Where the world comes to study the Bible

Gracia Sorprendente: ¡El Amor de Dios nos Libera!

Related Media

Es un paso muy simple—lógicamente, eso consiste en —salirnos de nuestra pecaminosidad hacia el Amor de Dios expresado en Su gracia. Porque si El nos ama a todos nosotros —como en efecto lo hace— ese debe ser un amor originado en su Bondad. El pudo habernos exigido que cumpliéramos con ciertas peticiones antes de que el vertiera sobre nosotros todas las cosas buenas que su bondadoso corazón pudiera haber soñado. Pero, si este fuera el caso, nosotros nunca hubiéramos disfrutado de Su amor.  Porque “no hay ni un solo justo, ni siquiera uno solo” (Romanos 3:10). Pero el amor de Dios es manifestado resplandecientemente en Su gracia hacia  los pecadores inmerecedores. Eso es exactamente lo que hace la gracia: El amor de Dios fluye  libremente a los que no son dignos de ser amados.

En su libro Búsqueda (Persuing), el autor y evangelista Luis Palau escribe:

Gracias a Dios su gracia no es “equitativa”.  Hace un par de años atrás, uno de mis sobrinos (le llamaré  Kenneth) estaba cerca de morir. El había contraído SIDA. Durante una reunión familiar en las colinas del norte de  California, Kenneth y yo salimos en una breve caminata. El era como un caracol vacío, luchando por respirar.

“Kenneth, tú sabes que vas a morir en cualquier momento,” le dije. “¿Sabes tú si tienes vida eterna? Tus padres están agonizando. Yo tengo que saberlo.”

“Luis, yo sé que Dios me ha perdonado y que voy a ir al cielo.”

Por muchos años, desde inicios de su adolescencia, Kenneth había practicado la homosexualidad. Y no solo eso, en su rebeldía en contra de Dios y sus padres, el exhibía su estilo de vida.

“Kenneth, como puedes decir eso.” Le respondí.  “Tú te rebelaste en contra de Dios, te has burlado de la Biblia, has lastimado a tu familia terriblemente.  ¿Y ahora dices que tienes vida eterna, así como así?      “Luis, cuando el doctor dijo que yo tenia SIDA, me dí cuenta de lo insensato que yo había sido.”

“Eso lo sabemos,” le dije directa y deliberadamente, porque Kenneth sabía perfectamente bien que la Biblia enseña que el comportamiento homosexual es pecado. “¿Pero tú, te arrepentiste realmente?”

“Me arrepentí y sé que Dios tuvo misericordia de mí. Pero mi padre no me hubiera creído.”

“Te rebelaste en su presencia, toda tu vida,” Le dije. “Tú destrozaste su corazón.”

Kenneth me miró directamente a los ojos “Yo sé que el Señor me ha perdonado.”

“¿Le abriste tu corazón a Jesús?”

“Sí. ¡Luis, Sí!”

Nos abrazábamos el uno al otro; orando y hablando algo más, me convencí de que Jesús había perdonado y borrado todas las rebeldías y pecados de Kenneth. Pocos meses después, a la edad de veinte y cinco, partió para estar con el Señor. Palau dice,  Mi sobrino, así como el ladrón arrepentido de la cruz, no se merecía la gracia de Dios. Y yo tampoco. Ninguno de nosotros lo es. Por eso es que la gracia es un  favor inmerecido”1

La Gracia es el tema del Nuevo Testamento y la clave para comprender su mensaje. Por eso los escritores del Nuevo Testamento hablan de salvación y siempre la conectan a la gracia de Dios. Nuestra salvación del pecado y de su ira fue una idea bondadosa de Dios antes del comienzo de los tiempos (2 Timoteo 1:9) y tomó lugar en la historia, de acuerdo a su bondadoso plan y llamado (Romanos 8:30). Nosotros somos salvados por la gracia de Dios, no por nuestras obras, (Efesios 2:8-9), la gracia de Dios nos enseña a vivir nuestra salvación frente a Dios de manera honorable (Tito 2:11-12). La alabanza gloriosa a la gracia de Dios es la meta final de la salvación, (Efesios 1:6). En resumen, Su gracia permanece desde el principio hasta el fin.2

Solo para que nosotros pudiéramos comprender la extensión de la gracia de Dios, El dio muchos ejemplos en la Biblia, en particular, el ejemplo del apóstol Pablo. ¿Verdad que es sorprendente que Dios tomara a uno de los más grandes legalistas de todos los tiempos y le hiciera el más grande exponente de su gracia? Pablo dijo que Dios le había escogido, para que la gente aprendiera de él —un asesino y perseguidor de la iglesia— la extensión completa y el verdadero significado de la gracia de Dios:

1 Timoteo 1:15 Este decir es verdadero y merece plena aceptación: “Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores,” y yo soy el peor de ellos. 1:16 Pero aquí está el por qué he sido  tratado con misericordia: para que en mí como el peor, Cristo Jesús pudiera demostrar su máxima paciencia, como un ejemplo para aquellos que creerían en él por la vida eterna.  

Mientras estamos en guerra con Dios—enemigos, como dice Pablo en Romanos 5:10—El estaba creando una manera para extender su gracia hacia nosotros. Qué amor increíble.

Durante la segunda guerra mundial un hombre murió y sus dos amigos desesperadamente querían darle una sepultura decente.  Ellos encontraron un cementerio en una aldea cercana.  El cementerio era Católico Romano y el hombre muerto había sido un protestante.  Cuando los dos amigos encontraron al sacerdote encargado de los campos del cementerio, le pidieron permiso para sepultar a su amigo, pero el sacerdote se opuso porque el hombre no había sido católico. Cuando el sacerdote vio su tristeza, les explicó que ellos podrían enterrar a su amigo, justo fuera de la cerca.  Así se hizo.

Más tarde, ellos retornaron para visitar la tumba, pero no la pudieron encontrar.  Su búsqueda les llevó a regreso al sacerdote y por supuesto, le preguntaron qué había pasado con la tumba.  El sacerdote les dijo que durante la noche el no pudo dormir.  Así que se levantó y movió la cerca para incluir al soldado muerto.

Así pasa con Dios.  El no era capaz de dormir hasta que creara un forma para que los indignos de ser amados sean incluidos dentro de su amor bondadoso. A decir verdad, El no solamente movió la cerca, sino que El verdaderamente destruyó la barrera hacia su santa presencia.  Pero él lo hizo a través de la gracia de nuestro Señor Jesucristo y su cruz. Es através de Cristo crucificado y en él solamente que nos podemos acercar libremente al Padre (Juan 14:6). La pregunta que queda es, “¿Usted se ha acercado?” “¿Se ha apartado de sus pecados y se ha acogido a Cristo con todo su corazón?” No hay mejor momento que el presente!  El promete verter su gracia sorprendente sobre todos aquellos que vienen a El en arrepentimiento para establecer su amor natural sobre todos aquellos que buscan al Señor como su Ayudador y Salvador. Dios se apasiona en verter su gracia en usted, para hacerle experimentar su amor abundante directamente.  Usted ya había escuchado sobre eso, ¡ahora recíbalo!

“Oigan, todos los que están sedientos, ¡vengan al agua! Ustedes que no tienen dinero, ¡vengan!  Compren y coman! Vengan! Compren vino y leche sin dinero y sin ningún costo.  ¿Por qué pagar dinero por algo que no los alimentará? ¿Por qué perder su dinero ganado con esfuerzo en algo que no les satisfará? ¡Escúchenme cuidadosamente y coman lo que es provechoso! ¡Disfruten la comida fina!—Isaias55:1-2


1 Luis Palau, “God’s Ocean of Grace,” Pursuit, vol. 4, no. 11.

2 J. I. Packer, Key Bible Themes: Studies of Key Bible Themes (Grand Rapids: Baker, 1981), 94-95.

Related Topics: Devotionals