Where the world comes to study the Bible

Un Paseo a Través del libro de Génesis

Related Media

Introducción1

Tal vez la más directa y concisa introducción que he oído es una que el Readers Digest nos dice la que le ocurrió a un hombre en una reunión nocturna en el Philomatic Club. El orador no recibió las frases floridas como introducción. Más bien, la mujer que hacía la preentación simplemente dijo: “Levántate Gilbert”. El orador no era otro que el esposo de la presentadora.

Probablemente siento lo mismo acerca de las presentaciones como “Gilbert” lo siente. Personalmente no me gustan las presentaciones como ésta: “Y ahora es un placer presentar a un hombre que no necesita presentación”.

Con este mensaje estamos comenzando un estudio de uno de los más grandes libros de la Biblia, el libro de Génesis. Este libro sí necesita una introducción. Derek Kidner dice de este libro:

No puede haber otra parte de las Escrituras sobre el cual muchas batallas teológicas, científicas, acerca de su historia y literarias han sido enfrentadas, o muchas opiniones fuertes que han sido apreciadas2.

Nuestras actitudes y presuposiciones que traemos al libro de Génesis, determinan ampliamente lo que nosotros extraemos de éste libro. Por tal razón, debemos consagrar nuestra atención a algunos asuntos introductorios.

Título

El título “Génesis” es una transcripción de la palabra griega con que el libro está titulado en la traducción griega – septuaginta. En el texto hebreo la palabra Bereshith, que es la primera palabra con que comienza el libro, siendo traducida, “en el principio” da el título al libro.

Autoría

J. Sidlow Baxter, en su excelente trabajo “Explore the Book”, resume la dificultad de la autoría con la pregunta: “¿Es éste Mosaico o un mosaico?3 (¿Es éste Mosaico o es de varias fuentes?). Este es en resumen el problema.

Tradicionalmente se ha sostenido por siglos que Moisés es el autor de Génesis, un número de inferencias internas favorecen esta conclusión4. Esto aparece de un número de pasajes (Exodo 17:14; 24:4; 34:27; Levítico 1:1; 4:1; 6:1, 8, 19, 24; 7:22, 28, etc. Que Moisés escribió los otros libros del Pentateuco.

En el Nuevo Testamento igualmente Nuestro Señor atribuye el Pentateuco a Moisés (Mateo 8:4; 19:7 -8; Marcos 1:44; 7:10; 10:3 -4; Lucas 5:14; 16:29,31; Juan 5:54 – 46). Otros escritores del Nuevo Testamento siguen la misma aproximación (Hechos 3:22; 13:39; Romanos 10:5, 19; I Corintios 9:9; II Corintios 3:15). No es por lo tanto difícil concluir que Moisés escribió todo el Pentateuco a pesar de no haber una mínima declaración a este efecto.

Sin embargo los críticos no han quedado satisfechos, comenzando con Astruc (1753)5, los “eruditos” han atribuido este libro a un redactor desconocido que hábilmente compiló los escritos de cuatro o más editores. Generalmente las cuatro primeras fuentes son referidas como documentos J, (Yavista) E, (Elohista) D, (Deuteronomista) P (sacerdotal).

Varias líneas de evidencias parecen dar cierto apoyo a la Graf- Wellhaussen o Hipótesis Documentaria. Los editores se podrían distinguir por los diferentes nombres empleados para nombrar a Dios6. Porque aquellos que sostienen el cambio de Yaveh a Elohim dicen que esto señala el cambio de autor. Pero una de las mayores debilidades de esta aproximación es que dentro de “E” pasajes la palabra “Yaveh” es también empleada (Génesis 22:11, 14; 28:17, 22) y viceversa.

Segundo, se advierte sobre las diferentes expresiones refiriéndose al mismo acto, como el de hacer un pacto. “Corta un pacto”, “da un pacto”, y “establece un pacto”7 serían estilos variadamente empleados por los diferentes autores del Pentateuco. Esto dejaría al autor con restricciones para hacer un cambio estilístico o cambio en las sutilezas de las expresiones. Un escritor moderno vería esto como unas restricciones a desarrollar con libertad su propio estilo.

Tercero, se ha dicho que el Pentateuco contiene “repeticiones”, esto es duplicaciones sobre el mismo evento8. Un ejemplo son los relatos de la creación en Génesis 1 y 2. Peor todavía, que hay repeticiones donde hay una similitud entre los relatos, como los de Agar que tiene dos salidas de la casa. (Génesis 16, 21).

El uso de documentos existentes9 o la múltiple autoría10 no debiera ser de gran dificultad a las doctrinas de la inerrancia e inspiración de la Biblia. Las hipótesis de la Teoría Documentaria están objetadas por dos asuntos: Estas teorías están sostenidas sobre frágiles conjeturas de eruditos que se suponen tener mejor conocimiento que los autores antiguos. Segundo que esta Teoría Documentaria pone más énfasis sobre los fragmentos de manera aislada y sus autores que sobre la interpretación del texto mismo11. Están más interesados en el Redactor que en el Redentor.

Por lo tanto nosotros debiéramos estar de acuerdo con Sir Charles Marston:

Así J, E, y P, los supuestos autores del Pentateuco están convirtiéndose en escritores fantasmas y fetiches de la imaginación. Ellos han convertido el estudio del Antiguo Testamento inatractivo, han gastado nuestro tiempo y han torcido y confundido nuestros juicios sobre la evidencia externa. Se ha asumido que ellos poseen una suerte de derecho prescriptivo y autoridad superior al texto sagrado. Ante la luz más clara que la Ciencia está lanzando, estas sombras que han oscurecido nuestros días de estudio y devoción están silenciosamente yéndose poco a poco. 12

La característica expositiva del libro de Génesis

Casi todos los estudiantes del libro de Génesis están de acuerdo que el libro tiene dos secciones desde Caps. 1 -11 y desde el 12 al 50. La primera parte enfoca sobre la creciente ruina del hombre, caído desde su perfección y viniendo bajo el juicio del Creador. Los capítulos 12 -50 describen el todavía el no extendido programa de la redención del hombre. La primera parte del libro caps. 1 – 11 pueden ser resumidos por cuatro eventos mayores: la Creación (1 – 2); la Caída (3 -5); el Diluvio (6 -9); y la confusión de lenguas en la Torre de Babel. La última división de Génesis 12 – 50: Abraham 12 – 25: 18; Isaac 25: 19 - 26: 35; Jacob 27 -36 y José 37 -50.

Mientras hay más complicados esquemas para Génesis, esta simple división nos ayudará a pensar en el libro como una unidad, cada capítulo debe entendido como que contribuye al argumento de todo el libro.

La importancia del libro de Génesis

Un investigador debe siempre empezar desde un punto de referencia. Así también la historia debiera comenzar en algún punto como comienzo, la Biblia es a lo largo de sus libros una revelación histórica. Es el relato de la acción de Dios en la historia, y como tal debe tener un comienzo. Génesis nos da el punto inicial de referencia desde donde todas las subsiguientes revelaciones proceden.

En este libro nosotros encontramos “la raíces” de este mundo habitado y del universo, del hombre y las naciones, del pecado y la redención. También allí encontramos el principio y fundamento de nuestra teología. Fritsch, in The layman’s Bible Commentary ha referido a Génesis como el “punto de comienzo de toda teología”13. Sidlov Baxter ha escrito:

Los otros libros de la Biblia están inseparablemente vinculados con éste, de tal manera que nos da la explicación de todo lo que sigue. Los mayores temas de la Escritura pueden ser comparados con grandes ríos profundizándose y ensanchándose mientras ellos corren, y es correcto decir que todos estos ríos tienen sus orígenes en la fuente de Génesis. O para usar otra figura como el tronco principal y las ramas del cedro se encuentran en la semilla, así por implicación y anticipación. Toda la Escritura está en Génesis. Aquí nosotros tenemos en germen lo que es más tarde desarrollado. Como ha sido correctamente expresado: “las raíces de todas las subsiguientes revelaciones están profundamente plantas en Génesis y quienquiera comprender verdaderamente toda la revelación debe comenzar aquí.”14

Génesis es particularmente crucial a la luz de la doctrina de la revelación progresiva. Esta doctrina intenta definir el fenómeno que ocurre en el proceso de la revelación divina. Esencialmente la revelación inicial es general, mientras la subsecuente revelación tiende a ser más particular y específica.

Permítanme ilustrar la revelación progresiva por una examinación de la doctrina de la redención. La primera promesa de redención es definida e indefinida en Génesis 3:15, “el te herirá en la cabeza y tú le herirás en el calcañar”.

Mas tarde en Génesis aprendemos que el mundo será bendecido a través de Abraham (12:3), la línea a través de la cual el Mesías vendrá fue a través de Isaac y no Ismael; Jacob y no Esaú. Finalmente en Génesis nosotros vemos que la venida del rey de Israel será de la tribu de Judá: “No será quitado el cetro de Judá. Ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y a él se congregarán los pueblos” Génesis 49:10.

Más tarde llegamos a saber que el Mesías será descendiente de David (II Samuel 7:14 - 16), nacerá en la ciudad de Belén (Miqueas 5:2) literalmente cientos de profecías dicen en gran detalle la venida del Mesías.

La sorprendente realidad es que en Génesis (y el Pentateuco) empiezan las amplias demarcaciones de virtualmente cada área mayor de la teología. Para todos nosotros que tenemos la tendencia de perder el sentido de la perspectiva entre las fundamentales y las incidentales verdades, un estudio de Génesis nos ayudará a recordará de aquellas áreas de la teología que son fundamentales y fundacionales.

Génesis también arroja luz sobre eventos contemporáneos. La amarga lucha que realmente se da en el Medio Oriente es explicado en el Libro de Génesis. Abram que quería ayudar a Dios en sus planes, tomó el asunto en sus propias manos. El resultado fue el nacimiento de un niño, en la sierva de Sarai, Agar. Los árabes de hoy día claman descender de Ismael15.

La interpretación de Génesis

Francis Schaeffer menciona cuatro diferentes interpretaciones del relato de la Creación en Génesis:

Para algunos este material es simplemente un mito judío, no teniendo ahora más validez histórica para el hombre moderno que la Epica de Gilgamesh o los relatos de Zeus. Para otros esto forma una pre- científica visión que nadie que respete los resultados de la erudición puede aceptar. Todavía otros encuentran el relato simbólico pero no más. Algunos aceptan los primeros capítulos de Génesis como una revelación en consideración a una historia más elevada, una verdad religiosa, pero que permite que cualquier sentido de verdad en relación a la historia y el cosmos (ciencia) quede perdido16.

Cómo uno se aproxime al estudio de Génesis ampliamente determina lo que ellos encontrarán de su estudio. Me gustaría mencionar tres métodos de interpretación que debieran ser evitados.

Los teólogos neo-ortodoxos están deseosos de garantizar que la Biblia contiene la verdad, pero no van más allá de aceptar esto como si fuese suficiente. Ellos sospechan que a través de la trasmisión en el tiempo ésta ha pasado a ser algo menos que inspirado e inerrante. Estas falsas suposiciones, que se han mezclado con la verdad bíblica deben ser expuestas claramente y eliminadas. El proceso que ellos crean es como tratar de des- mitologizar las Escrituras. El problema es que el hombre es quien determina qué es verdad y qué es ficción. El hombre ya no está bajo la autoridad de la Palabra, sino que el hombre es quien asume autoridad sobre la Palabra.

El segundo método de interpretación es llamado el de la aproximación alegórica. Este método está casi a un paso de la de- mitologización. El relato bíblico no es tan importante como el “mensaje espiritual” llevado en el pasaje. El problema es que el “mensaje espiritual” parece diferir en cada individuo, y no está sujeta a la interpretación histórico-gramatical del texto. En los grupos populares de estudio esto encaja con la frase “lo que este verso significa para mi”. La interpretación del texto debiera ser la misma para el ama de casa como para el teólogo, para el niño como pare el cristiano maduro. La aplicación puede diferir pero la interpretación, ¡nunca!

Cercanamente relacionado al alegórico método de interpretación es la aproximación tipológica. Nadie cuestiona que la Biblia contiene tipos. Algunos de estos tipos son claramente señalados como tales en el Nuevo Testamento (Romanos 5:14, Colosenses 2:17, Hebreos 8:5, etc.) Otros tipos (o figuras) pueden ser difícilmente cuestionados mientras no estén específicamente marcados como tales. Por ejemplo, José parece ser una figura o tipo de Cristo.

Frecuentemente en mi experiencia la gente ha “encontrado” tipos donde ellos no parecen existir. Mientras el significado de tal interpretación puede ser una que es conforme a la Escrituras, (o podría ser enseñado en otro pasaje), no hay manera de aprobar o desaprobar el tipo o la figura. Cuánto más “espiritual” una persona es más tipos o figuras parece encontrar. Y quién puede cuestionar a ellos, pero en esta búsqueda de tipos o figuras el mensaje directo y simple es pasado por alto o oscurecido. Ejercitemos gran cuidado aquí.

Me gustaría sugerir que nos aproximemos al libro de Génesis tal como el libro se nos presenta a nosotros. Yo creo que los primeros versículos clarifican la manera en que debemos aproximarnos a todo el libro.

“En el principio Dios creó los cielos y la tierra” Génesis 1:1

Al lado de este versículo yo he escrito en el margen de mi Biblia: “Este relato explica todo o no explica nada”.

No, no me dice que yo estoy viendo demasiado aquí, algunos libros empiezan: “Hubo una vez …”

Cuando nosotros encontramos tal introducción nosotros entendemos que estamos leyendo un cuento de hadas. Y así también la conclusión: “ Y ellos vivieron felices por siempre”.

Génesis 1:1 es totalmente diferente. La intención es declarativa y autoritativa.

El reclamo implicado en este verso es tanto como el del Señor cuando se presentó el mismo a los hombres. Nadie podía pensar dentro de si, de Jesús como un “buen hombre”, “un excelente ejemplo” o un “gran maestro”. O él era quien clamaba ser o era un embuste, no había punto intermedio, o una posición neutral. Jesús no merece simple cortesías. El demanda una corona o una cruz.

Así es con este versículo, no nos atrevemos a llamar a esto una buena literatura. Este versículo reclama autoridad y veracidad. Desde este verso uno podría empezar a leer en adelante, como una revelación de nuestro Dios, o ponerlo al lado como una simple retórica religiosa.

Recordemos que nadie ha sido testigo de la creación:

“Dónde estabas tú cuando yo formaba la tierra? Házmelo saber si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas si los sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus basas? ¿ O quién puso su piedra angular? ¿Cuando alababan todas las estrellas del alba y se regocijaban los hijos de Dios? Job 38 :4 -7.

Hay solamente dos opciones viables acerca de donde viene Génesis 1:1 (y el resto del libro) o fue el producto de la imaginación de un autor humano, o es una verdad divinamente revelada. Si es lo primero debiéramos valorarla como un trabajo de la antigüedad, como cualquiera de las otras cosmogonías. Si es lo segundo nosotros debiéramos venir sobre nuestras rodillas dobladas, anhelando oír y obedecer éstas palabras como las autoritativas palabras de Dios.

Esta visión de Génesis como una revelación divina, el relato histórico de nuestros orígenes, es el recordatorio de las Escrituras.

Al que hizo los cielos con entendimiento, porque para siempre es su misericordia. Al que extendió la tierra sobre las aguas, porque para siempre es su misericordia. Al que hizo las grandes lumbreras, porque para siempre es su misericordia. El sol para que señorease en el día, porque para siempre es su misericordia. La lula y las estrellas para que señoreasen en la noche porque para siempre es su misericordia. Salmos 136:5 -9

Que formó la luz y creó las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo hice la tierra, y creé sobre ella al hombre. Yo, mis manos extendieron los cielos, y a todo su ejército mandé. Porque así dijo Jehová que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová y no hay otro. Isaías 45:7, 12, 18;

I Timoteo 2:13 -14; también Mateo 19:4 – 6, Romanos 5:14 sig.

Nuestra aproximación al Libro de Génesis

Nosotros venimos por lo tanto a Génesis como una revelación divina. Trataremos de interpretar el libro literalmente a la luz de la cultura y costumbres de ese tiempo. Trataremos de encontrar principios eternos que son tan verdaderos hoy día como fueron muchos años atrás. Trataremos de sugerir como relacionar esas verdades antiguas a nuestra propia época. Esta serie no será una maratón de mensajes. Mi propósito es tratar Génesis capítulo por capítulo conservando y comprendiendo el argumento del libro como primera intención.

No trataré extensivamente acerca de la teoría de la evolución, en los primeros capítulos por varias razones, no pienso especular sobre la verdad de este libro. Tendría que salir del texto y especular y tratar efectivamente con la teoría de la evolución. Segundo, tengo poco interés y poca experiencia en ésta área científica.

(Rechazo atacar a científicos, desde mi propia ignorancia y no deseo ser conducido fuera, por así decirlo por teorías, que son críticas de la revelación divina. Tercero, deseo permanecer dentro del énfasis bíblico y su aplicación cuando trate sobre la creación. Por miles de años la evolución no era el tema. ¿Qué aprendió la gente de Génesis 1 y 2, estos últimos años? Cuarto, la mayoría de americanos están cansados de oír acerca de la evolución y no creo en ésta de ninguna manera. “La mitad de los adultos en los EE UU cree que Dios creó a Adán y Eva para comenzar la raza humana”17

El tema de creacionismo no es tema de pruebas, pero de fe:

Porque las cosas invisibles, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Romanos 1:20 – 21

Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. Hebreos 11:3.

Debo decir que me siento entusiasta de empezar este estudio de Génesis, me gustaría pedirte que estudiaras este libro en espíritu de oración y cuidadosamente. Y sobre todo que en este estudio podamos conocer a Dios como lo conocieron Abraham, Isaac, Jacob y José .


1 Extraído y traducido por Rafael Torres Berlanga de http://www.bible.org/node/40

2 Derek Kidner, Genesis (Chicago Inter-Varsity Press, 1967, p. 9.

3 J Sidlow Baxter, Explore de Book, (Grand Rapids: Zondervan, 1960) I, p. 22.

4 Para un mayor detallado análisis de la autoría de Génesis ver Kidner págs. 15 -26; Baxter I p. 22; H C Leupold Exposition of Genesis,(Grand Rapids: Baker Book House, 1942. I, p.5 – 9.

5 Kidner pág. 16

6 Cf . Gleason Archer, A survey of Old Testament Introduction (Chicago : Moody Press, 1964) pp. 110 -115.

7 Cf. Kidner p. 20 - 21.

8 Cf. Kidner, pp. 21 -22; Archer, pp. 117 ff.

9 “Ninguna falta de tales fuentes, orales y escritas, necesitan, sin embargo, ser supuestas para un autor del período indicado en la sección a (pp.15f) desde que Abraham había migrado de un país que era rico en tradiciones y genealogías, y José (como Moisés después de él) habían vivido muchos años habían vivido en el ambiente intelectual de la corte egipcia, por un lado. (con acceso a ej. La detallada etnografía reflejada en Génesis 10) y de la sociedad patriarcal por el otro lado, con amplias oportunidades de preservar estos cúmulos de información.” Kidner, pp. 22 – 23.

10 Así como tenemos en los Salmos y Proverbios por ejemplo.

11 “Con el studio de Génesis en sus propios términos, esto es como un cuerpo vivo y no partido, la impresión se hace inevitable que sus personajes son gente de carne y sangre, los eventos son reales, y que el libro mismo es una unidad. Si esto es correcto el mecanismo para su composición es materia de poca importancia, desde que las partes de este todo no están compitiendo por su validez como tradiciones rivales y el autor del libro no quiere llamar la atención, como hacen los escritores de Reyes y Crónicas al tratar las fuentes de su información. Ibid. p. 22

12 Citado por Sidlov Baxter, Explore the Book, I, p. 23

13 Citado en H C Leuphold, “Genesis” The Zondervan Encyclopedia of the Bible (Grand Rapids – Zondervan, 1975, 1976, II p. 679. Este excelente artículo tiene un resumen de ayuda de todo el libro, capítulo por capítulo.

14 Baxter Explore the Book, I, p.22

15 Kidner p. 127

16 Francis A. Schaeffer, Genesis en el tiempo y el espacio, (Downers Grove: Intervarsity Press, 1972, p. 9

17 “ We Poll de Pollster” Christianity Today, - December 21, 1979, p.14

Related Topics: Introductions, Arguments, Outlines