alguna manera habra que sacar a los cananeos, pero ese no es el asunto principal del texto en este momento. El asunto principal del texto en este momento es mostrarnos que la fe creciente de Abram en Yahweh iba a ser probada. Pero tanto la inevitable prdida vivida al abandonar su hogar en Harn, y la amarga tristeza que evocaba el pensamiento de ser estril para siempre y no tener un hijo (ver Gn 15:1-2) eran pruebas desde adentro de la casa de la bendicin. Los cananeos, sin embargo, causan una lucha significativa desde afuera, sobre la casa de la bendicin. Ellos amenazaban una extincin an ms rpida al linaje de Abram y a la fe en YHWH. No es encantador como el Seor nos arrincona, y tenemos que confiar?

La palabra hebrea Mor significa maestro y puede indicar un antiguo altar o lugar donde los sacerdotes cananeos declaraban sus orculos. Oseas 4:13 habla del uso de un rbol terebinth para culto idoltrico. As, que el vivir entre idlatras gente sumida en incredulidad genuina iba a probar la fe de Abram. El mismo estaba sumido en la idolatra y la tendencia de deslizarse al paganismo seguira siendo un verdadero peligro para l y su familia. Y segn nos dicen el libro de Josu y varios otros lugares del AT, los cananeos seran un enemigo formidable de expulsar para los hebreos.

La pregunta es, Abram aguantar, o caer? Qu hara usted? Est responsablemente en el mundo como siervo de Dios, o est el mundo en usted? La fe no es slo creerle a Dios para grandes cosas y responder a sus promesas, tambin encierra un compromiso de vivir como l desea considerando las circunstancias que l permite en nuestras vidas. La fe crea carcter.

Rosa Parks, madre del movimiento de derechos civiles, fu arrestada en 1955 por negarse a ceder su asiento en el mnibus a un hombre blanco. A esto le siguieron boicots y protestas, y al fin y al cabo la Corte Suprema declar anticonstitucional la segregacin racial. En Fuerza Silenciosa ella escribe:

He aprendido con el pasar de los aos que el saber lo que hay que hacer elimina el miedo. Cuando me sent en el mnibus ese da, ni me imaginaba que estaba haciendo historia solo quera llegar a casa. Pero estaba decidida. Luego de tantos aos como vctima del maltrato que mi pueblo sufri, no ceder mi asientoy lo que tuviera que enfrentar despusno importaba. No tuve ningn temor sentada all. Senta que el Seor me dara la fuerza para soportar lo que pasara. Era tiempo de que alguien se alzara con firmeza o en mi caso, se sentara. As que me negu a moverme.5

Qu gran fe y conviccin de carcter. Rosa Parks saba qu era correcto y por fe nunca se intimid de hacerlo. As tambin Abram. El saba que Dios lo haba llamado a ir a esta nueva tierra, an cuando no saba a donde iba. Su fe le di el valor y la determinacin de vivir para Dios en un pas pagano. Por la fe se sobrepuso a las luchas y pruebas de dejar su familia, de la esterilidad de su esposa, y de la hostilidad de vivir en tierra extranjera. Por la fe desarroll un carcter ejemplar y no sucumbi a los incrdulos a su alrededorSu vida corresponda a sus palabras, por as decirlo (ver Heb. 11:8-12). Es as la nuestra?

La Fe Necesita el Apoyo De Dios
(12:7a)

La clave para desarrollar una fe slida en medio de las pruebas es or y escuchar la voz del Seor, Experimentando la presencia de Aquel que hizo las promesas. As que Dios, sabiendo que no somos sin polvo, y de aquellos que constantemente necesitan ser estimulados, se aparece a Abram al que es un forastero en una tierra extraa, con idioma, costumbres, fe y forma de vida extranjeras y le ratifica la promesa de tener hijos y posesin de la tierra. Aunque Dios nos habla a nosotros principalmente por la Escritura mientras el Espritu que mora adentro une con nuestros corazones las palabras de ella, Dios se apareci a Abram y le habl. En medio de las pruebas, nada nos d ms seguridad ni es ms claro que la voz, s, la misma presencia, de nuestro Padre Celestial

A principios del siglo 20, Sir Ernest Shackleford comenz su viaje a la Antrtida. Era su sueo cruzar las 2,100 millas de soledad en trineo. No lleg tan lejos, sin embargo. En el camino su barco choc contra un tmpano de hielo y se hundi. l y sus hombres tuvieron que pasar sobre tmpanos flotantes tratando de llegar a la tierra ms cercana a casi 200 millas de distancia, y el asentamiento humano ms cercano a 1,200 millas de distancia. Arrastraban tras de ellos un barco salvavidas que pesaba casi una tonelada. Cuando por fin llegaron a unas aguas lo suficientemente libres de hielo para navegar, se enfrentaron con olas de casi noventa pies. Finalmente llegaron a la isla al sur de Georgia, y descubrieron que nunca haba sido atravesada antes. Cuando finalmente llegaron a su destino casi siete meses luego de haber comenzado el viaje, estaban tan demacrados que sus amigos no los reconocieron. A un hombre, sin embargo, los que haban completado el viaje le comentaron en una entrevista que haban sentido la presencia de Alguien invisible que estuvo all para guiarlos en su peligrosa travesa. De alguna forma saban que no estaban solos.

Mientras vamos por el camino de nuestra vida, como peregrinos en una tierra extranjera (1 P. 2:11), necesitamos conocer la presencia de Aquel que nos guiar con seguridad hasta nuestro destino prescrito. Necesitamos or la voz de Dios en Su Palabra y en la oracin. As que Dios se apareci a Abram y le ratific la promesa esencial: A tu descendencia dar esta tierra. Esto que sabemos de Gnesis 15:1ff era la pregunta candente en el centro de la mente de Abram.

As mismo Dios viene a nosotros en nuestro momento de necesidad, y nos alienta con su voz: Por tanto, no temas, porque Yo estoy contigo. No desmayes porque Yo soy tu Dios. Yo te ayudar y te fortalecer. Yo te sostendr con la diestra de mi justicia (Is. 41:10). Que alivio!

La Fe Proclama Los Caminos De Dios En El Mundo
(12:7b-9)

Una fe que es bblica, una fe como la de Abram, da lugar a la obediencia radical, espera el cumplimiento de las bendiciones prometidas por Dios, y crece con las pruebas. Pero tambin sigue proclamando los caminos de Dios en el mundo, como sealan los versos 7b-9.

La respuesta de Abram en el verso 7b a la manifestacin de Dios y a Su Palabra consoladora en el 7a fue adorar. El texto dice que Dios se apareci a Abraham y diceas que Abraham edific all un altar a YHWH quien se le haba aparecido. Aunque el pasaje no especifca que haya hecho un holocausto, podemos estr seguros por el ejemplo de No en el captulo 9 as como el de Abraham en el 22:13 que Abram ofreci sacrificio al Seor.

La adoracin es la primera y principal respuesta a la voz de Dios. La obediencia y la proclamacin de la gracia y la grandeza de Dios le sigue irremediablemente como el arco iris luego de las lluvias de primavera.

As que la adoracin tiene consecuencias. El verso 8 dice que Abraham plant su tienda entre Bet-el y Hai, que probablemente indica que se qued all por bastante tiempo. Y durante su tiempo all, sigui adorando al construir un altar. Pero note entonces que el texto tambin dice que Abram invoc el nombre del Seor. Esta frase invoc el nombre del Seor se usa en Gnesis 4:26; 13:4; 21:33; 26:25, etc. Significa mucho ms que adoracin. Tiene en s misma la idea de proclamar el nombre del Seor (ver Sof. 3:9). No es interesante que Dios le prometi a Abram que engrandecera su nombre y aqu Abram est engrandeciendo el nombre del Seor en Canan? En medio de un pas extranjero y completamente pagano Abram edific un altar y all proclam el nombre del Seor. Qu gran fe! l verdaderamente brill como una estrella en el universo aferrndose a la Palabra de vida en medio de una generacin muy torcida y perversa (ver Fil. 2:16).

En contraste con Abram que trat de engrandecer a YHWH, los de Sinar en Gnesis 11 trataron de engrandecerse a s mismos.6 Trataron de hacerse un nombre y de veras lo hicieron, pero no la clase de nombre que uno quisiera para uno mismo! Ellos tienen renombre entre los que recibieron el juicio de Dios (11:4). No valen nuestras agendas personales en el mundo de Dios. Y t buscas para t grandezas? No las busques! Abram no busc su propia gloria, sin la del Seor, y por eso a travs de Gnesis y a travs de toda la Escritura Dios lo exalt grandemente (James 4:10; 1 Pet 5:5-6).

En la revista Sports Spectrum, Ken Walker cuenta como despus de un juego de ftbol americano en un lunes de 1990 varios jugadores hicieron algo por primera vez que luego se volvera uso y costumbre. Cuando el juego entre los 49ers de San Francisco y los Gigantes de Nueva York, ocho jugadores de ambos equipos se reunieron en un crculo en el centro de la cancha en la lnea de 40 yardas ms cercana al tabln de puntuacin. All doblaron sus rodillas delante de todos y oraron en el nombre de Jesucristo.

Las reuniones breves de oracin se pusieron de moda y alcanzaron su mayor apogeo varios aos despus con Reinaldo White y su equipo campen del Super Bowl en 1997, los Packers de Green Bay. Uno de ellos, Eugenio Robinson, explica el propsito de los jugadores reunirse y doblar sus rodillas: No oramos por quin gane el juego ni cosa por el estilo. Para eso no es que lo hacemos. Oramos bsicamente como reconocimiento de quin es Dios y para que los hombres conozcan que l existe.

Los jugadores han recibido crticas por su manifestacion pblica. Una artculo en Sports Illustrated le aconsej a los jugadores que oraran en privado, y hubieron rumores en la NFL por un tiempo de que prohibiran la prctica. Pero los jugadores no se intimidaron, algunos an dispuestos a que los multaran por ello, y los crculos de oracin continuaron.7

As como Abram, estos jugadores estaban tratando de hacer un nombre, por decirlo as, al Seor Jesucristo, y no a ellos mismos. Adoraron a Dios por medio de Jesucristo y la proclamacin de su existencia y gracia salvadora era la cosa ms natural de hacer en el mundo para ellos. La fe no puede evitar testificar de lo que ha visto y odo!

As que, cmo tom la fe de Jorge Muller un carcter tan fuerte y atrevido? Le permiti a la Palabra moldear su corazn para confiar en Dios. l medit en ejemplos escriturales de la fe, como Abram. La vida de fe de Abram nos reta a responder con obediencia al llamado de Dios, a esperar pacientemente por su bendicin, a vencer las pruebas, y a proclamar el camino de Dios en un mundo muy, muy cado.

Greg Herrick fue egresado del Seminario Teolgico de Dallas con grado de Maestra en Teologa (Th.M.) en el 1994 y ahora mismo cursa su Doctorado (Ph.D). Greg y su esposa son canadienses de nacimiento y ahora viven con sus cuatro hijos en el norte de Texas.


1 Este material ha sido tomado de: Ilustrando Grandes Palabras del Nuevo Testamento, J. B. Fowler, Jr., (Nashville, Broadman, 1991), 55-56. Para ms informacin acerca de Jorge Muller vea: George Müller y sus Hurfanos, Nancy Garton, (Churchman: Worthing, Sussex Oeste, 1987); George Müller, Deleitado en Dios, Roger Steer, ed. rev. (H. Shaw: Wheaton, IL, 1981); George Muller, Hombre de Fe y Milagros: Una Biografa de Uno de los Ms Grandes Guerreros de Oracin del Siglo Pasado. Basil Miller, (Betania: Minneapolis, MN, [1972], c1941); George Müller, Deleitado en Dios, Roger Steer, ed. rev. (H. Shaw: Wheaton, IL, 1981).

2 Gnesis 11:27-12:9 es una seccin separada y distinta en la narracin y as debe entenderse. Aunque puede dividirse bastante bien, sin embargo, en dos secciones: la 11:27-32 y. la 12:1-9. La primera de ellas provee mucho trasfondo histrico sobre ciertas suposiciones acerca de Abraham hechas en la segunda.

3 Ver Gordon J. Wenham, Gnesis 1-15, Comentario Bblico de la Palabra, ed. por David A. Hubbard y Glen W. Barker, vol. 1 (Word, Waco; 1987), p. 266 y 32b.

4 Mi Nueva Visin de Dios, Marshall Shelley, Liderazgo (Otoo del 1996), p. 90.

5 Rosa Parks, Quiet Strength (Zondervan, Grand Rapids; 1995).

6 Vea La Creacin y La Bendicin: Una Gua para el Estudio y Exposicin de Gnesis, Allen P. Ross, (Baker, Grand Rapids, 1988), p. 267.

7 Ken Walker, Tiempo de inclinarse, o de irse, Sports Spectrum (Sept. de 1997), p. 22-25.

Related Topics: Basics for Christians, Missions, Faith