Where the world comes to study the Bible

El Gozo de Dios

Introducción

Debo confesar que nunca he considerado mucho aquella ‘cara sonriente’ que vemos en algunas pegatinas y en cartas. En particular, nunca he considerado aquella ‘cara sonriente’ como un logo o un símbolo cristiano. Lamentablemente, si se conociera la verdad, mucha gente piensa de Dios como alguien con el ceño fruncido. Dios odia el pecado y si comprendo correctamente las Escrituras, incluso Él odia a los pecadores. Él es un Dios de ira que está enojado con los pecadores. Pero esta es sólo una de las emociones de Dios; sólo un aspecto de Su personalidad. Dios es también un Dios que encuentra un gran placer en Sus criaturas y en Su creación. Nuestro Dios es tanto gozoso como la fuente de nuestro gozo. Cuán agradecidos deberíamos estar por este atributo de nuestro gran Dios.

En la medida que uno lee los numerosos trabajos que existen sobre los atributos de Dios, el tema del “gozo del Señor”, con frecuencia no se encuentra. Por alguna razón, “el gozo del Señor” parece ser un aspecto de la naturaleza y personalidad de Dios tratado con negligencia. Años atrás, uno de mis profesores del seminario, nos hizo prestar atención sobre este asunto, al referirse a 1ª Timoteo 1:

“…conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para os transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado” (1ª Timoteo 1:9-11; énfasis del autor).

La palabra bendito usada aquí por Pablo, es el mismo término que empleó nuestro Señor en el Sermón del Monte, que es “bendito” en le Versión King James, la Nueva Versión King James, la NIV y la NASB. La versión J.B. Phillips y otras pocas, describen a este término como “feliz”.

Desafortunadamente, la palabra ‘feliz’ ha sido redefinida y tan trivializada en nuestra cultura que no debe sorprendernos que dudemos emplearla con referencia a los cristianos o con nuestro Dios. Aún así, creo que debemos redefinirla e intentar darle el verdadero sentido al término. Sin embargo, ahora estaremos más a salvo usar el término ‘gozo’, término usado con mayor frecuencia con relación a Dios y a los cristianos. En Nehemías, encontramos esta declaración familiar:

“…porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza” (Nehemías 8:10).

Con referencia al gozo señalado en esta cita, siempre pensé que tenía relación al gozo que Dios da, y así es. Ahora pienso que esto no nos dice mucho. También es el gozo que tiene y experimenta Dios. Dios nos da gozo porque Él es alegre. Él es la fuente del gozo, de la misma manera que Él es la fuente del amor, de la verdad, de la misericordia, etc. El gozo es tanto una descripción de Dios como una descripción de lo que Él entrega.

Comenzaremos investigando las Escrituras en búsqueda de evidencias del deleite y del placer de Dios (Su gozo). A continuación consideraremos el gozo de nuestro Señor Jesucristo, retratado en las profecías del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento. Finalmente, intentaremos mostrar cómo “el gozo de Jehová” puede impactar la vida de los hombres, especialmente con aquellos que son verdaderos creyentes en Jesucristo. Que esta lección sea una reflexión del gozo de dios y una fuente de verdadero gozo para cada uno de nosotros.

El Gozo de Dios el Padre

Algunos podrán decir que estoy exagerando; pero pareciera ser que Dios tuvo placer —gozo— en Su creación. Reiteradamente, en Génesis encontramos la expresión “Y vio Dios que era bueno” (ver versículos 4, 10, 12, 17, 21, 25, 31). Creo que Moisés nos cuenta del gozo de Dios, indicándonos una y otra vez que Dios vio que Su creación era buena. Cuando alguien nos sirve un trozo de pastel casero y exclamamos: ‘¡Está muy bueno!’, estamos expresando no sólo nuestra aprobación, sino nuestro placer. A menudo, cuando yo ‘creo’ algo en mi garaje, me veo a mí mismo yendo varias veces a contemplarlo en los días siguientes a mi creación, obteniendo placer en lo que he hecho. Al parecer, el Padre sintió placer por lo que Sus manos habían hecho. Cuando el hombre peca, el gozo de Dios se torna en pena:

“Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho” (Génesis 6:5-7).

La creación de Dios entra en el gozo de su Creador:

“Por tanto, los habitantes de los fines de la tierra temen de tus maravillas. Tú haces alegrar las salidas de la mañana y de la tarde” Salmo 65:8).

“Se visten de manadas los llanos, y los valles se cubren de grano; dan voces de júbilo, y aún cantan” (Salmo 65:13).

“Regocíjese el capo, y todo lo que en él está; entonces todos los árboles del bosque rebosarán de contento” (Salmo 96:12).

“Los ríos batan las manos, los montes todos hagan regocijo” (Salmo 98:8).

Dios el Padre siente placer al elegir o seleccionar. Dios se deleitó en la nación de Israel, seleccionando a este pueblo como el objeto de Sus bendiciones, tal como se deleitaría con Israel como objeto de Su ira (Deuteronomio 28:63), no por causa a que Él se deleite con la muerte de los hombres, incluso los más perversos (Ezequiel 18:23;, 32; 33:11), sino debido a que Dios disciplina a Sus ‘hijos’ para conducirlos a la santidad (ver Proverbios 3;12; Hebreos 12:3-10).

Asimismo Dios tuvo placer al hacer a David, rey de Israel y después al rescatarlo del peligro:

“Y me sacó a lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí” (2 Samuel 22:20).

“Jehová tu Dios sea bendito, que se agradó de ti para ponerte en el trono de Israel; porque Jehová ha amado siempre a Israel, te ha puesto por rey, para que hagas derecho y justicia” (1 Rey 10:9).

El Gozo de Jesús, el Mesías Prometido

De acuerdo al profeta Isaías, el Mesías prometido es Aquel en quien el Padre se contenta (42:1). Él es descrito como Aquel que “le hará entender diligente en el temor de Jehová” (11:3). Y él es Aquel que será caracterizado por el gozo, un gozo que sobrepasará a todo el gozo de Sus hermanos:

“Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; centro de justicia es el cetro de tu reino. Has amado la justicia y aborrecido la maldad; por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros” (Salmo 45:6-7).

El escritor a los Hebreos habla del Señor Jesús como alguien que fue motivado para desarrollar Su obra en la cruz del Calvario, por el gozo en el que Él entraría por Su expiación sacrificial:

“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar” (Hebreos 12:1-3).

Jesús les dijo a Sus discípulos que tendrían un gran gozo. El gozo que experimentarían era primero y principalmente Su gozo, uno en el cual ellos también entrarían.

“Estas cosas s he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido” (Juan 15:11).

“Pero ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo, para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos” (Juan 17:13).

En Mateo 25, Jesús contó una parábola que tiene mucho que enseñarnos acerca del gozo:

“Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor. Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. Porque al que tiene le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aún lo que tiene le será quitado. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mateo 25:14-30; énfasis del autor).

Esta parábola tiene mucho que enseñarnos acerca del servicio cristiano. Debemos concluir que de estos tres siervos, sólo los dos primeros eran creyentes verdaderos. El tercer siervo fue echado a las tinieblas de afuera, un lugar donde habrá llanto y crujir de dientes (versículo 30). Los dos primeros siervos eran buenos y fieles y el tercero infiel y malvado. Para mí es interesante e instructivo considerar esta historia desde la perspectiva del gozo.

Los primeros dos siervos eran fieles y su recompensa fue “entrar en el gozo” de su maestro. ¿No indican estas palabras que su maestro era alegre y que estos siervos entrarían en el gozo junto con él? El maestro era alegre (o estaría alegre) y sus siervos fieles también lo serían. El “señor” en esta historia representa con mucha certeza a nuestro Señor y los “siervos” fieles, a Sus seguidores. Las bendiciones del señor y de sus siervos, se resumen en la palabra “gozo”.

El tercer siervo, me fascina. En el pasado, siempre me fijé en lo que este siervo malvado y perezoso no hizo. En esta oportunidad, estoy especialmente interesado en la razón por la que este siervo no hizo lo que debió haber hecho. Este siervo, ¿fue flojo porque no trabajó para ganar algo para su maestro? Pensó de su maestro como alguien que esperaba algún beneficio sin haber hecho ninguna provisión.

“Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste” (Mateo 25:24).

La evaluación del siervo por parte de su maestro, fue mala. Es verdad que Jesús juzga a este hombre en base a la visión que de él tiene su maestro; pero de todos modos es una percepción mala. Dios no es un maestro cruel que espera que saquemos beneficios donde Él no ha provisto nada. Él se relaciona con nosotros por gracia. Él nos da los medios para que hagamos aquello que Él espera y requiere de nosotros. Podemos cumplir con nuestras responsabilidades hacia Él, sólo por Su gracia. Por eso es que sólo nos podemos gloriar en Él y no en lo que hemos hecho. Este siervo era malo porque no vio en su maestro la gracia ni (me atrevo a decir) su gozo. La recompensa de los siervos fieles, fue entrar al gozo de su señor. El maestro tenía gozo. Los siervos fieles entrarían en ese gozo. Y los hombres malvados no tienen en absoluto ni un poco del gozo de Dios. ¿Cuántos de nosotros tienen esta misma visión distorsionada de Dios, demandando un maestro esclavizado y no un maestro gozoso en cuyo gozo también podemos entrar? Y el servicio que Él requiere de nosotros incluso ahora, es llegar a ser gozosos y no malhumorados.

Lucas 15 es otro ejemplo de la disposición alegre de nuestro Dios. El gozo de Dios (frente al arrepentimiento y a la salvación de los pecadores), contrasta con el malhumor de los escribas y de los fariseos y de sus murmuraciones por la asociación de nuestro Señor con los recolectores de impuestos (15:1-2). En respuesta, Jesús cuenta dos parábolas, las que señalan el gozo de Dios frente al encuentro de quien estaba perdido:

“Entonces él les refirió esta parábola, diciendo: ¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido. Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento. ¿O qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una dracma, no enciende la lámpara, y barre la casa, y busca con diligencia hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, diciendo: Gozaos conmigo, porque he encontrado la dracma que había perdido. Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente” (Lucas 15:3-10; énfasis del autor).

En ambas historias, algo estaba perdido, fue buscado y encontrado. Cuando se recuperó el objeto perdido, el que buscaba se alegró e invitó a otros a unirse a la celebración por lo recuperado. Los ítemes perdidos —una oveja y una moneda— fueron encontrados porque su dueño los buscó.

Jesús señala claramente que estas dos historias son comprendidas por la ilustración que nos dan de Su búsqueda por los pecadores y de su gozo en su salvación. Se esperaba que otros también se gozaran con nuestro Señor por el hecho que pecadores perdidos estaban llegando a la fe en Él y ‘encontrados’ en Él. Los escribas y fariseos no podían entrar en este gozo, porque todavía estaban perdidos y no deseaban ser encontrados. Estaban enojados por la manifestación de gracia que Jesús hacía por estos pecadores, sin tener merecimiento alguno. Ellos no querían este tipo de gente en ‘su’ reino.

Las palabras que el Señor habló aquí, me son muy familiares; pero de alguna manera no las he tomado con la necesaria seriedad. Siempre pensé que Jesús decía que eran los ángeles los que se regocijaban con la salvación de los perdidos. Sin duda que los ángeles se regocijan; pero este no es el énfasis que el texto sugiere. En la primera historia, Jesús dice que hubo “gozo en el cielo” por uno que se arrepentía (versículo 7). En la segunda historia, Jesús declaró que había “gozo en presencia de los ángeles”. No sólo los ángeles se regocijan; ellos se regocijan junto con Dios. Dios se está gozando en el cielo y en la presencia de los ángeles. La sugerencia de las palabras de nuestro Señor, es que debido al gozo de Dios por la salvación de un pecador perdido, los ángeles también se gozan. En palabras de Jesús, en Mateo 25: “entra al gozo de tu Señor”. Por lo tanto, el hecho de que los escribas y fariseos no se gozaran, es un problema serio. No están en armonía con el cielo y más aún, con Dios. ¿Porqué? Porque no creen que son pecadores y no desean la gracia de Dios. No se consideran como ciudadanos que han entrado al reino de Dios, en la misma forma que los que cobran impuestos. De hecho, no están salvos en absoluto. Al igual que el siervo malo de Mateo 25, son incrédulos que apenas piensan en el Maestro y que no comparten Su reino ni Su gozo.

La última mitad de Lucas 15, es la historia del hijo pródigo, que sigue enfatizando el dramático contraste entre Dios y las huestes celestiales con los escribas y fariseos incrédulos. El hijo pródigo se arrepiente y regresa donde su padre. El padre se alegra y hace un llamado para que se celebre el acontecimiento. ¿Se alegra el hermano mayor por su hermano perdido que ha regresado? ¡Lo más seguro que no! Está enojado con su hermano y también con su padre. No puede comprender porqué no se le ha permitido celebrar. Rebalsa de auto-justicia más que gratitud y gozo, que debiera caracterizar la responsabilidad del pecador frente a la gracia de Dios, tanto en su vida como en la vida de los demás. El padre del hijo pródigo, nuevamente retrata el gozo del Padre Celestial frente al arrepentimiento y a la conversión de los pecadores perdidos.

El Espíritu Santo y el Gozo

Para que no pensemos que el gozo o ‘felicidad’ sólo es un atributo del Padre y del Hijo, permítanme llamar vuestra atención a estos versículos que enlaza el gozo del creyente con el Espíritu Santo:

“Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo” (Hechos 13:52

“…porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 14:17).

“Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo” (Romanos 15:13).

“Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo” (1ª Tesalonicenses 1-6).

El Espíritu Santo es el medio por el cual el gozo de nuestro Señor, el gozo de nuestro Maestro, es entregado al creyente. La presencia y el ministerio del Espíritu Santo, produce gozo en la vida del cristiano. De estos versículos, podemos inferir que aquellos que no son cristianos, en quienes no mora el Espíritu Santo, no experimentan el gozo de Dios. Esto es ciertamente así, en el caso de los escribas y fariseos descritos en Lucas 15 y en cualquier otra parte de los evangelios.

Conclusión

Dios es un Dios de gozo, un ‘Dios feliz’, si pudiéramos decirlo así. Él se goza en Su creación y en forma especial se goza en la salvación de los pecadores perdidos. Si somos hijos de Dios, entonces estamos sintonizados con Su personalidad y con Su corazón y es así que nos caracterizamos también con el gozo. Este gozo viene de Dios y es entregado a través del Espíritu Santo, a cada cristiano. “El gozo del Señor” debería caracterizar nuestro servicio y nuestra adoración. Es un gozo que será mucho mayor en el cielo, un gozo en el cual entraremos allá en el cielo. Para los cristianos, el gozo no es una opción, pues se nos ha ordenado a experimentar y a expresar gozo, como cristianos.

“Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de nosotros” (Mateo 5:12).

“Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos” (Lucas 10:20).

“Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega” (Juan 4:36).

“De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo” (Juan 16:20).

“También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo” (Juan 16:22).

“Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran” (Romanos 12:15).

“Y otra vez dice: Alegraos, gentiles, con su pueblo” (Romanos 15:10).

“De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan” (1ª Corintios 12:26).

“…no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad” (1ª Corintios 13:6).

“Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros” (2ª Corintios 13:11).

“Porque está escrito: Regocíjate, oh estéril, tú que no das a luz; prorrumpe en júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto; porque más son los hijos de la desolada, que de la que tiene marido” (Gálatas 4:27).

“¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún” (Filipenses 1:18).

“Y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y regocijo con todos vosotros. Y asimismo gozaos y regocijaos también vosotros conmigo” (Filipenses 2:17).

“Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor. A mí no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es seguro” (Filipenses 3:1).

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocíjate!” (Filipenses 4:4).

“Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia” (Colosenses 1:24)

“Por lo cual, ¿qué acción de gracias podremos dar a Dios por vosotros, por todo el gozo con que nos gozamos a causa de vosotros delante de nuestro Dios” (1ª Tesalonicenses 3:9).

“Estad siempre gozosos” (1ª Tesalonicenses 5:16).

“En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas” (1ª Pedro 1:6).

“…a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso” (1ª Pedro 1:8).

“…sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría” (1ª Pedro 4:13).

“Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado” (Apocalipsis 19:7).

Podrán pensar que la falta de gozo es uno de los males menores; pero no es así. Dios habló del pecado de Israel como uno evidente por la falta de gozo:

“Y vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te perseguirán, y te alcanzarán hasta que perezcas; por cuanto no habrás atendido a la voz de Jehová tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos, que él te mandó; y serán en ti por señal y por maravilla, y en tu descendencia para siempre. Por cuanto serviste a Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas, servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare Jehová contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas; y él pondrá yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte” (Deuteronomio 28:45-48).

La falta de un corazón alegre fue la fuente del pecado de Israel y del juicio divino. La carencia de gozo conduce al pecado. Y a la inversa, el pecado conduce a la falta de gozo:

“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu santo Espíritu. Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente. Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se convertirán a ti” (Salmo 51:10-13).

Además, vemos que el gozo es la motivación para el testimonio y el servicio de los cristianos. Con demasiada frecuencia intentamos motivar a los cristianos para que den testimonio, haciéndoles sentirse culpables. Este texto señala que “el gozo de tu salvación” actúa como el motivador de nuestro servicio y no la culpa ni el temor. “El gozo de nuestro Jehová es nuestra fuerza” (Nehemías 8:10). El Espíritu de Dios y la Palabra de Dios, son dos medios esenciales mediante los cuales el gozo del Señor llega a los hombres (ver Salmo 119:111; Jeremías 15:16; versículos sobre el Espíritu Santo y el gozo, que citamos anteriormente).

No prestamos un buen servicio a Dios y a los demás cuando retratamos a Dios de una forma tal que calza con una percepción falsa del siervo malo de Mateo 25. Este siervo temía a su maestro; pero más que estar pronto a servir a su maestro, su temor le originaba una respuesta opuesta. Dios siente placer y siente gran gozo en Su creación, incluyendo la nueva condición de los creyentes en Jesucristo. También se deleita en el crecimiento y santidad de Su pueblo.

El gozo es una fuente tremenda de orientación y guía con relación a la ‘voluntad de Dios’. Muchos piensan y hablan de la ‘voluntad de Dios’ como un gran misterio, difícil de discernir e incluso difícil de defender. Pero la Biblia no se refiere así de la voluntad de Dios. En Romanos 7, Pablo no dijo que la voluntad de Dios era difícil de conocer; dijo que era imposible de hacer. Él sabía lo que era correcto; sencillamente no lo hacía. Él sabía lo que estaba mal; aún así persistía en hacerlo. No es el conocimiento de la voluntad de Dios lo difícil, sino hacerla.

Si desean conocer la voluntad de Dios, acérquese a las decisiones que debe tomar en la vida, por este estándar: ¿Qué agrada a Dios, qué le proporciona gozo y qué le produce tristeza?

“Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables” (2ª Corintios 5:9).

“Comprobando lo que es agradable al Señor” (Efesios 5:10).

“Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén (Hebreos 13:20-21).

La Biblia no deja dudas acerca de lo que a Dios le complace y lo que no. Dios se deleita en Su pueblo (Salmo 149:4). Encuentra gozo en la rectitud (1 Crónicas 29:17) y lealtad (Oseas 6:6) y amor que no muere (Miqueas 7:18). Él se complace con la naturaleza amorosa y con la justicia (Jeremías 9:24). Se goza en los “hijos” a quienes disciplina (Proverbios 3:12; ver Hebreos 12:3-13). Él ama el peso justo (Proverbios 11:1) y a los perfectos de camino (Proverbios 11:20). Siente placer con aquellos que hacen la verdad (Proverbios 12:22). Dios no se goza en los rituales religiosos, divorciados del vivir en santidad (Salmo 51:16-17; ver también los versículos 18 y 19). Por aquellas cosas que nos impresionan, Dios no siente placer, tales como la fuerza de un caballo o las piernas de un hombre (Salmo 147:10-11). No encuentra gozo en los necios (Eclesiastés 5:4) o en la muerte de los malvados (Ezequiel 18:23), 32; 33:11).

Observen cuidadosamente que la forma del mundo de la palabra ‘gozo’, no es el mismo gozo que poseen los cristianos. Ambos ‘gozos’ son muy diferentes. De hecho, el cristiano puede distinguirse del no creyente por aquellas cosas que son la fuente de nuestro gozo. Los hombres malos se deleitan en sus abominaciones (Isaías 66:3) y eligen aquello en lo que Dios no se goza (Isaías 65:12; 66:4). No se deleitan en la Palabra de Dios (Jeremías 6:10). Se gozan con un ladrón y con los adúlteros (Salmo 50:18) y en la maldad (2ª Tesalonicenses 2:12).

El hijo de Dios tiene una fuente de placer o gozo, muy diferente. Su gozo está en el Señor (Salmo 37:4; 43:4), de Su Palabra (Salmo 1:2; 112:1; 119:16, 24, 70, 77, 92, 143, 174). Tiene gozo haciendo la voluntad de Dios (Salmo 40:8) y en la oración (Salmo 147:1). Elige aquello que complace a Dios (Isaías 56:4). Se regocija en la justicia (Proverbios 21:15). Su deleite no es personal, egoísta; no está en los placeres sensuales; sino que encuentra placer en Dios:

“Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado” (Isaías 58:13-14).

Al parecer, muchos no cristianos piensan que llegar a Cristo equivale a poner un final a los placeres y el comienzo de una vida opaca y sin alegrías. El término ‘puritano’ está lejos de ser hoy día, un cumplido, porque se piensa que los puritanos son gente del pasado que supo lo que era el placer. Esta caracterización de los puritanos, simplemente no es verdadera.92 Nada podría estar más lejos de la verdad. No existe gozo como el conocer a Dios y servirle; ningún gozo como saber que nuestros pecados están perdonados y que estamos bien con Dios por medio de la sangre derramada de Jesucristo. No existe gozo que soporte el dolor, el sufrimiento y la persecución, como el gozo del cristiano, cuya esperanza y gozo están en el Señor y no en nuestras circunstancias.

El autor John Piper, recientemente ha tocado el tema del placer de una forma muy refrescante, que recomiendo a los lectores. A su primer libro, titulado Desiring God: The Meditations of a Christian Hedoonist, le siguió el libro titulado The Pleasures of God, enfocado en los atributos de Dios. Recientemente, ha escrito otro libro, llamado Let the Nations be Glad: The Supremacy of God in Missions. A veces, Piper tiende a hacer un contraste entre el placer y el gozo, cuando en realidad deben considerarse juntas. Nuestro deber debería ser nuestro deleite.

Piper señala algo muy importante acerca del gozo o del placer. Insiste en que no está mal que un cristiano sienta placer o que lo busque; sólo está mal cuando se busca el placer en el lugar equivocado. Busquemos el gozo en Dios, sirviéndole y adorándole. El gozo del Señor es nuestra fuerza.


92 Para comprender a los puritanos, les recomiendo el excelente libro de J.I. Packer A Quest For Godliness, estudio de los puritanos que corrige muchos conceptos errados contemporáneos (Wheaton: Crossway Books, 1990). También recomiendo Worldly Saints, subtitulado “Los Puritanos tal cual fueron”, de Leland Ryken (Grand Rapids: Academie Books, 1986).

Related Topics: Theology Proper (God)