Where the world comes to study the Bible

Mitos pop Psicología

Article contributed by Probe Ministries
Visit Probe's website

Vaya a cualquier librería y verá las estanterías de libros de autoayuda, muchos de los que promueven una forma de “psicología pop”. Aunque estos son superventas, que están llenos de medias verdades y mitos. En este ensayo vamos a examinar algunos de estos mitos como la psicología pop expuestos por el Dr. Chris Thurman en su libro de autoayuda o de autodestrucción. Si desea más información o documentación para las cuestiones que vamos a cubrir en estas páginas, le recomiendo que obtenga una copia de su libro.

Mito 1: Los seres humanos son básicamente buenas.

El primer mito me gustaría ver es la creencia de que las personas son básicamente buenas. Melody Beattie, autor del best-seller Codependent No más, dice que “que padecen aflicción vaga pero penetrante, la baja autoestima”. Ella sugiere que dejemos de torturar a nosotros mismos y tratar de plantear nuestra visión de nosotros mismos. ¿Cómo lo hacemos? Ella dice: “Ahora, podemos darnos un gran abrazo emocional y mental. Estamos bien. Es maravilloso ser quienes somos. Nuestros pensamientos están bien. Nuestros sentimientos son apropiados. Estamos justo donde se supone que estamos a ser hoy en día, este momento. No hay nada malo con nosotros. No hay nada fundamentalmente malo en nosotros”.

En otras palabras, Beattie está diciendo que es buena por naturaleza. No hay nada malo con nosotros. Al menos no hay nada fundamentalmente malo en nosotros. No hay ninguna falla que debe corregirse.

Peter McWilliams, en su best-seller Vida 101, en realidad se ocupa de esta cuestión en la cabeza. Esto es lo que dice en la breve sección titulada, “¿Son los seres humanos fundamentalmente buenos o fundamentalmente malos?”.

Mi respuesta: buena. ¿Mi prueba? Podría citar a filósofos, psicólogos, poetas y, a continuación, pero los que creen los seres humanos son fundamentalmente mal puede citar al igual que muchos filósofos, psicólogos y poetas. Mi prueba, como lo es, es simple. Vuelve a la fuente de la vida humana: un bebé. Cuando usted mira a los ojos de un niño, ¿qué ves? He estudiado unos pocos, y yo todavía no han visto el mal fundamental de radiación de los ojos de un bebé. Parece que hay pureza, alegría, brillo, esplendor, brillo, maravilla, felicidad—usted sabe: buena.

Antes de ver lo que la Biblia dice acerca de la condición humana, permítanme hacer un comentario acerca de la prueba Peter McWilliams. Mientras que un bebé puede parecer inocente a nuestros ojos, cualquier padre admitiría que un bebé es un ejemplo de lo último en el egoísmo. Un bebé viene al mundo totalmente centrado en sus propias necesidades y ajenos a cualquier otros.

Cuando miramos a la Biblia, tenemos una imagen radicalmente distinta de la adoptada por los psicólogos pop. Adán y Eva cometieron el primer pecado, y la raza humana ha nacido moralmente corrupta desde entonces. Según la Biblia, incluso un aparentemente inocente niño nace con una naturaleza pecaminosa. David dice en Salmo 51:5 “Yo sé que soy malo de nacimiento; pecador me concibió mi madre”. El bebé recién nacido ya tiene una naturaleza pecaminosa y comienza a demostrar que la naturaleza pecaminosa temprano en la vida. Romanos 3:23 nos dice que “Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios”. No somos buenos como los psicólogos pop enseñar, y no somos dioses, como la nueva era enseñar a los teólogos. Somos pecadores y separados de Dios.

Mito 2: Necesitamos más autoestima y auto-estima.

El siguiente mito a examinar es el que alega lo que realmente necesitamos es más auto-estima y auto-estima. En el libro titulado Autoestima, Mateo McKay y Patrick Fanning estado, “La autoestima es esencial para la supervivencia psicológica”. Ellos creen que tenemos que dejar de juzgar a nosotros mismos y aprender a aceptar como a nosotros mismos que somos.

Presentan una serie de afirmaciones que tenemos que decir nosotros mismos, a fin de mejorar nuestra autoestima. En primer lugar, “me vale la pena porque yo respirar y sentir y es consciente”. ¿Bueno, si no que también se aplican a los animales? Y ¿pierdo mi autoestima si dejo de respirar? En cierto sentido, esta afirmación es un despegue en la declaración de René Descartes, “Pienso, luego soy”. Ellos parecen estar diciendo “Yo soy, por lo tanto me vale la pena”.

En segundo lugar, dicen, “Yo soy, básicamente, todos los derechos como yo”. ¿Pero, es eso cierto? ¿Es cierto para Charles Manson? ¿No algunos de nosotros, de hecho todos nosotros, necesitamos cambiar? Una tercera afirmación es “Está bien para satisfacer mis necesidades como yo lo veo conveniente”. ¿En serio? ¿Qué ocurre si mis necesidades de una manera que te perjudica? ¿Yo no podía justificar todo tipo de mal, a fin de satisfacer mis necesidades?

Bueno, se puede ver el problema con el debate de la psicología pop de la autoestima. Rara vez se define, y cuando se define, puede fácilmente llevar a mal y todo tipo de pecado.

Probablemente debería no es de extrañar que la Biblia no enseña nada acerca de la autoestima. De hecho, ni siquiera definir la palabra. ¿Qué acerca de la expresión propia valía? Es sinónimo de autoestima. No, no hay una distinción importante entre los términos autoestima y propia valía.

William James, a menudo considerado el padre de la psicología de América, que se define la autoestima como “La suma de sus éxitos y pretensiones”. En otras palabras, su autoestima es un reflejo de cómo se efectúa en comparación con cómo usted piensa que debe realizar. Por lo tanto, su autoestima podría fluctuar de un día para otro.

La propia valía, sin embargo, es diferente. Nuestro valor como seres humanos tiene que ver con el hecho de que hemos sido creados a imagen de Dios. Nuestro valor nunca fluctúa, porque se basa en el hecho de que el Creador nos hizo. Estamos espiritual y físico de seres que tienen conciencia, las emociones y una voluntad. Salmo 8 dice: “Pues lo hiciste poco menos que un dios,  y lo coronaste de gloria y de honra: lo entronizaste sobre la obra de tus manos, todo lo sometiste a su dominio”.

Así pues, la buena noticia es que tenemos la imagen de Dios, pero la mala noticia es que todas estas características se han manchado por el pecado. Nuestro valor no debe ser atado en lo que hacemos, sino en Dios que nos hizo ser y lo que Él ha hecho por nosotros.

Mito 3: Usted no puede amar a otros hasta que el amor a ti mismo.

Ahora me gustaría ver en el mito de que no se puede amar a otros hasta que el amor a ti mismo. Recuerda la canción de Whitney Houston “¿El mejor amor de todos?” Dice, “Aprender a amar a ti mismo es el mayor amor de todos”.

Peter McWilliams, autor de Vida 101, promueve esta idea en su libro Amor 101 que lleva el subtítulo “El amor a uno mismo es el comienzo de un romance largo de toda la vida”. Él pregunta: “¿Quién es más calificado para que el amor que tú? ¿Quién más sabe lo que quiere, precisamente cuando lo desee, y siempre está la oferta en torno a él?”. Él cree que la respuesta a esas preguntas es usted.

Continúa diciendo, “Si, por otra parte, se han ido llegando a la conclusión de que aparentemente prohibido antes de que podamos amar de verdad otro, o bien permitir que otro amor a nosotros, primero debemos aprender a amar a nosotros mismos—entonces este libro es para usted”. Observe que no sólo está diciendo que no se puede amar a otros hasta que el amor a ti, pero que no se puede amar hasta que aprenda a amar a ti mismo.

Melody Beattie, autora de No Más Co-Dependen, considera la misma cosa. Uno de los capítulos de su libro se titula “Tiene una historia de amor con usted”. Jackie Schwartz, en su libro de soltar el estrés, incluso sugiere que escriba una carta de amor y “decirle a usted todos los atributos que valoramos sobre ti, sobre las cosas que realmente, por favor, la comodidad y excitar usted”.

¿Se enseña la Biblia el amor propio? No, no. En todo caso, la Biblia nos advierte contra una historia de amor con uno mismo. Considere la advertencia Pablo a Timoteo: “Ahora bien, ten en cuenta que en los últimos días vendrán tiempos difíciles. La gente estará llena de egoísmo y avaricia; serán jactanciosos, arrogantes, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, insensibles, implacables, calumniadores, libertinos, despiadados, enemigos de todo lo bueno, traicioneros, impetuosos, vanidosos y más amigos del placer que de Dios. Aparentarán ser piadosos, pero su conducta desmentirá el poder de la piedad. ¡Con esa gente ni te metas!” (2 Tim. 3:1-5).

La Biblia desalienta el amor de sí mismo y en realidad comienza con la hipótesis de que el amor a nosotros mismos ya demasiado y debemos aprender a mostrar el amor de sacrificio (amor ágape) a los demás. También enseña que el amor es un acto de la voluntad. Podemos elegir a alguien si el amor los sentimientos están ahí o no.

Leemos en 1 Juan 4, “Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de él y lo conoce. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él”. El patrón bíblico es éste: Dios nos ama, y recibimos el amor de Dios y son capaces de amar a otros.

Mito 4: No se debe juzgar a nadie.

Vamos a discutir el mito de que no se debe juzgar a nadie. No cabe duda de que ha oído decir, “Usted está siendo juicio” o “¿Quién eres tú para juzgarme?”. Puede que incluso han dicho algo como esto.

Muchos psicólogos pop duda creo que no debería juzgar a nadie. En su libro titulado Autoestima, Matthew MacKay y Patrick Fanning afirman que los juicios morales sobre las personas son inaceptables. Escriben: “Duro como suena, usted debe renunciar a los dictámenes morales sobre las acciones de los demás. Cultivar en vez de la actitud que ha hecho la mejor opción disponible, dado su conocimiento y necesidades del momento. Tenga claro que, si bien su comportamiento puede no sentir o ser bueno para usted, no es malo”.

Por lo tanto, los juicios morales no están permitidos. No se puede juzgar las acciones de otra persona, incluso si se siente que es un error. McKay y Fanning van a decir por qué: “¿Qué significa que la gente elige el mayor bien? Esto significa que usted está haciendo lo mejor que puede en cualquier momento. Esto significa que las personas siempre actúan de acuerdo a su conciencia que prevalece, las necesidades, y los valores. Incluso los terroristas de plantar bombas para herir a los inocentes es una decisión basada en su más alto bien. Esto significa que no puede culpar a la gente por lo que hacen. Tampoco se puede culpar a ti mismo. No importa cuán distorsionada o errónea de una persona de conciencia es decir, él o ella es inocente y libre de culpa”.

Al igual que con muchos de estos mitos de la psicología pop, hay un núcleo de verdad. Es cierto que debemos ser muy cuidadosos para evitar un juicio rápido o espíritu criticar las acciones de un individuo, cuando no poseen todos los hechos. Pero la Biblia permite e incluso nos alienta a hacer juicios y discernimiento. De hecho, la Biblia debería ser nuestro último estándar de lo correcto y lo incorrecto. Si la Biblia dice que el asesinato es malo, es equivocado. El objetivo de las normas de Dios como está revelada en las Escrituras son nuestra norma de conducta.

¿Cómo se aplican estas normas? Muy humildemente. Nos advirtió en los evangelios “No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes. ¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: ‘Déjame sacarte la astilla del ojo,’ cuando ahí tienes una viga en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano” (Mateo 7:1-5).

Por último, debemos reconocer que Jesús juzgará las acciones de la gente todo el tiempo, pero Él nunca pecó. Ofreció opiniones morales cuando se fue. Él dijo, “Yo no puedo hacer nada por mi propia cuenta; juzgo sólo según lo que oigo, y mi juicio es justo, pues no busco hacer mi propia voluntad sino cumplir la voluntad del que me envió” (Juan 5:30). Juzgar no está mal, pero debemos tener cuidado de hacerlo con humildad y desde una perspectiva bíblica.

Mito 5: Toda culpabilidad es mala.

Por último, me gustaría examinar el mito de que toda culpabilidad es mala. En su best-seller, Tu Zonas Erróneas, Wayne Dyer aborda lo que él cree son dos emociones inútiles: culpabilidad y preocupación. Ahora es cierto que la preocupación es, probablemente, una emoción inútil, pero es otra historia con la culpabilidad. Empecemos por entender por qué la culpabilidad que él llama “el más inútil de todos los comportamientos erróneos zona”.

Wayne Dyer cree que la culpa se origina de dos fuentes: los recuerdos de infancia y actual mala conducta. Él dice, “Así que usted puede mirar a todos los de su culpabilidad, ya sea como reacciones a los restos de las normas impuestas en el que todavía están tratando de complacer a una figura de autoridad ausente, o como el resultado de intentar estar a la altura de impuesto a sí misma las normas que usted realmente no compran, pero por alguna razón de las palabras a. En cualquier caso, es estúpido, y más importante, el comportamiento inútil”.

Él llega a decir que “la culpa no es comportamiento natural” y que nuestras “zonas de culpabilidad” debe ser “exterminados, anti proyección limpiarse y esterilizarse para siempre”. Así que, ¿cómo exterminar a sus “zonas de culpabilidad”? Propuso que “hacer algo que usted sabe está obligado a dar lugar a sentimientos de culpa” y, a continuación, lucha fuera de esos sentimientos.

Dyer cree que la culpa es “una herramienta conveniente para la manipulación” y una “inútil pérdida de tiempo”. Y mientras que a menudo es cierto, él es demasiado grande con las pinturas de un pincel. Algunos culpa puede ser útil y productivo. Algunos tipos de culpa puede ser un importante agente de cambio.

La Biblia hace una distinción entre dos tipos de culpabilidad: la culpa verdadera y la falsa culpabilidad. Notificación en 2 Corintios 7:10 que dice el apóstol Pablo, “La tristeza que proviene de Dios produce el arrepentimiento que lleva a la salvación, de la cual no hay que arrepentirse, mientras que la tristeza del mundo produce la muerte”.

Dolor mundano (a menudo llamada culpa falsa) hace que nos centremos en nosotros mismos, mientras que tristeza según Dios (verdadera culpa) nos lleva a centrarse en la persona o las personas que hemos ofendido. Dolor mundano (o culpa falsa) hace que nos centremos en lo que hemos hecho en el pasado, mientras que la tristeza según Dios (o culpa verdadera) hace que nos centremos en lo que podemos hacer en el presente para corregir lo que hemos hecho. Acciones correctivas que salen de la tristeza del mundo están motivadas por el deseo de dejar de sentirse mal. Acciones que salen de la tristeza según Dios están motivadas por el deseo de ayudar a la persona ofendida o de complacer a Dios o para promover el crecimiento personal. Por último, los resultados de la tristeza según Dios y del mundo diferentes. Mundano dolor resultados en cambio temporal. Tristeza según Dios verdadero cambio en los resultados y el crecimiento.

Libros de psicología pop son la mitad derecha. Falso culpable (o el dolor del mundo) no es una emoción productiva, pero la culpa verdadera (o tristeza según Dios) es una emoción que Dios puede utilizar para lograr un cambio positivo en nuestras vidas como reconocemos nuestra culpa, pedir perdón, y comenzar a cambiar.

Related Topics: Cultural Issues