MENU

Where the world comes to study the Bible

Porque los Cristianos Sufren

Related Media

Introducción

¿Por qué yo? ¿Por qué ahora? ¿Que está hacienda Dios? El sufrimiento es una herramienta que Dios usa para llamar nuestra atención y para llevar a cavo su propósito en nuestras vidas. Está diseñada para fortalecer nuestra confianza en el Dios Todopoderoso, pero el sufrimiento requiere de una respuesta adecuada si queremos que los propósitos de Dios sean cumplidos. El sufrimiento nos enseña dejar de confiar en nuestros propios recursos y a vivir por fe en los recursos de Dios.

El sufrimiento en si no es virtuoso, ni es señal de santidad. Tampoco es una forma de acumular puntos con Dios, o de la sumisión de la carne (como en el ascetismo). Cuando sea posible, el sufrimiento debe ser evitado. Cristo evitó el sufrimiento excepto cuando este significaba estar en desobediencia con la voluntad del Padre.

“En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él.” (Eclesiastés 7:14)

Las siguientes preguntas fueron diseñadas para ayudarnos a “considerar” en el día de la adversidad:

(1) ¿Como estoy respondiendo?

(2) ¿Como debo responder?

(3) ¿Estoy aprendiendo?

(4) ¿Mi respuesta muestra fe, amor a Dios y a otros, carácter similar al de Cristo, valores, compromiso, prioridades, etc.?

(5) ¿Como puede Dios usarlo en mi vida?

Definición de Sufrimiento

¿Cuales son las curvas que Dios pone en el camino de la vida que debemos considerar cuidadosamente? Simplemente, el sufrimiento es cualquier cosa que causa dolor o irritación. En el diseño de Dios, también es algo para hacernos reflexionar. Es una herramienta que Dios usa para obtener nuestra atención y para llevar a cavo Sus propósitos en nuestras vidas lo cual no sería posible sin las dificultades o la irritación.

Ejemplos de Sufrimiento

“Podría ser cáncer o garganta irritada. Podría ser la enfermedad o la perdida de alguien cercano a ti. Podría ser un fracaso personal o decepción en el trabajo, o en la escuela. Podría ser un rumor que circula en tu oficina o tu iglesia, destruyendo tu reputación, trayendo amargura y ansiedad.” 1 Puede ser algo tan pequeño e irritable como el piquete de un mosquito o el encuentro con los leones como le sucedió a Daniel (Daniel 6).

Causas Generales del Sufrimiento

(1) Sufrimos porque vivimos en un mundo caído donde el pecado reina en los corazones de los hombres.

(2) Sufrimos por causa de nuestra insensatez. Cosechamos lo que sembramos (Gálatas 6:7-9)

(3) Algunas veces sufrimos porque es la disciplina de Dios. “Porque el Señor al que ama, disciplina,

Y azota a todo el que recibe por hijo” (Hebreos. 12:6).

(4) Podríamos sufrir persecución por nuestra fe—Especialmente cuando tomamos una postura firme en cuanto cuestiones bíblicas, como sufrir por la justicia (2 Timoteo 3:12).

Por supuesto que todo esto no aplica a la misma vez. Todo el sufrimiento no es, por ejemplo, el producto de nuestra insensatez, miseria auto inducida, o el pecado. Sin embargo, es verdad, que el sufrimiento revela áreas de necesidad, áreas de debilidad, y actitudes erróneas que necesitan ser quitadas como la escoria en el proceso de refinación del oro. (cf. 1 Pedro 1:6-7).

En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, (1 Pedro 1:6-7)

La Naturaleza del Sufrimiento

(1) El Sufrimiento es Doloroso. El Sufrimiento es duro; nunca es fácil. No importa cuanto sepamos, o que también apliquemos los principios, este será doloroso (cf. 1 Pedro 1:6—“aflicción” = lupeo, “causar dolor, tristeza, amargura”).

(2) El Sufrimiento es Perplejo. El Sufrimiento es algo misterioso. Conocemos algunas de las rezones teológicas del sufrimiento de las Escrituras, pero cuando nos pega, aún nos sentimos miserables. ¿Por qué ahora?, ¿Qué esta haciendo Dios?, el sufrimiento esta diseñado para fortalecer nuestra confianza en el Todopoderoso.

(3) El Sufrimiento tiene un propósito. El sufrimiento tiene un propósito a pesar de lo miserables que nos hace sentir. Su principal propósito es la formación de un carácter similar al de Cristo (Romanos 8:28-29).

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. (Romans 8:28-29)

(4) El Sufrimiento nos pone a Prueba. “Pruebas” en Santiago 1:2 es en griego peirasmos y se refiere a aquello que examina, prueba, y verifique el carácter o la integridad de algo. “Prueba” aparece nuevamente en el mismo versículo y en griego significa dokimion la cual tiene un significado similar. Se refiere a algo que aprueba o desaprueba. El Sufrimiento es aquello que prueba nuestro carácter e integridad al igual que el objeto y calidad de nuestra fe. Compara 1 Pedro 1:6-7 donde las mismas palabras en griego son usadas con el verbo dokimazo que significa, “poner a prueba,” nuestra fé es puesta a prueba como se hace con el oro.

(5) El Sufrimiento es un Proceso. Toma tiempo, como cualquier proceso. El resultado que Dios quiere lograr con las adversidades de la vida requieren tiempo, y por consiguiente, perseverancia.

Romanos 5:3-4 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;

Santiago 1:3-4 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

(6) El Sufrimiento es Purificador. No importa la razón, aunque no se trate de disciplina por parte de Dios por un pecado carnal evidente, el sufrimiento nos purifica pues ninguno de nosotros será perfecto en esta vida.

Filipenses 3:12-14 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

(7) El Sufrimiento es una Oportunidad. El Sufrimiento provee de una oportunidad para la Gloria de Dios, nuestra transformación, testimonio, y ministerio, etc. (Ver razones del sufrimiento abajo.)

(8) El sufrimiento requiere de Nuestra Cooperación. El sufrimiento requiere de la respuesta adecuada si queremos que los propósitos de Dios para nosotros sucedan.Todos queremos el producto, carácter; pero no queremos el proceso, sufrimiento.” 2 Debido a nuestra naturaleza humana, no podemos tener uno sin el otro.

(9) El Sufrimiento es Predeterminado o Designado.

1 Pedro 1:1-6 En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,

1 Pedro 4:12 Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese,

(10) El Sufrimiento es Inevitable. La pregunta que debemos hacernos no es, ‘si’ vamos a tener pruebas en la vida, más bien debe ser, ¿Cómo responderemos a estas?

1 Tesalonicenses 3:3 a fin de que nadie se inquiete por estas tribulaciones; porque vosotros mismos sabéis que para esto estamos puestos.

1 Pedro 4:19 De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien.

(11) El Sufrimiento es una Lucha. Será una batalla hasta el fin. Por eso son llamadas “pruebas.” Aún cuando entendamos los propósitos y los principios del sufrimiento, y conozcamos las promesas del amor de Dios en la Palabra de Dios, pasar por pruebas nunca es fácil pues el sufrimiento causa dolor. Las pruebas simplemente nos dan la capacidad de cooperar con el proceso (Santiago 1:4). Hacen que el proceso sea llevado a cavo y nos permiten experimentar paz interna y gozo en medio de las Pruebas.

Para poder enfrentar el sufrimiento con gozo interno y tranquilidad, debemos ver hacia delante y ver los propósitos y las razones que Dios tiene para el sufrimiento. Esto requiere fe en las verdades eternas de Dios.

Compara las bendiciones de la aflicción como se ven en el testimonio del Salmista en Salmos 119:

Antes de la aflicción

Descarrilado e ignorando (versículo 67)

En medio de la aflicción

Aprendiendo y volviendo (versículo 71, 59)

Cuando nos encontremos en medio de aflicción necesitamos:

(1) Determinar la Causa si es posible (¿Es por algo que hice?)

(2) Determinar los Objetivos (¿Que es lo que Dios quiere hacer con mi vida o con los demás?)

(3) Encontrar la Solución (¿Como quiere Dios que haga frente a esto?)

Después de la aflicción

(1) Conociendo y cambiando (versículos 67, 97-102)

(2) Descansando y valorando (versículos 65, 72)

Debemos entender que el propósito principal de Dios para nuestras vidas es ser conforme a la imagen de Cristo y que como parte de su plan usa el sufrimiento para nuestro desarrollo espiritual. Pero si queremos resistir el sufrimiento y las pruebas de la vida, también debemos entender y creer en los otros propósitos y razones y como estos se relacionan con el propósito principal.

Propósitos y Razones del Sufrimiento

(1) Sufrimos como testimonio, como testigos (2 Timoteo 2:8-10; 2 Corintios 4:12-13; 1 Pedro 3:13-17). Cuando los creyentes enfrentan al sufrimiento con gozo y estabilidad, se convierte en un testimonio maravilloso para el poder y la vida de Cristo que aclamamos y nombramos. El sufrimiento provee de oportunidades clave para manifestar y magnificar el poder de Dios a través de Sus siervos para así verificar y confirmar al mensajero y su mensaje. Provee de oportunidades que revelan nuestro carácter como embajadores de Cristo (1 Reyes. 17:17-24; Juan 11:1-45). Esto incluye las siguientes áreas:

a. Glorificar a Dios ante el mundo angelical (Job 1-2; 1 Pedro 4:16).

b. Manifestar el poder de Dios a otros (2 Corintios 12:9, 10; Juan 9:3).

c. Manifestar el carácter de Cristo en medio del sufrimiento como testimonio para ganar otros para Cristo (2 Corintios 4:8-12; 1 Pedro 3:14-17).

(2) Sufrimos para desarrollar nuestra capacidad y simpatía para confortar a los demás. (2 Corintios 1:3-5).

(3) Sufrimos para bajar nuestro orgullo (2 Corintios 12:7). El Apóstol Pablo vio su aguijón en la carne como un instrumento permitido por Dios para ayudarlo a mantener un espíritu de humildad y dependencia en el Señor por las revelaciones especiales que había visto como alguien que había alcanzado el tercer cielo.

(4) Sufrimos porque es una herramienta de enseñanza. Dios amorosamente y fielmente usa el sufrimiento para desarrollar justicia personal, madurez, y nuestro caminar con Él (Hebreos. 12:5f; 1 Pet. 1:6; Santiago 1:2-4). En este sentido, el sufrimiento es diseñado:

a. Como disciplina por el pecado para hacernos volver a la hermandad por medio de la confesión genuina (Salmos 32:3-5, 119:67).

b. Como herramienta de poda para quitar la Madera vieja de nuestras vidas (debilidades, pecados de ignorancia, actitudes y valores inmaduros, etc.) La meta deseada es el aumento del fruto (Juan 15:1-7) Las pruebas pueden ser espejos que revelen áreas de pecado y debilidad ocultas (Salmos 16:7; 119:67, 71).

c. Como una herramienta para el crecimiento diseñada para hacernos dependientes del Señor y de Su Palabra. Pone a prueba nuestra fe para que usemos las promesas y los principios de la Palabra. (Salmos 119:71, 92; 1 Pedro 1:6; Santiago 1:2-4; Salmos 4:1 [El hebreo en este pasaje puede significar, “Tu me has engrandecido, me has hecho crecer por medio de mis tristezas”]) El sufrimiento o las pruebas nos enseñan la verdad del Salmo 62:1-8, la verdad de aprender a “reposar solamente en el Señor.”

d. Como una manera de aprender lo que la obediencia realmente significa. Se convierte en una prueba de nuestra lealtad (Hebreos 5:8). Ejemplo: Si un padre le pide a su hijo que haga algo que le gusta hacer (como comer un helado) y lo hace, el pequeño ha obedecido, pero realmente no ha aprendido nada acerca de la obediencia. Sin embargo, si su padre le pide que corte el pasto, eso se convierte en una prueba y le enseña algo acerca del significado de la obediencia. El punto aquí es, la obediencia muchas veces cuesta y es difícil. Puede significar sacrificio, valor, disciplina, y fe en la creencia que Dios es bueno y cuida nuestros intereses en su corazón sin importar lo que las cosas nos parezcan. No importa la razón por la cual Dios permite el sufrimiento en nuestras vidas, es raro cuando el sufrimiento no revela áreas de necesidad, debilidad, actitudes erróneas, etc. como le sucedió a Job.

El sufrimiento en sí no es lo que produce la fe o la madurez. Solo es una herramienta que Dios usa para traernos hacia Él para que podamos responderles a Él y a Su Palabra. Nos forza a abandonar nuestra confianza en nuestros propios recursos y a vivir por fe en los recursos de Dios. Nos hace que demos el primer lugar a lo primero. Al final, es la Palabra y el Espíritu de Dios lo que produce la fe y la madurez de un carácter como el de Cristo. (Salmos. 119:67, 71).

Santiago 1:2-4; 1 Pedro 1:6-7: La palabra clave es “La prueba de nuestra fe.” “Prueba” es la palabra dokimion la cual toma los conceptos de poner a prueba para purificar, y los resultados, la confirmación de lo que queda después de la prueba. El Señor pone a prueba nuestra fe para purificarla, para traerla a la superficie, para que seamos forzados a poner nuestra fe a trabajar.

(5) Sufrimos para traer dependencia continua en la gracia y el poder de Dios. El sufrimiento es diseñado para hacernos caminar por la habilidad de Dios, el poder, y sus provisiones en lugar de las nuestras (2 Corintios 11:24-32; 12:7-10; Efesios 6:10f; Éxodo 17:8f) Nos hace dejar de depender en nuestros recursos y depender en los de Él.

(6) Sufrimos para manifestar la vida y el carácter de Cristo (El Fruto del Espíritu) (2 Corintios4:8-11; Filipenses 1:19f). Esto es similar al punto (4) arriba con más énfasis en el proceso de definir el objetivo, la producción del carácter de Cristo. Esto tiene dos aspectos uno negativo y uno positivo:

a. Negativo: El sufrimiento nos ayuda a quitar las impurezas de nuestra vida como la indiferencia, auto confianza, motivos falsos, egocentrismo, prioridades y valores erróneos, la defensa humana y el mecanismo de escape por el cual tratamos de solucionar nuestros problemas (soluciones humanas). El sufrimiento en sí no quita las impurezas, pero es una herramienta que Dios usa para hacernos ejercitar la fe en las provisiones y la gracia de Dios. Es la gracia de Dios en Cristo (nuestra nueva identidad en Cristo, la Palabra y el Espíritu Santo) lo que nos cambia. Este aspecto negativo se logra de dos maneras: (1) Cuando no estamos en comunión con el Señor: El sufrimiento se convierte en disciplina de nuestro Padre Celestial (Hebreos 5:5-11; 1 Corintios 11:28-32; 5:1-5). Esto incluye conciencia de pecado, rebelión e indiferencia a Dios. (2) Cuando estamos en comunión con Dios: El sufrimiento es el trabajo amoroso y hábil de Dios para hacernos más productivos. Incluye conciencia de pecado, áreas de las que podemos no estar concientes, pero que intervienen en nuestro crecimiento y en nuestro fruto. En este caso, el sufrimiento muchas veces es una advertencia (Juan 15:1-7).

b. Positivo: Cuando los creyentes experimentan el sufrimiento con gozo (p.e. aguantan y mantienen aplicando las promesas y los principios de la fe), la vida o el carácter de Cristo será manifestado cada vez más mientras crecen a través del sufrimiento (2 Corintios 4:9-10; 3:18). Esto significa confianza, paz, gozo, estabilidad, valores bíblicos, fidelidad, y obediencia, contrario a las actitudes mentales del pecado, culpar, quejarse, y las reacciones contra Dios y la gente.

(7) Sufrimos para manifestar la naturaleza malvada del hombre malvado y lo justo de la justicia de Dios cuando es juzgada (1 Tesalonicenses 2:14-16). El sufrimiento causado por la gente (persecución, trato violento) es usado por Dios para que “colmen ellos la medida de sus pecados.” Muestra el carácter malvado de aquellos que persiguen a otros y la justicia de Dios cuando estos caen. El que Pablo haya sido prisionero (encadenado diariamente por los soldados romanos en su propia casa) resulto en la extensión del evangelio entre el elite de la guardia imperial. El Apóstol continuó sin duda gozándose en el Señor, pero si hubiera estado quejándose, amargándose, su testimonio hubiera sido un cero a la izquierda.


1 Ron Lee Davis, Gold in the Making, Thomas Nelson, Nashville, 1983p. 17-18.

2 Davis, p. 19. Ver también p. 32.

Related Topics: Suffering, Trials, Persecution