Where the world comes to study the Bible

La Suficiencia de las Escrituras Algunos Pensamientos para Fomentar la Meditación sobre 2 Timoteo 3:16-17

Related Media

Pablo no tiene una actitud de “pobre de mí” cuando se refiere a sus habilidades para ministrar para el Señor, pero sin embargo él esta muy conciente (Cf. Romanos 12:3 y el “juicio sobrio” que menciona), como indica en 1 Corintios 15:10, que el trabajo de Dios no se lleva a cabo mediante personas que son adecuadas en si mismas para cumplir tal llamado. No fue “sino la gracia de Dios con él” la que lo llevó a trabajar tan diligente y sabiamente (Cf. también 1 Co 3:10). El también dice en 2 Corintios 1:10 que él ha sentido la sentencia de muerte como si realmente la tuviera (talvez de pelear con bestias salvajes [ver 1 Co 15:32]; o recibiendo los cuarenta latigazos menos uno en cinco ocasiones [2 Co 11:24], o cualquier cantidad de otras cosas) para que no confiara en si mismo, sino en Dios que levanta a los muertos. Así que Pablo supo que no tenia en si mismo lo que era necesario para ser un apóstol competente y un vocero de Dios (ver también 2 Co 1:21; Fil. 3:3 en adelante.

Ahora 2ª. Timoteo es una carta escrita por Pablo a su querido amigo con el propósito de prevenir, motivar, y dirigir a Timoteo en su ministerio en Efeso (ver 1 Ti 1:3; 3:14-15. No fue un ministerio sencillo porque Timoteo era probablemente un poco joven y tímido (Cf. 2 Ti 1:7) y aun así la tenia que enfrentar una regular cantidad de oposición de otros hombres (Cf. 2 Ti 2:25; 3:8)—“engañadores” como Pablo se refiere a ellos — los cuales querían que la gente fuera tras de ellos (2 Ti 4:3-4) y pervertir el evangelio de Cristo, tanto en sus aspectos éticos como doctrinales (ver 1 Ti 1:3-11, 19-20; 4:1-5; 6:3-5; 2 Ti 2:16-19; 3:1-9, 13. ¿De donde le vino a Timoteo la competencia para el ministerio? Y ¿cómo él podría reconocer los peligros en el ministerio y evitarlos? Bien, hay varias cosas que el Apóstol le dijo que debería recordar. Primero, él necesitó recordar el don de Dios que le fue dado (2 Ti: 7) y el propósito para el cual Dios lo había salvado (1:9, 2:10. Entonces, el debió estar conciente de todo lo que un ministerio pastoral implica (2:1-6) y recordar y reflejar el evangelio (2:8) Además, el también tuvo el ejemplo del mismo Apóstol Pablo (así como el de su madre y su abuela; 2 Ti 1:5) donde acudir por ayuda y aliento (3:10, 11). En resumen, Timoteo tenia el Espiritu de Dios, y también tenia la Palabra de Dios. Es la Palabra de Dios lo que Pablo enfatiza en 3:16-17 ( A juzgar por el uso del AT por parte de Pablo en sus escritos, este había sido de significativo aliento para el) y es a esto a lo que ahora daremos nuestra atención. La Palabra de Dios nos da fuerza para ministrar y vivir para el Señor.

Todos nosotros una u otra vez ( algunos de nosotros continuamente) somos llamados por el Señor a ministrar en circunstancias difíciles en las cuales nos sentimos muy dependientes del Señor. Algunas veces estas situaciones no duran mucho tiempo, pero en muchos casos duran años o aun toda la vida. Podría ser en nuestro lugar de trabajo, o en el campo misionero, en una tierra lejana, o por decirlo aun en nuestra casa. Al igual que Timoteo nosotros también podemos acudir al Espiritu de Dios y al pueblo de Dios para obtener aliento y fuerza. También podemos volver a la Palabra de Dios. Debido a que Pablo sabe que el Espiritu de Dios utiliza su palabra para fortalecer y dirigir a los creyentes es que el alienta a Timoteo con un comentario acerca de la naturaleza y el propósito de la revelación de las Escrituras.

Considerando 2 Timoteo 3:16-17, en difícil no pensar que Pablo había casi ciertamente dicho a Timoteo acerca de la importancia de la Escritura con anterioridad, talvez en varias ocasiones. ¿Por qué la esta enfatizándolo de nuevo? La razón puede ser que a menudo, cuando estamos en el calor de la batalla, como Timoteo esta, tenemos la tendencia a olvidar lo que es central y, de este modo, alejarnos de las cosas mas importantes. Pablo ya ha recordado a Timoteo avivar el fuego del don de Dios (el cual es probablemente su don de liderazgo y administración) así que el ahora vuelve para recordarle una verdad central para el Cristianismo y para el ministerio de mismo de Timoteo. Estos versículos pueden servir de recordatorio para usted también, pero no permita que le impidan entrar aun mas en la solemnidad de la verdad que ellos cobijan. ¿Ve usted la importancia de la Palabra de Dios para su vida y ministerio? ¿Cómo expresa usted esa convicción?

Entonces comenzaremos en nuestra meditación, notando que la primera palabra es “toda”: Toda la Escritura es inspirada .... Ahora pueden haber algunos falsos maestros (talvez conectados a alguna incipiente forma de gnosticismo) en medio de Timoteo que negaban ciertos aspectos de la Escritura como si esta no viniera de Dios o no fuera autoritativa. Talvez ellos veían algunas porciones de la Palabra de dios como no importante o innecesaria para el crecimiento y el desarrollo espiritual. Ellos mas bien substituirían la Escritura por sus propias enseñanzas. Pablo dice que esta idea es manifiestamente falsa. Él dice que toda ella viene de Dios... ¡sí, incluyendo las genealogías! Hay aun algunos de nosotros que, aun manifestando ser Cristianos que amamos al Señor, no estamos realmente comprometidos con la verdad que Pablo esta afirmando aquí. Manifestamos nuestra apostasía cuando leemos solamente aquellas porciones que nos gustan y no prestamos atención a los otros libros o cartas. Por ejemplo, yo a menudo escucho a personas que dicen que ellos no le pueden hacerle entrada a Levítico; a ellos no les produce nada ese libro. O, algunos rehúsan escuchar a los versículos que no concuerdan con sus prejuicios teológicamente preconcebidos. Esto es terreno peligroso, realmente, que algún día puede abrirse y tragar a los habitantes por entero. En resumen entonces, nosotros debemos evaluar cuidadosamente aquello que estamos suscribiendo cuando rápidamente confesamos que toda Escritura es inspirada por Dios.

Pablo se refiere a la Biblia como “santas Escrituras” (I{eraV gravmmata) en 3:15, pero “Escritura” (grafhv) en 3:16. Algunos han argumentado que hay una diferencia aquí en donde el primero se refiere solamente a los escritos del AT mientras que el Segundo se refiere a los escritos del AT mas a la instrucción apostólica escrita a la cual nosotros llamamos ahora Nuevo Testamento. Esta distinción no es probablemente correcta porque mientras hay cierta idea de un proceso canónico en el primer siglo (Cf. 1 Timoteo 5:18, Dt 25:4 y Lucas 10:7) es probablemente anacrónico ver tanto en 2 Ti 3:16 como esta tesis requiere. Es talvez mejor ver ambas citas como refiriéndose al Antiguo Testamento y la referencia a “santa” entonces debe ser entendida como una polémica contra aquellos que estaban en medio de Timoteo que de otra manera lo negarían. Además, los diferentes términos Griegos que se usan para “Escritura” deben ser considerados como sinónimos. Por analogía pienso, como aquellos que ahora poseemos el NT, nosotros debemos aplicar este pasaje a toda la sagrada Escritura, incluyendo el Nuevo Testamento.

Pablo dice que toda la Escritura, en AT entero (e implícitamente el Nuevo Testamento también), es “inspirada por Dios.” La expresión “inspirada por Dios” es una traducción de un termino Griego, el adjetivo qeopneustos (qeovpneusto. Lo que Pablo esta diciendo a Timoteo que el no debe de avergonzarse de la Escritura o tener una baja opinión de ella (como la tenían los falsos maestros) porque fue producida por el aliento de Dios mismo, el Espíritu de Dios. Las Escrituras fueron habladas por Dios mientras conducía instrumentos humanos para lograr la Escritura de Su Libro. En 2 Pedro 1:20-21, Pedro dice que los hombres fueron conducidos, similar a como el viento llena las velas de un barco y lo hace avanzar, por medio del Espíritu Santo. La personalidad de los autores pueden ser vistas en sus obras, pero ultimadamente es un libro supremamente correcto en lo que afirma y sin error porque Dios es el autor superintendente.. la propia revelación de Dios mismo.

El hecho de que las Escrituras son útiles simplemente es una consecuencia del hecho de que son divinamente inspiradas. De acuerdo a Pablo las Escrituras son útiles para enseñar, reprender, corregir y entrenar en justicia. Las Escrituras nos enseñan quien es Dios y quienes somos nosotros. Nos enseñan cual es el problema así como la solución divina. Nos enseñan como vivir una vida que agrade a Dios y lo que debemos creer. Ellas enseñaron a Timoteo como vivir rectamente y evitar los errores de sus oponentes, y harán lo mismo por nosotros. Pero, como pecadores, nosotros a menudo fallamos en vivir de acuerdo a la palabra revelada de Dios en la Biblia. Es en este punto que las Escrituras son capaces de reprendernos y mostrarnos si nos hemos salido de la trayectoria. Una vez nos hemos dado cuenta que hemos hecho mal, la Escritura es capas de corregirnos y mostrarnos el camino al arrepentimiento y como regresar al camino correcto. Finalmente, toda su enseñanza, reprensión y corrección puede ser resumida como “ser entrenado en justicia.” De este modo las Escrituras son capaces de entrenarnos en justicia, cuyo ultimo objetivo es el ser totalmente equipado para toda buena obra. Dios nos esta entrenando a través de Su palabra para que seamos vasos adecuados para Su obra. Es esta cosa la que verdaderamente Pablo ha terminado diciendo a Timoteo en 2 Timoteo 2:20-21.

Al meditar en estos versículos, permítanos pensar seriamente acerca de nuestro compromiso con la Palabra de Dios. ¿Entendemos la naturaleza divina de la Escritura? ¿Nos hemos por lo tanto comprometido nosotros mismos ante Dios en Su Palabra? ¿Actuamos en lo que afirma? Pablo le dijo a Timoteo que se aferrara a las Escrituras y no hiciera menos que eso, porque la Escritura es aun inspirada y útil y los tiempos en los cuales vivimos no son del todo diferentes de aquellos de este joven pastor en Efeso.

Related Topics: Bibliology (The Written Word)